Quantcast
El Tiempo Latino
1:56 p.m. | 92° 6/19/2018

Recibe el susto de su vida: una cuenta de $17,850 por una prueba de orina


Cuando un médico solicita una muestra de orina o de sangre, pregunte siempre para qué...

Fred Schulte | Kaiser Health News | 2/26/2018, 2:32 p.m.
Recibe el susto de su vida: una cuenta de $17,850 por una prueba de orina
Después de someterse a una cirugía para remover un disco vertebral, a Elizabeth Moreno (en la junto a su padre el doctor retirado Paul Davis) no le preocupó que la oficina del cirujano le pidiera una muestra de orina para una prueba de drogas. La factura por este test fue de $17,850. | Julia Robinson for KHN

Elizabeth Moreno, una veinteañera que estudiaba en una universidad de Texas, sufría de un dolor de espalda debilitante causado por una anormalidad de la columna vertebral. "No podía vivir con el dolor", dijo. "Me resultaba imposible vestirme sin ayuda, no podía caminar por mi casa y mucho menos ir a clases, y nada, ninguno de los medicamentos que me recetaban podían atenuar el dolor”.

Moreno asegura que también probó la medicina quiropráctica y la acupuntura, pero no hicieron que el dolor desapareciera. Finalmente, un médico en el centro de salud para estudiantes la remitió a un especialista en ortopedia quien, después de realizar una serie de pruebas, concluyó que un disco le estaba bloqueando los nervios en las piernas y que era necesario retirarlo. El padre de Moreno, un médico retirado de Ohio que había visto muchas cirugías de columna fallidas en su carrera, estuvo de acuerdo en que era la mejor opción. A finales de 2015, Moreno se sometió a la operación en Houston y la describió como "un éxito total".

No le dio importancia al hecho de que el hospital le pidiera una muestra de orina para realizarle un test de drogas.

Pero luego le llegó la factura.

Paciente: Elizabeth Moreno, entonces de 28 años, estudiante de la Texas State University en San Marcos.

Factura total: $17,850 por una prueba de orina en enero de 2016.

Proveedor del servicio: Sunset Labs LLC de Houston.

Tratamiento médico: A Moreno se le retiró un disco de la espalda en diciembre de 2015. Su cirujano le recetó un analgésico opioide, hidrocodona. Durante una visita de seguimiento a mediados de enero de 2016, el personal le pidió que dejara una muestra de orina, lo que la paciente interpretó como un procedimiento de rutina. En marzo de 2017, más de un año después, el laboratorio le envió una factura de $17,850 por analizar su orina en busca de drogas, como cocaína, metadona, drogas contra la ansiedad y otras de las que nunca había oído hablar.

Qué sucede: Las pruebas de drogas en orina se han disparado durante la última década a raíz de la alarma provocada por el aumento de las muertes por sobredosis de opioides. Muchos médicos que recetan las píldoras dependen de estas pruebas de orina para ayudar a reducir el abuso de drogas y evitarles riesgos a los pacientes con dolor crónico. Sin embargo, las pruebas se han convertido en una fuente de ingresos para una creciente industria del sector. Los críticos apuntan que es cada vez más frecuente que se soliciten pruebas costosas, y muchas veces innecesarias, con el único fin de recibir ganancias y no de cuidar al paciente.

Los médicos pueden decidir si evaluar a los pacientes que toman opioides durante períodos cortos, como ocurre después de una operación. El cirujano de Moreno no quiso comentar sobre la prueba de orina de su paciente: por qué la solicitó y por qué la muestra se analizó para detectar tantas sustancias.

Tres expertos contactados por Kaiser Health News (KHN) cuestionaron la necesidad de realizar pruebas tan exhaustivas y se sorprendieron al conocer los precios del laboratorio. Afirmaron que estas pruebas rara vez cuestan más de $200, e incluso mucho menos, dependiendo de la complejidad y la tecnología utilizada. Algunos consultorios médicos realizan una prueba simple que puede detectar varias clases de drogas y se puede comprar por unos $10. Las facturas pueden dispararse cuando los laboratorios realizan pruebas para detectar la cantidad de drogas específicas y cobran por cada una de ellas, como ocurrió con el laboratorio en cuestión.