Quantcast
El Tiempo Latino
10:44 p.m. | 66° 9/22/2018

La candidatura y presidencia de Trump han estado atadas a una retórica racista


Y la tensión racial es una parte central de por qué él es presidente.

Philip Bump | The Washington Post | 1/12/2018, 11:37 a.m.
La candidatura y presidencia de Trump han estado atadas a una retórica racista
El presidente Donald Trump (derecha) escucha mientras el senador Dick Durbin, un demócrata de Illinois, habla durante una reunión con miembros bipartidistas del Congreso sobre inmigración en la sala del gabinete de la Casa Blanca en Washington el martes, 9 de enero de 2018. | Andrew Harrer — Bloomberg

*ALERTA: Lenguaje explícitamente vulgar

La campaña presidencial de Donald Trump comenzó, en los primeros cinco minutos, con sus acusaciones de que los inmigrantes de México eran criminales. No todos, fíjate; algunos de ellos, supuso, eran buenas personas. Algunos. Unos pocos. Esto terminó siendo un tema prominente de su presidencia, pintando con una amplia brocha a los inmigrantes como criminales, como cuando viajó a Long Island para posicionar la violencia perpetrada por la pandilla callejera MS-13 como un resultado inevitable del ingreso ilegal de inmigrantes al país.

A los pocos meses de comenzar su campaña, Trump compartió una imagen en Twitter que sugería que la gran mayoría de los asesinatos de personas blancas en los Estados Unidos eran cometidos por personas de raza negra. Esto no es para nada cierto. La mayoría de los blancos son asesinados por personas blancas. Pero Trump nunca se disculpó o corrigió el tuit, sino que lo eliminó en silencio. El mismo tema surgió repetidamente después, incluyendo poner juntos constantemente a estadounidenses negros, centros urbanos y crímenes violentos.

Un mes después de ese tuit, Trump declaró que Estados Unidos debería prohibir la entrada a cualquier persona que sea musulmana. No se identificaron otras advertencias o subcategorías, solo "un cierre total y completo para los musulmanes que ingresan a los Estados Unidos", punto final. Una vez en el cargo, eso se convirtió en su veto migratorio para las naciones de mayoría musulmana, una prohibición que múltiples tribunales entendieron como algo más sofisticado de lo que había propuesto en diciembre de 2015.

Casi cada vez que un musulmán es acusado de terrorismo, Trump se aprovecha de él para vincular a los musulmanes con el terrorismo. El mes pasado, inició un incidente internacional cuando retuiteó videos engañosos antimusulmanes de un racista activista británico. (Cuando un supremacista blanco fue acusado de terrorismo el año pasado, la administración permaneció en silencio).

Todo este contexto, de que los hispanos, los musulmanes y los afroamericanos son peligrosos, vale la pena considerarlo a la luz de los comentarios que han salido de la Casa Blanca en las últimas semanas.

El jueves, The Washington Post informó que durante una reunión en la Oficina Oval ese mismo día, Trump se había lamentado airadamente de "que vinieran todas estas personas de países de mierda". Esos países eran Haití o naciones africanas, según informó Josh Dawsey, no como Noruega, cuya primera ministra se reunió con Trump el miércoles y con cuyos ciudadanos él se mostró cómodo de permitirles cruzar nuestras fronteras. (Actualización: The New York Times dice que Trump también preguntó: "¿Por qué queremos gente de Haití aquí?").

Esa visión de los inmigrantes está en consonancia con su descripción de la lotería de visas como un sistema que selecciona a los "peores" inmigrantes para ingresar a los Estados Unidos. Trump considera que los inmigrantes pertenecen a una de dos categorías, buena o mala, y los inmigrantes malos a menudo son los que no vienen de Europa.

Los comentarios reportados por Dawsey también recuerdan un informe del Times sobre una reunión similar en junio, durante la cual Trump supuestamente se refirió a Afganistán como un refugio terrorista, describió a los residentes de Haití como todos los que "tienen SIDA" y dijo que los migrantes de Nigeria era poco probable que "regresaran a sus chozas" una vez que llegaron a los Estados Unidos.