Quantcast
El Tiempo Latino
7:02 a.m. | 39° 4/20/2018

Análisis: Los asuntos a los que más probablemente se enfrentará el Congreso en 2018, en orden de importancia


Paso 1: mantener abierto el gobierno.

1/2/2018, 11:41 p.m.
Análisis: Los asuntos a los que más probablemente se enfrentará el Congreso en 2018, en orden de importancia
El arbolito de Navidad en los jardines exteriores del Capitolio en Washington, DC. | EFE

WASHINGTON - El Congreso se fue de la ciudad por las vacaciones decembrinas sin soluciones a largo plazo para ningún atolladero político y de políticas públicas pendientes: inmigración, financiamiento del gobierno y un programa de vigilancia que los analistas de seguridad nacional dicen que es fundamental para hacer su trabajo.

Eso significa que los legisladores tienen mucho que resolver en no mucho tiempo. Al Congreso no le va bien bajo presión, por lo que es muy posible que gran parte de esto se quede en el camino.

Aquí están los problemas con los que probablemente se enfrentará el Congreso, en orden de importancia.

1. Financiar al gobierno antes del 19 de enero: el Congreso no pudo ponerse de acuerdo sobre cómo financiará al gobierno en 2018, posponiendo la toma de decisiones. Ahora tienen un poco más de dos semanas para volver a estancarse o llegar a un acuerdo bipartidista.

Los problemas: los republicanos necesitan que los demócratas y/o los legisladores conservadores de la Cámara aprueben un proyecto de ley de gasto, lo que significa que cualquiera de estas facciones del Congreso podría decidir aprovechar sus votos para un tema de política que no le interesa al otro lado.

Los republicanos se resisten a aplastar el éxito de su reforma impositiva dejando cerrar el gobierno.

Molly Reynolds, una experta en asuntos del Congreso de Brookings Institution, cree que el Congreso podría tener que comprar más tiempo al aprobar otro presupuesto a corto plazo.

2. Obtener un acuerdo que ponga fin a los recortes automáticos de gastos: complicar las negociaciones presupuestarias, ya de por sí complicadas, son límites estrictos sobre cuánto puede gastar el Congreso cada año en asuntos domésticos y de defensa, un requisito de un acuerdo presupuestario de 2011.

Tanto los republicanos del Senado como los demócratas dicen que poner fin a estos recortes automáticos del gasto es su prioridad. Deben encontrar una manera de aumentar estos topes si quieren llegar a un acuerdo de gasto a largo plazo.

Los problemas: los republicanos se centran en aumentar los límites del gasto militar para darle al presidente Donald Trump el aumento solicitado de alrededor de 100 mil millones de dólares. Los demócratas están exigiendo un aumento de dólar por dólar en el gasto interno, también. (Cosas como programas de vivienda, subsidios para estudiantes (Pell grants) y asistencia alimentaria y laboral). Eso podría disuadir a algunos republicanos con inclinaciones fiscales, poniendo en riesgo todo el gasto.

3. Financiar el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) y ayuda para afectados por los desastres: los legisladores de ambos lados generalmente acuerdan que deben reembolsar el CHIP, un programa del que dependen 9 millones de niños y que el Congreso dejó expirar en septiembre. (Justo antes de las vacaciones, inyectaron 3 mil millones de dólares para mantenerlo a flote durante los próximos meses).

Otra cosa pendiente es emitir decenas de miles de millones de dólares a las comunidades devastadas por huracanes e incendios forestales históricamente fuertes. Los republicanos y los demócratas generalmente están de acuerdo en que ayudar a las comunidades a reconstruir es una función central del gobierno federal.