Quantcast
El Tiempo Latino
2:41 p.m. | 73° 2/20/2018

El polémico memo secreto sobre el FBI en español


El texto completo difundido por los representantes del Partido Republicano de EEUU respecto a la investigación sobre el rol del Kremlin en la campaña electoral de 2016

2/2/2018, 3:34 p.m.
El polémico memo secreto sobre el FBI en español

Dada la naturaleza delicada de la actividad de la inteligencia extranjera, las solicitudes ante la FISA (incluidas las renovaciones) son secretas. Por ende, la confianza pública en la integridad del proceso que marca la FISA depende en la capacidad de los tribunales para hacer que el gobierno se comporte según los estándares más elevados, en particular dado que tiene que ver con la vigilancia de ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, el rigor con que el FISC protege los derechos de los nacionales, que se refuerza con la renovación de las órdenes de vigilancia cada 90 días, depende necesariamente de que el gobierno presente ante los tribunales todos los materiales y los hechos relevantes. Esto debería incluir la información que el gobierno conozca que sea potencialmente favorable al sujeto que es el objetivo de la solicitud FISA. En el caso de Carter Page, el gobierno tuvo al menos cuatro oportunidades independientes ante el FISC para presentar con precisión un recuento de los datos relevantes. Sin embargo, nuestros hallazgos indican que, tal como se describe más bajo, se omitieron materiales e información relevante.

1) El dossier que compiló Christopher Steele (Dossier Steele) en nombre del Comité Nacional Demócrata (DNC) y la campaña de Hillary Clinton constituye una parte esencial de la solicitud FISA para Carter Page. Steele fue una fuente antigua del FBI a quien el DNC y la campaña de Clinton pagaron más de USD 160.000 por medio del bufete de abogados Perkins Coie y la compañía de investigaciones Fusion GPS para que obtuviera información negativa sobre los vínculos de Donald Trump con Rusia.

a) Ni la solicitud FISA inicial de octubre de 2016 ni las renovaciones revelaron o aludieron al papel de la DNC, la campaña de Clinton o cualquier partido o campaña en la financiación de los intentos de Steele, aunque por entonces los funcionarios superiores del DOJ y el FBI conocían los orígenes políticos del Dossier Steele.

b) La solicitud FISA inicial señala que Steele trabajaba para una persona estadounidense identificada, pero no nombra a Fusion GPS o el director Glenn Simpson, a quien pagaba un bufete de abogados estadounidense (Perkins Coie) que representaba al DNC (a pesar de que el DOJ sabía en el momento que había actores políticos involucrados en el Dossier Steele). La solicitud no menciona que Steele, en el fondo, trabajaba para —y era pagado por— el DNC y la campaña de Clinton, o que el FBI había autorizado un pago separado para Steele por la misma información.

2) La solicitud FISA para Carter Page también citó ampliamente un artículo del 23 de septiembre de 2016 publicado en Yahoo News por Michael Isikoff, que se centra en el viaje de Page a Moscú en julio de 2016. Este artículo no corrobora el Dossier Steele porque se deriva de información que el propio Steele filtró a Yahoo News. La solicitud FISA de Page sostiene erróneamente que Steel no dio información de manera directa a Yahoo News. Steele ha reconocido en presentaciones ante la justicia británica que se encontró con Yahoo News —y varios otros medios— en septiembre de 2016 en la dirección de Fusion GPS. Perkins Coie estaba al tanto de esos contactos iniciales de Steele con los medios porque fue la sede de al menos un encuentro en Washington DC en 2016 entre Steele y Fusion GPS en el que se discutió este tema.