Quantcast
El Tiempo Latino
1:03 p.m. | 80° 9/18/2018

200.000 salvadoreños podrían perder la residencia en EE.UU. y enfrentarse a la expulsión


La administración de Trump tiene hasta el lunes para anunciar una de las decisiones de inmigración más importantes.

Nick Miroff, Maria Sacchetti | The Washington Post | 1/5/2018, 5:06 p.m.
200.000 salvadoreños podrían perder la residencia en EE.UU. y enfrentarse a la expulsión
TRÁMITE. Salvadoreños en su consulado de DC, en el anterior período de reinscripción al TPS. Ahora están en riesgo de perder el estatus de protección temporal. | ETL

WASHINGTON - La administración de Trump tiene hasta el lunes para anunciar una de las decisiones de inmigración más importantes: extender una forma de residencia provisional conocida como Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a unos 200.000 salvadoreños que han estado viviendo en los Estados Unidos desde al menos 2001.

Tanto el Departamento de Seguridad Nacional (DNS) como la Casa Blanca han señalado durante meses que están decididos a poner fin al TPS como una cuestión de principio, lo que podría obligar a los salvadoreños a abandonar o enfrentar la deportación si no encuentran otra forma de obtener la residencia legal.

Un alto funcionario del DSN dijo que el secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, aún tiene que tomar una determinación, pero que la agencia tendría un anuncio antes del plazo del lunes.

"La secretaria ha recibido asesoramiento del personal del DSN y del Departamento de Estado y continúa reuniéndose con grupos interesados antes de tomar una decisión", dijo el funcionario, que no estaba autorizado para discutir las deliberaciones del DSN.

"La ley es clara sobre los estándares para el TPS y ella tiene la intención de seguir la ley en base a los hechos", dijo el funcionario.

En noviembre, el DSN terminó la protección de 60.000 haitianos que llegaron después del terremoto de 2010, otorgándoles un período de gracia de 18 meses. Se espera que Nielsen haga lo mismo con los salvadoreños, aunque su gran número, y el hecho de que hayan estado en Estados Unidos por mucho tiempo, hace que la decisión sea aún más importante.

El Congreso creó el TPS en 1990 para eximir a los extranjeros de la deportación si el poder ejecutivo determinaba que los desastres naturales o los conflictos armados volvían a sus países demasiado inestables o inseguros.

Funcionarios del DSN dicen que le corresponde al Congreso encontrar una solución a largo plazo. Pero los expertos dicen que las propuestas para crear un camino para que los beneficiarios del TPS obtengan otra forma de residencia legal a largo plazo se incluirán en el rencoroso debate sobre la decisión de Trump de cancelar la Acción Diferida para Llegadas durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Los salvadoreños por mucho el grupo más grande de receptores del TPS. Se les permitió quedarse después de un par de terremotos en 2001, y su residencia provisional ha sido renovada por 18 meses cada vez desde entonces.

El mayor número de salvadoreños beneficiarios del TPS vive en el área de Washington, D.C., seguido de Los Ángeles, Nueva York y Houston, según estimaciones.

Los funcionarios de Trump han argumentado que se ha abusado de la intención "temporal" del TPS, y el programa nunca fue concebido como una forma de que los inmigrantes extranjeros obtengan residencia a largo plazo después de haber ingresado ilegalmente o haber permanecido en el país por más tiempo del permitido por sus visas.

Dicen que la decisión de extender el TPS debe tomarse sobre la base de si aún existen justificaciones iniciales para la protección, señalando que Estados Unidos ya envía decenas de miles de deportados a El Salvador cada año.