Quantcast
El Tiempo Latino
10:29 p.m. | 82° 7/17/2018

La candidatura y presidencia de Trump han estado atadas a una retórica racista


Y la tensión racial es una parte central de por qué él es presidente.

Philip Bump | The Washington Post | 1/12/2018, 11:37 a.m.
La candidatura y presidencia de Trump han estado atadas a una retórica racista
El presidente Donald Trump (derecha) escucha mientras el senador Dick Durbin, un demócrata de Illinois, habla durante una reunión con miembros bipartidistas del Congreso sobre inmigración en la sala del gabinete de la Casa Blanca en Washington el martes, 9 de enero de 2018. | Andrew Harrer — Bloomberg

La secretaria de prensa de la Casa Blanca negó que Trump haya hecho esos comentarios. En una declaración enviada a Dawsey, la Casa Blanca no negó explícitamente que Trump hiciera el comentario "de mierda".

Damos muchas vueltas con la palabra "racista", porque llamar a alguien racista es una carga pesada que a menudo es casi imposible de probar. El presentador de radio de Nueva York Jay Smooth una vez dibujó una distinción importante que vale la pena recordar. En lugar de decir que alguien es racista, es más útil señalar que las cosas que dijeron son racistas, porque eso es tanto más defendible objetivamente y menos probable que parezca un ataque a la persona.

Entonces: Decir que Haití y los países africanos son una mierda, a diferencia de Noruega, y afirmar que los nigerianos viven en chozas y que los haitianos tienen SIDA y que los afganos son terroristas, y que los inmigrantes mexicanos son criminales y que los estadounidenses negros viven en centros urbanos plagados de crímenes y que los musulmanes son demasiado peligrosos como para permitirles el ingreso al país?

Esas son declaraciones racistas.

Los estadounidenses, tal vez no familiarizados con la distinción del Sr. Smooth, generalmente están dispuestos a atribuir sesgo racial al presidente. La mitad del país piensa que es sesgo en contra de los negros, según una encuesta de noviembre realizada por The Post y ABC News. Una encuesta de Quinnipiac del mes pasado descubrió que el 57 por ciento de los estadounidenses cree que Trump no respeta a las personas de color tanto como respeta a los blancos, un hallazgo que ciertamente se ve reforzado por los comentarios que Dawsey informó ayer.

Esas encuestas se produjeron luego de los disturbios en Charlottesville, Virginia, en agosto, durante los cuales una mujer murió cuando un hombre golpeó con su automóvil a una multitud que protestaba pacíficamente contra una manifestación de supremacistas blancos. Después de esa violencia, Trump comparó los puntos de vista de los manifestantes neonazis y racistas con los puntos de vista de quienes votaron para oponerse a los puntos de vista de nacionalistas blancos. Días después de las protestas, él calificó el racismo como inaceptable, y al día siguiente declaró que había "gente muy buena en ambos lados", incluida la parte que protestaba del lado de los nazis. A Trump no le gustaba llamar racistas a los racistas, pero, como señaló Chris Ingraham, a menudo estaba dispuesto a llamar a los negros racistas en Twitter, tres veces más a menudo que cuando usaba el término para describir a los blancos.

La tensión racial es la razón por la cual Trump es presidente. Su excoriación de los inmigrantes mexicanos ilegales y la lucha con las entidades corporativas y las celebridades que siguieron crearon una base central de apoyo dentro del Partido Republicano que lo ayudó a ganar la nominación del partido. El análisis de las elecciones generales encontró que una razón clave por la que los estadounidenses menos educados eran más propensos a apoyar su candidatura eran las actitudes raciales. En los estados bisagra (swing states), los votantes prefirieron a Hillary Clinton para la economía, y a Trump para los asuntos de terrorismo e inmigración.

A menudo, los candidatos presidenciales exitosos abandonan su retórica de campaña en busca de un mensaje que pueda usarse para unificar al pueblo estadounidense a favor de la presidencia. Trump nunca ha hecho ningún esfuerzo por ello. Él tiene las mismas actitudes ahora que en la campaña electoral, claramente, y esas actitudes parecen ser que los negros, los hispanos y los musulmanes son peligrosos o indeseables.

Llame a eso como usted quiera.

Vídeo

Reacciones de media noche

(ALERTA: Lenguaje vulgar). Los comediantes Stephen Colbert, Trevor Noah y otros tuvieron mucho que decir sobre los comentarios del President Trump.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)