Quantcast
El Tiempo Latino
9:28 p.m. | 49° 11/12/2018

La administración Trump busca frenar el creciente negocio de la marihuana


Anna Gorman and Phil Galewitz | Kaiser Health News | 1/9/2018, 11:31 a.m.
La administración Trump busca frenar el creciente negocio de la marihuana
Plantas de marihuana fueron clonadas en una operación de cultivo de marihuana medicinal en el Distrito de Columbia el año pasado. | Linda Davidson | The Washington Post

Pero los críticos citan un aumento en las visitas a la sala de emergencias y el manejo deficiente en los estados donde el uso recreativo de la marihuana es legal. Además, la marihuana puede afectar la función cognitiva, y las personas que la usan a largo plazo pueden sufrir una enfermedad desconocida, que causa dolor abdominal extremo y vómitos.

Drayton dijo que las empresas "están tratando de no entrar en pánico" por el cambio de política anunciado por Sessions. MedMen, que opera tiendas de marihuana en Nueva York y California, experimentó un fuerte aumento en el negocio en California con el inicio de las ventas recreativas, según dijo Daniel Yi, vocero de la compañía. Agregó que la "realidad en los lugares" no ha cambiado con el anuncio federal. "Ha creado más incertidumbre, pero no ha generado la certeza de que habrá una represión".

Las leyes estatales y federales han estado en conflicto con la marihuana por muchos años. Sigue siendo ilegal según el Acta de Sustancias Controladas, a pesar del hecho de que muchos estados han despenalizado sustancialmente su uso. Ocho estados y Washington, DC han legalizado la marihuana con fines recreativos, aunque el Distrito de Columbia sigue prohibiendo las ventas. Un total de 29 estados han legalizado la marihuana para uso médico.

Es poco probable que el giro del gobierno federal hacia una postura más estricta sobre la marihuana tenga un gran impacto en los estados que la legalizaron, opinó Robert Mikos, profesor de derecho en la Universidad de Vanderbilt y experto en leyes de drogas y federalismo. Esto se debe a que Sessions dejó el tema en manos de los abogados del país, quienes deben decidir si persiguen a la industria de la marihuana. Mikos dijo que muchos abogados estadounidenses se mostrarán reacios a reprimir las reformas populares a la marihuana, especialmente si tienen planes de postularse para un cargo superior.

También pueden dudar en redirigir fondos de otras prioridades clave, incluida la crisis de opioides, agregó.

Mark A.R. Kleiman, profesor de la Universidad de Nueva York, coincide en que, a pesar del anuncio del jueves 4, las cosas no cambiarán mucho. El gobierno federal simplemente carece de recursos para suprimir la producción y el consumo de cannabis, dijo Kleiman, coautor del libro "Legalización de la marihuana: lo que todos deben saber".

La decisión de Sessions no fue una sorpresa para nadie, ya que ha sido un abierto crítico de la legalización de la marihuana. Sin embargo, el presidente Donald Trump ha dicho en el pasado que depende de los estados. El jueves, su secretaria de prensa, Sarah Huckabee Sanders, dijo que la medida del Departamento de Justicia "simplemente da a los fiscales las herramientas para encargarse de los distribuidores a gran escala y hacer cumplir la ley federal".

Los opositores a la marihuana legal dijeron que el cambio federal podría frenar el crecimiento de la industria y el marketing masivo.

"Es un buen día para la salud pública", dijo Kevin Sabet, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad de Florida. Sabet dijo que la política de Sessions no está dirigida a usuarios individuales sino a la industria de la marihuana en general.