Quantcast
El Tiempo Latino
3:49 p.m. | 82° 5/27/2018

El gobierno no necesita un cierre, pero quizá necesite un castigo


"¿Al Congreso? Simplemente pídales a todos que se paren en la esquina con la nariz contra la pared".

Monica Hesse | The Washington Post | 1/18/2018, 12:44 p.m.
El gobierno no necesita un cierre, pero quizá necesite un castigo
De izq. a der.: El vocero del Congreso, el republicano de Wisconsin Paul Ryan, el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell, republicano por Kentucky, el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, y la líder de la minoría de la Cámara Nancy Pelosi. | Matt McClain — The Washington Post

WASHINGTON - El martes por la mañana, reflexionando sobre la creciente probabilidad de un cierre del gobierno, el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, giró hacia un grupo de reporteros y dijo: "Deberíamos echarnos a todos si eso sucede".

La nación escuchó esto. "Yo escuché esto", afirma Jenny Lou Park, de Austin. "Y pensé, '¡Oh, solo podemos esperar!"

Ahora parece que los republicanos han reunido suficientes votos para negociar un acuerdo y evitar un cierre. Lo cual, algunas personas han llegado a creer, podría no ser tan bueno.

¡Échenlos! Dice Park. Un cierre es un terrible prospecto de último recurso, pero tal vez es hora de proteger al Congreso de sí mismo, de meter al Congreso en su Pack 'n Play (o corral de juego) hasta que aprendan que no nos comportamos de esa manera en este hogar.

"Quiero decir, ¿dejar pasar la fecha límite de CHIP?" continúa Park. "¿Aprobar una ley de impuestos sin un acuerdo bipartidista?" Ni siquiera la hagan hablar de DACA, la causa del estancamiento actual, pero es una señal más de que el cierre, aunque terrible, es el tipo de evento que los adultos deben soportar si queremos que el Congreso se convierta en un miembro productivo de la sociedad.

"Necesitan un enorme castigo", dice Linda Brooks de Long Island. "El problema con el cierre es que son las maravillosas personas comunes que están en el servicio público las que se verán impactadas. Las personas que realmente necesitan sus cheques de pago. Pero ojalá hubiera una forma de revertirlo".

Según la ley, en caso de cierre, los senadores y representantes aún reciben un salario. Su personal, sin embargo, no lo tiene, y tampoco lo hacen las miles de enfermeras, guardaparques y empleados de registros que constituyen la fuerza de trabajo federal. Brooks lidia con la injusticia de esto, buscando una solución y cada vez más exasperado.

"¿Al Congreso? Simplemente, simplemente pídales a todos que se paren en la esquina con la nariz contra la pared".

En verdad, es una señal del estado de ánimo nacional que para algunos ciudadanos, la solución de cómo salvar a la nación es llevar a los representantes electos de la nación y encerrarlos a todos en un armario. El último cierre del gobierno ocurrió en 2013, duró 17 días, afectó a 2 millones de trabajadores y resultó en hordas de turistas que descendieron sobre Washington, descubriendo furiosos que Washington estaba cerrado: sin monumentos, sin museos. Antes de eso, un cierre en 1995-1996 dio como resultado la suspensión de las limpiezas de desechos tóxicos y los ensayos de investigación médica.

Todavía. Sin embargo. Tal vez, por favor, cierren el gobierno. Porque el gobierno nos ha estado aterrorizando últimamente. Estamos comenzando a preguntarnos si el gobierno quizás, tal vez, no tenga del todo su acto completo.

A saber: la palabra de la semana fue "s --- hole", pero entonces, un grupo de senadores que estaban realmente en la sala ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre si el presidente lo dijo. Los altos cargos de las oficinas más altas de la tierra afirmaron públicamente que no recordaban haber escuchado la frase, pero luego revelaron en privado que la palabra en cuestión podría haber sido "s --- house".