Quantcast
El Tiempo Latino
6:23 a.m. | 49° 12/15/2018

Algunos estados consideran mantener beneficios para quienes están a punto de perder su estatus de DACA o TPS


Virginia y Maryland, entre otros, mantendrían beneficios como las licencias de conducir y el costo de la matrícula al mismo precio que el de un residente del estado.

Antonio Olivo | The Washington Post | 2/21/2018, 2:25 p.m.
Algunos estados consideran mantener beneficios para quienes están a punto de perder su estatus de DACA o TPS
El hondureño Arturo Zelaya obtuvo su licencia de conducir en DC, sin un número de seguro social. Desde mayo de 2014, la capital otorga el documento sin importar el estatus migratorio. El Distrito ya está en cumplimiento con la ley federal "Real ID". | Milagros Meléndez-Vela/ETL

"Queremos personas productivas que aporten beneficios a la comunidad", dijo la delegado demócrata Jennifer Boysko, de Fairfax, quien apoyó un proyecto de ley estatal para los beneficiarios de DACA y argumentó que los proyectos de ley ayudarán a las empresas de Virginia a llenar puestos de trabajo. "Esta legislación simplemente lo haría mejor para todos".

Los defensores de los inmigrantes afirman que la postura más dura de la Casa Blanca sobre la inmigración ha sembrado miedo en todo el país, incluso cuando sentencias federales recientes han obligado al gobierno federal a continuar renovando los permisos de trabajo de DACA. Tras el fracaso de las propuestas para legalizar soñadores el jueves en el Congreso, los funcionarios del estado y los defensores de los inmigrantes se están preparando para recibir una oleada de inmigrantes vulnerables a la deportación.

En California, que el otoño pasado aprobó una ley para convertirse en un "estado santuario", los funcionarios asignan porciones de $45 millones en fondos anuales relacionados con la inmigración para asistencia legal a personas que luchan por permanecer en el país y para ayudar a los beneficiarios de DACA a renovar su estatus.

"La visión que se ha perseguido en California es de inclusión, donde nos aseguramos de que los inmigrantes continúen siendo parte de nuestro estado y sean elegibles para trabajar aquí y contribuir", dijo Layla Razavi, directora de políticas del California Immigrant Policy Center.

En Alexandria, Virginia, el residente Manuel López y su hija Xiomara López, de 23 años, han estado siguiendo nerviosamente el debate federal y los esfuerzos en Virginia para preservar sus licencias de conducir emitidas por el estado en caso de que pierdan sus protecciones de la deportación.

El padre ha tenido TPS desde 2001, cuando un terremoto de 7,6 grados de magnitud sacudió a El Salvador y mató a casi 1.000 personas.

Su hija, que se unió a él más tarde en los Estados Unidos, solicitó con éxito el estatus de DACA en 2012.

Ambos trabajan en un supermercado y ven la pérdida potencial de sus licencias de conducir como un obstáculo para mantener sus trabajos.

"Esto está teniendo un gran impacto en nuestra familia", dijo Manuel López. "La ansiedad me ha impedido dormir por la noche".

Steven Camarota, director de investigación del Centro de Estudios de Inmigración, dijo que aunque esos casos pueden generar simpatía, cualquier inmigrante que no haya recibido la residencia legal permanente del gobierno federal debe saber que su posición en los Estados Unidos es tenue.

Si el estatus migratorio de una persona cambia, dijo Camarota, los gobiernos estatales "no deberían estar subvirtiendo" la ley federal.

Simon Sandoval-Moshenberg, director legal del Programa de Defensa del Inmigrante del Centro de Justicia Legal en Virginia, dijo que no es realista pensar que varios cientos de miles de inmigrantes que se consideran a sí mismos como estadounidenses recogerán y se marchará del país una vez que cambie su estatus. Si ellos han sido miembros contribuyentes de la sociedad, dijo, los legisladores estatales deberían ayudarlos a aferrarse a sus trabajos o continuar asistiendo a la universidad.