Quantcast
El Tiempo Latino
7:38 a.m. | 73° 9/19/2018

La Corte Suprema desecha sentencia que dice que los inmigrantes detenidos merecen audiencias de fianza


La mayoría conservadora dice que la ley no brinda ni siquiera a los detenidos durante años una revisión de la fianza.

Robert Barnes | The Washington Post | 2/28/2018, 2:58 p.m.
La Corte Suprema desecha sentencia que dice que los inmigrantes detenidos merecen audiencias de fianza
Foto de archivo del Corte Suprema de EE. UU. En Washington, D.C. | Bloomberg photo by Andrew Harrer.

WASHINGTON - La Corte Suprema dijo que los inmigrantes detenidos por el gobierno y que enfrentan la deportación no tienen derecho a una audiencia de libertad bajo fianza, incluso después de meses o años de detención.

La decisión sobre el caso, que estaba en un punto muerto antes de que el juez Neil Gorsuch se uniera a la corte, ha adquirido mayor importancia con la orden del presidente Donald Trump de una ofensiva contra las violaciones a la ley de inmigración.

En una decisión dividida de 5 a 3, los conservadores del tribunal dijeron que el estatuto relevante ni siquiera lo "insinúa", como escribió el juez Samuel Alito, en la amplia lectura del derecho que deben fijarse audiencias de fianza como las adoptadas por el Tribunal de Apelaciones de los EE.UU. para el 9no Circuito.

Ese tribunal había dictaminado que un inmigrante detenido debe recibir una audiencia de fianza cada seis meses y que la detención más allá del período inicial de seis meses solo se permitiría si el gobierno demuestra que se justifica la detención por un período mayor.

Alito rechazó ese estándar, y dijo que la lectura más natural de la ley en cuestión es que autoriza la detención "hasta el final del procedimiento aplicable" y que "no hay ninguna justificación para ninguno de los requisitos procesales" que la Corte de Apelaciones agregó.

El fallo provocó una desaprobación apasionada del juez Stephen Breyer, quien subrayó su descontento al leer parte de él desde la banca.

"Las miles de personas involucradas en este caso son personas que creen que tienen derecho a ingresar o permanecer en los Estados Unidos, y un número considerable de ellas tiene razón", dijo Breyer.

Pero dijo que algunos de ellos permanecen detenidos durante años porque el gobierno lee el estatuto como "negándoles las audiencias de libertad bajo fianza que la ley pone a disposición incluso para los acusados de delitos graves". A él se unieron los jueces Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor.

Alito calificó el disenso como una lectura "totalmente inverosímil" del estatuto.

El plazo de seis meses que el Noveno Circuito otorgó, aplicó a una amplia gama de inmigrantes, desde personas detenidas después de ingresar a los Estados Unidos por primera vez a residentes legales de larga data.

El caso fue presentado por Alejandro Rodríguez, un residente permanente legal que vino al país cuando era un bebé. El Departamento de Seguridad Nacional comenzó los procedimientos para su deportación a causa de una condena por posesión de drogas y una condena anterior por huir.

Rodríguez, que trabajaba como asistente dental, estuvo recluido durante tres años antes de desafiar su reclusión. La detención promedio para los otros que se unieron a su demanda fue de 13 meses.

En una discusión oral, un abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que representa a un grupo de no ciudadanos retenidos por más de un año sin audiencia, dijo a la Corte Suprema que el resultado del caso afectará a miles de personas detenidas en centros de detención.