Quantcast
El Tiempo Latino
6:18 a.m. | 70° 7/18/2018

Trump sistemáticamente aleja a la diáspora latina, desde El Salvador hasta Puerto Rico y México


El nativismo del presidente puede costar asientos en el Senado en Arizona y Nevada, así como varios escaños de la Cámara de Representantes en sur del país.

James Hohmann | The Washington Post | 1/9/2018, 12:01 p.m.
Trump sistemáticamente aleja a la diáspora latina, desde El Salvador hasta Puerto Rico y México
Activistas pro inmigración, líderes comunitarios e inmigrantes protestaron el lunes 8 de enero de 2018, frente a la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos, contra la cancelación del estatus de protección temporal (TPS) a los salvadoreños. | EFE/Lenin Nolly

Un presidente títere que secretamente intentase alejar a los hispanos tendría dificultades para causar tanto daño al partido republicano como lo hace el presidente Donald Trump.

La administración anunció el lunes que dará por terminados los permisos de residencia provisional de unos 200.000 salvadoreños que han vivido en los Estados Unidos desde al menos 2001, por lo que están al borde de enfrentarse a la deportación. Trump terminó anteriormente con lo que se conoce como el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para nicaragüenses y haitianos, y se espera que suspenda el permiso a los hondureños a fines de este año.

Esto es parte de una estratégica y amplia forma de presión para que los EE.UU. sean menos hospitalarios con los inmigrantes, tanto legales como ilegales. Los arrestos por causas migratorias han aumentado en 40 por ciento. Trump redujo la cantidad de refugiados a los que se le permite entrar anualmente a los EE.UU. al nivel más bajo desde 1980 y el Departamento de Justicia ha intentado tomar medidas enérgicas contra las "ciudades santuario" durante su primer año.

De manera más consecuente, Trump creó una crisis política artificial al anunciar el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que impide que unos 700.000 inmigrantes indocumentados que fueron traídos al país cuando eran niños sean deportados y les permite obtener permisos de trabajo.

El presidente ahora está tratando de utilizar a los "soñadores" como moneda de cambio para obligar al Congreso a recaudar 18 mil millones de dólares para su muro fronterizo, rompiendo una promesa de campaña de que México pagaría por ello. Los republicanos del Congreso también están ofreciendo negociar una extensión del TPS a cambio de reducir el programa de lotería de visas de diversidad.

Existe la posibilidad de que se produzca un cierre del gobierno en las próximas semanas debido a las negociaciones sobre el muro y/o DACA.

La inmigración es el mayor obstáculo en las negociaciones para mantener el gobierno abierto más allá del 19 de enero, es decir, el próximo viernes. Los republicanos dicen que los demócratas mantienen secuestradas las conversaciones sobre el gasto para asegurar una solución sobre DACA, que preferirían considerar por separado. Al reunirse con un grupo bipartidista de legisladores en la Casa Blanca el martes por la noche, tanto Trump como los líderes demócratas creyeron que tenían la mejor solución, una receta de problemas. El resultado más probable es otro acuerdo a corto plazo.

Fuera de Washington, el perdón de Trump a Joe Arpaio después de que fue declarado culpable de desacato al tribunal por ignorar la orden de un juez federal de parar las detenciones por prejuicios raciales, dijo mucho a los hispanos que ven al ex alguacil de Arizona como un fanático. También se espera que el presidente viaje más adelante este mes para observar prototipos de posibles muros fronterizos, creando una imagen visual que a su base le encantará pero que impulsará aún más a los latinos.