Quantcast
El Tiempo Latino
5:27 p.m. | 87° 7/19/2018

Fustigan al gobierno por cancelar el TPS


Líderes comunitarios, activistas y personas afectadas critican políticas antiinmigrantes de Donald Trump

Miguel Guilarte | 1/10/2018, 3:55 p.m.
Fustigan al gobierno por cancelar el TPS
LÍDER. El salvadoreño Abel Núñez, Director Ejecutivo del Centro de Recursos para Centroamericanos (CARECEN), el lunes 8 de enero de 2017 enfrente de la Casa Blanca en Washington, DC. | Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

TRABAJADOR. Lindolfo Carballo.

Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

TRABAJADOR. Lindolfo Carballo.

Primero fueron haitianos y nicaragüenses, después los hondureños recibieron una precaria prórroga de seis meses y ahora son más de 190 mil salvadoreños quienes quedan afectados ante la decisión del gobierno de Trump de acabar con el Régimen de Protección Temporal (TPS) a partir del 9 de septiembre de 2019.

Instantes después de que el lunes 8 de enero el Departamento de Seguridad Nacional anunciara que dará por terminados los permisos de residencia provisional de este importante grupo de salvadoreños que han vivido en los Estados Unidos desde al menos el 2001, líderes comunitarios, sindicalistas y trabajadores fustigaron al Presidente Trump por la medida.

“Estamos bastante tristes pero ya sabíamos lo que venía con esta administración antiinmigrante que ha venido terminando los programas de protección migratoria de varios países y hoy nos tocó a los salvadoreños”, dijo a El Tiempo Latino Abel Núñez, Director Ejecutivo del Centro de Recursos Para Centroamericanos (CARECEN).

Bajo la pertinaz lluvia congelada que caía ese lunes en horas del mediodía sobre Washington, DC, Núnez conjuntamente con Jaime Contreras, Presidente del Sindicato 32BJ SEIU, miembros de la organización CASA, líderes políticos, comunitarios, empresariales y personas afectadas se concentraron enfrente a la Casa Blanca para protestar la decisión anunciada por el Departamento de Seguridad Nacional.

“Ahora lo más importante es que hay que registrarse para renovar el TPS porque debemos ceder los 18 meses que han otorgado. Vamos a seguir luchando para buscar una solución permanente en el Congreso”, recomendó Núnez. “A la misma vez recomendamos a cada persona que asiste a los centros de asesoría legal porque puede haber una manera de protegerlos individualmente. No termina aquí la batalla y tenemos que seguir adelante”, aseguró Núnez.

Jaime Contreras

Jaime Contreras

Por su parte, Jaime Contreras aseguró que la decisión no le sorprendió dada la “retórica antiinmigrante” del Presidente Trump.

“Yo vine desde El Salvador ilegalmente en 1988 y más tarde serví en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Pero para mí hoy es un día muy triste porque casi 200 mil salvadoreños que tienen el TPS no saben qué va a pasar y cuál va a ser su situación cuando el beneficio se cancele el año que viene”, dijo Contreras.

Según el dirigente sindical, todo parecía indicar que el gobierno de EE.UU. tomaría esa decisión.

“No nos cayó como sorpresa, nada más que ahora es una realidad. Sabíamos lo que iba a suceder basados en la retórica de este presidente cuando era candidato. Ahora la decisión está en manos del Congreso que debe dar una solución para que estas personas se legalicen en este país”, acotó Contreras quien destacó que es una medida que perjudica a muchas familias honestas. “Muchos de ellos son dueños de negocios, casas, tienen hijos ciudadanos y contribuyen en diferentes formas a la economía de este país. Es una decisión que no tiene sentido ni moral, ni social ni económicamente para este país”, fustigó Contreras.

A su turno, el salvadoreño Lindolfo Carballo, quien fue portador del TPS, lamentó que “este hombre (Trump) esté destruyendo a las comunidades”.

Carballo recordó que vino de El Salvador en 1990 y un año más tarde solicitó el TPS. “Cuando recibí el permiso pude dejar los trabajos que realizaba en la construcción y en restaurantes y me dediqué a organizar trabajadores aquí en DC a través de un sindicato. En realidad no estoy sorprendido por lo que hizo este señor Trump ahora en contra de los salvadoreños, después de hacerlo con hondureños, nicaragüenses y haitianos”, afirmó.

“Este hombre está destruyendo a todas nuestras comunidades, nuestras familias. Queremos demostrarle a este señor que vamos a seguir luchando por el derecho humano que tenemos de vivir en este país”, concluyó Carballo.

“Muchos de los padres de los jóvenes con los que trabajo son afectados con esta decisión que no logro entender. Estamos hablando de muchos miles de personas que tendrían que regresar a El Salvador después de muchos años acá, un país desconocido para muchos de los niños y jóvenes de esas familias que han nacido aquí. Somos solidarios con todos los tepesianos y estamos acá para decirles que la lucha continúa”, dijo Karina una joven voluntaria de la organización CASA.