La Trata de personas: Un delito que en Venezuela se incrementa por la crisis económica | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
1:09 p.m. | 76° 8/20/2018

La Trata de personas: Un delito que en Venezuela se incrementa por la crisis económica


Maibort Petit | Especial para El Tiempo Latino | 1/4/2018, 2:04 p.m.

No. Ciertamente esta no es una historia original sino tanta veces repetida que hace que la misma se convierta en una alarma social que debe ser mirada con otros ojos por las autoridades de la comunidad internacional. Existen poderosas mafias de trata de personas o trata de blancas, como también se le conoce, que desde hace décadas opera en Venezuela donde sus tentáculos están firmemente prensados y se lleva a cabo abiertamente con la venia de los gobiernos locales y, especialmente, de los sectores poderosos de los estados Falcón, Lara, Zulia, Trujillo y Mérida. Es tal el problema de la llegada masiva de jóvenes venezolanas a las islas de Caribe, principalmente a Curazao, que se ha convertido en un asunto de discusión del gobierno local. Y es que a diario llegan a las orillas de varios puntos de la geografía curazoleña los pequeños peñeros que parten de las costas de Paraguaná, o del litoral central y descargan a las mujeres que, en muchas ocasiones, solo visten trajes de baños, para engañar a los guardacostas que vigilan la llegada de extranjeros al país caribeño.

En visita a la isla tuvimos oportunidad de conversar con dos jóvenes que llegaron a la isla por avión. Roxana fue la primera en darnos una entrevista clandestina, en un bar ubicado en una de las zonas más populares de la isla y donde trabajan muchas venezolanas, desempeñándose inicialmente como ficheras.

Una historia que se repite

Roxana nació en Maracaibo y me aseguró que la necesidad económica la llevó a salir del país. "Esto no es un secreto para nadie, la crisis lleva a buscar solución en otra parte. No es lo más fácil pero es lo que hay", dijo la joven de 25 años.

Roxana tiene dos niños y asegura que sus acciones buscan sobre todo conseguir dinero para poder alimentar a su familia y brindarles la seguridad económica que en Venezuela no puede conseguir.

Asimismo asegura que su familia sufrió una tragedia en Venezuela puesto que se les desplomó la casa. Eso ocurrió como a los cuatro meses de haber llegado a Curazao.

Confesó Roxana —quien es víctima de las mafias de trata— que a ella le ofrecieron venir al país bajo engaño ya que la promesa fue un trabajo en una barra vendiendo tragos en un bar a la orilla de la playa “y aunque pensé que no todo puede ser fácil, creí que podía ser posible una [buena] oportunidad”, dijo la mujer.

“Vi que la propuesta era la única salida a mano, aunque me preocupaba mucho la seguridad que a todas estas no existe en Venezuela. Pero la realidad es que llegué a Curazao con una deuda inicial de 1.300 florines (LNG)”.

— ¿De dónde se genera esa deuda?

— La gente que te trae aquí te paga el boleto por avión desde Venezuela a Curazao, te alquila los dólares que las autoridades migratorias de la isla exigen a los venezolanos para entrar al país, te busca en el aeropuerto hasta una habitación que te arriendan por un mes y comida. Todo eso cuesta 1.300 florines que es una deuda que debes pagar como punto prioritario del compromiso de trabajo.