Quantcast
El Tiempo Latino
8:00 p.m. | 83° 6/19/2018

Obispo Dorsonville pide a feligresía solidaridad con inmigrantes vulnerables


El religioso enfatiza que siendo el área de la capital nacional una de las zonas de mayor concentración de salvadoreños

Tomás Guevara| Especial para El Tiempo Latino | 2/27/2018, 11:22 p.m.
Obispo Dorsonville  pide a feligresía solidaridad con inmigrantes vulnerables
El obispo auxiliar de la Diócesis de Washington, Monseñor Mario Dorsonville, el religioso latino de mayor rango en la jerarquía de la Iglesia Católica en el área de la capital nacional exhorta a los feligreses a socorrer a los inmigrantes que atraviesan dificultad en este tiempo de gran dificultad e incertidumbre. | Cortesía

El obispo auxiliar de la Diócesis de Washington, Monseñor Mario Dorsonville, el religioso latino de mayor rango en la jerarquía de la Iglesia Católica en el área de la capital nacional exhorta a los feligreses a socorrer a los inmigrantes que atraviesan dificultad en este tiempo de gran dificultad e incertidumbre.

El obispo valora el trabajo de atención que instancias como el Centro Católico Hispano ofrecen en asistencia legal a personas que necesitan apoyo especializado en este tiempo de dificultad, por el recrudecimiento de los controles en materia de inmigración y la cancelación de beneficios migratorios que ya estaban establecidos.

”En la Arquidiócesis de Washington de Washington, el Centro Católico Hispano tiene una red más de unos 50 voluntarios y un equipo de profesionales que son parte del personal de Caridades Católicas, en donde se han organizado unos seminarios en algunas parroquias e invitando a otras vecinas para hacer reuniones con información muy especializada sobre inmigración”, comenta a El Tiempo Latino el obispo Dorsonville.

El religioso enfatiza que siendo el área de la capital nacional una de las zonas de mayor concentración de salvadoreños, en estos días han puesto prioridad en la atención a este grupo, en especial a aquellos que se han visto afectados con la cancelación del Estatus de Protección Temporal, TPS, que les permite trabajar de manera legal en el este país.

Con esa consigna en unas 60 parroquias del área de la capital nacional con fuerte concentración hispana, los sacerdotes tienen orientación especial de trabajar en apoyar a los salvadoreños ante la dificultad que se avecinaría si al 9 de septiembre de 2019, cuando venza el actual TPS, aún no haya una salida legal para ampararse.

”Los que están siendo afectados con la cancelación del TPS deben tener en nuestras parroquias un gran apoyo”, explica el obispo Mario Dorsonville y agrega que a nivel nacional la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, USCCB, por sus siglas en inglés, está trabajando en el tema urgente de estos días con los jóvenes amparados al Programa de Acción Diferida, DACA, que culminaría de manera oficial el 5 de marzo, según el mandato de la administración Trump.

Pero este seguirá abierto mientras se ventilan en las cortes las demandas interpuestas por la cancelación del programa y luego que la Corte Suprema de Justicia decidiera este lunes no discutir el tema mientras no culminen las etapas del debido proceso en las cortes distritales del país donde haya querellas.

En el mismo orden la USCCB mostró su “profunda decepción” por la falta de un acuerdo en el Senado Federal para aprobar una legislación que facilite un estatus de residencia permanente a los cerca de 700 mil jóvenes amparados con DACA y que no pueden optar a reinscribirse para continuar con el programa a partir del 5 de marzo.

Ante ese panorama la unión de obispos ha llamado a sus feligreses –ciudadanos- a nivel nacional para mostrar su solidaridad llamando a sus representantes locales ante el Congreso para que pongan en agenda la discusión del “Dream Act” con el compromiso de votar para encontrar una salida a la situación que enfrentan los jóvenes soñadores.

El Departamento de Seguridad Nacional; DHS, decidió cancelar el 8 de enero reciente el TPS para unos 200 mil salvadoreños, que solo pueden reinscribirse para revalidar su estancia en el país por 18 meses más; de igual manera DHS había cancelado a finales de 2017 el estatus legal para unos 50 mil haitianos y 3 mil nicaragüenses.

El programa DACA fue uno de los primeros que puso en la mira Donald Trump recién estrenado su gobierno, cuando trazó la fecha limite del 5 de marzo de 2018 para cerrar el programa con un llamado de presión al Congreso y al Senado para que resolvieran el tema con una ley que cumpliera los requerimientos de la Casa Blanca.