Quantcast
El Tiempo Latino
5:39 a.m. | 73° 9/19/2018

Soy un Afro-Latino, nerd de los cómics de 37 años. He esperado toda una vida por la “Pantera Negra”


¿Su gran superpoder? No es la fuerza, sino el orgullo.

David Betancourt | The Washington Post, Perspective | 2/16/2018, 2:07 p.m.
Soy un Afro-Latino, nerd de los cómics de 37 años. He esperado toda una vida por la “Pantera Negra”
La diseñadora de producción Hannah Beachler ayudó a crear la construcción del mundo dentro de "Black Panther", protagonizada por Chadwick Boseman, en el centro. | Marvel Studios — Handout ─ The Washington Post

Imagina esperar toda una vida por un héroe, a veces pensando que nunca vendrá. Imagina estar allí cuando finalmente aparezca.

Ese es el sentimiento de muchos de nosotros, fanáticos de los colores que aman la cultura de los superhéroes, mientras anticipamos el debut de la vívida película Black Panther, indiscutiblemente el mejor superhéroe negro de todos los tiempos.

En los años de Marvel Cinematic Universe (MCU), solo ha pasado una década desde que en 2008 "Iron Man" introdujera una nueva era de narración épica e interconectada en la pantalla. Pero para aquellos de nosotros que descubrimos Black Panther en los cómics -el personaje apareció por primera vez en 1966- la espera ha sido mucho más larga.

La primera vez que supe de él fue a principios de la década de 1990, cuando un amigo de la familia mencionó la posibilidad de una adaptación cinematográfica. Estaba familiarizado con los superhéroes pero no había descubierto este. Cuando era niño, recuerdo haber visto al cursi Batman de Adam West en las repeticiones con mi madre, que es afroamericana. Y crecí leyendo historietas con mi papá puertorriqueño. La idea de un superhéroe negro, alguien que había derrotado a los Cuatro Fantásticos en su primera aparición, me emocionó. Incluso a los 10 años, más o menos, sabía lo significativo que era eso.

Las insinuaciones de que venía a la gran pantalla estaban allí, casi desde el principio, sugiriendo que algo especial estaba por venir. En 2010, en "Iron Man 2", Tony Stark (Robert Downey Jr.) se encuentra frente a un mapa digital con una parte de África destacada. Es Wakanda. En "Capitán América: El primer vengador" (2011), cuando Steve Rogers (Chris Evans) obtiene su escudo, se maravilla de su indestructibilidad y simplicidad de diseño. Se le dice que el escudo está hecho del metal más fuerte en la tierra -la única muestra conocida por el hombre- él oye su nombre por primera vez (también nosotros): vibranium, un elemento que se sabe que se extrae solo en la tierra de la "Pantera Negra".

En 2016, la realeza de Wakandan finalmente llegó a la pantalla con "Capitán América: Guerra Civil". Después de que un ataque terrorista le quitara la vida al rey de Wakandan, T'Chaka, su hijo, el príncipe T'Challa (Chadwick Boseman), toma por derecho el trono. En ese momento, nació Black Panther, junto con el potencial para una franquicia de varias películas que a veces muchos fanáticos pensaron que nunca llegarían.

Lo que nos lleva a la emoción del presente.

Durante mucho tiempo, hubo un hombre en el que pusimos nuestras esperanzas y sueños, el actor negro que ayudó a Hollywood a darse cuenta de que una buena película (o varias buenas películas) podría construirse en torno a un personaje de Marvel Comics: Wesley Snipes, que actuó como el cazador de vampiros titular en tres de las películas "Blade". Fue visto, en el mundo de los fanáticos de las películas negras, al menos, como la respuesta a nuestras oraciones para la “Pantera Negra”.

Luego hubo ese rumor caliente durante la década de los 90 - circulado a través de cualquier cosa, desde comidas al aire libre hasta juegos de cartas e información de su tío que leía cómics - de que Snipes quería hacer una película de Black Panther. Valga decir que esto nunca sucedió. Sin embargo, eso no impidió que los fanáticos esperaran. Una vez que MCU, en la jerga de los fanáticos, se convirtió en una exitosa máquina de Hollywood, todos esperamos pacientemente, sabiendo que una película sobre el rey de Wakanda tenía que estar en el horizonte.