Quantcast
El Tiempo Latino
12:25 p.m. | 85° 7/18/2018

Se enviaron 123 invitaciones y ninguna a título personal


Presidenta de Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya atendió y respondió reclamo de Embajador Diego Arria por presencia de Maikel Moreno en evento de apertura del año judicial.

Redacción | 1/24/2018, 8:55 a.m.
Se enviaron 123 invitaciones y ninguna a título personal
Silvia Fernandez y Diego Arria |

En tiempo record (tres días) Silvia Fernandez de Gurmendi, presidente de la Corte Penal Internacional respondió con una carta dirigida personalmente al Ex Embajador de Venezuela en la ONU y ex presidente del Consejo de Seguridad Diego Arria, aclarando que al evento de apertura del año judicial realizado el 18 de enero de 2018 fueron “enviadas invitaciones a todos y cada uno de los 123 estados parte del Estatuto de Roma, invitando al presidente del Tribunal Supremo y solo 9 asistieron” y además especificó que las invitaciones “no se enviaron a personas seleccionadas a título personal”.

“Esta respuesta inmediata demuestra la preocupación por aclarar y no escalar lo que podría ser visto como un error sin precedente de este importante ente que debería luchar por una justicia penal global ante la no revisión de la reputación de sus visitantes. Con ese reclamo Arria logra demostrar a la comunidad internacional el prontuario criminal de Maikel Moreno quien ahora funge como Presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, y a su vez desenmascara la raíz criminal del Gobierno de Maduro y sus telarañas internacionales. Espero que de ahora en adelante cualquier funcionario del gobierno de Maduro, sea cual sea su investidura, no sea recibido tan fácilmente en eventos de la diplomacia y política internacional” afirmó Carlos Ponce, Director para Latinoamerica de Freedom House.

Esta ha sido otra iniciativa de Diego Arria que logra interrumpir las maniobras diplomáticas del gobierno de Venezuela por lavar su cara ante el mundo.

Prontuario de Maikel Moreno, tomado del diario El Nuevo Herald: Moreno fue arrestado en 1987 por la policía científica PTJ de Venezuela, por el homicidio de un joven en Ciudad Bolívar, caso por cual fue a la cárcel. Luego fue acusado de nuevo de asesinato, por un tiroteo ocurrido en el centro de Caracas y regresó a prisión en 1989, pero corrió con suerte tras un beneficio procesal y salió nuevamente libre, según medios venezolanos.