0

Trump dice que está abierto a que haya un camino hacia la ciudadanía para los soñadores

El presidente dijo que su plan, que se publicará el lunes, otorgaría a los 690.000 inmigrantes un estatus legal provisional.
PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump.

WASHINGTON - El presidente Donald Trump dijo por primera vez el miércoles que está abierto a que haya un camino hacia la ciudadanía para algunos inmigrantes indocumentados más jóvenes conocidos como "soñadores" como parte del acuerdo sobre inmigración que está negociando el Congreso, un posible avance en las estancadas conversaciones.

En una discusión improvisada con periodistas, Trump enfatizó que su apoyo a un camino hacia ciudadanía para unos 690.000 inmigrantes estaría supeditado a la seguridad de $25 mil millones para un muro en la frontera suroeste con México y otros $5 mil millones para mejoras de seguridad fronteriza adicionales. También se espera que el presidente continúe con su iniciativa para frenar la inmigración legal como parte de un trato.

Pero sus comentarios dieron una señala de lo que podría ser un cambio importante para el presidente que dirigió una campaña electoral con una dura postura contra la inmigración y la semana pasada rechazó una propuesta bipartidista del Senado.

Los asesores de la Casa Blanca dijeron que el presidente lanzaría un "marco" completo el lunes. Trump dijo que el plan probablemente otorgaría estatus legal provisional a aquellos inmigrantes cubiertos por el programa de acción diferida de la era Obama que finalizó el otoño pasado. Ese grupo sería elegible para obtener la ciudadanía completa durante un período de 10 a 12 años.

"Vamos a transformarnos en eso", dijo Trump sobre la ciudadanía. "Va a suceder, en un período de 10 a 12 años. Si alguien hizo un gran trabajo y trabajó duro, mantiene el incentivo para hacer un gran trabajo ... Creo que es algo bueno tener incentivos, después de un período de años, ser capaz de convertirse en ciudadano".

Los legisladores han expresado exasperación por el hecho de que Trump no haya dicho claramente sus requerimientos y haya vacilado durante las últimas semanas, a veces indicando que estaba abierto a un acuerdo, pero luego de hablar con asesores o con el ala más dura del partido sobre inmigración se retractó. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que el marco tendría la intención de brindar a los legisladores un conjunto más claro de pautas para ayudar a superar el estancamiento.

Los legisladores tiene el 8 de febrero como fecha límite para aprobar una ley de gastos obligatorios a fin de mantener abierto el gobierno, pero los demócratas y algunos republicanos han dicho que no apoyarán un acuerdo a largo plazo que no aborde el futuro de DACA. El impasse sobre la inmigración llevó a un cierre parcial del gobierno esta semana antes de que los legisladores acordaran una extensión de fondos de tres semanas.

Sin embargo, Trump ha renegado de las declaraciones anteriores sobre los soñadores, que han vivido en el país ilegalmente desde que eran niños. Durante su campaña, Trump prometió que el primer día en el cargo finalizaría el programa de Acción Diferida para la Llegada durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que implementó Obama y que ofrecía permisos de trabajo de dos años a los soñadores. Pero después de prestar juramento en el cargo el año pasado, Trump no actuó, sino que aseguró a los soñadores que llegaría a un acuerdo para protegerlos. Después de que Texas y otros estados amenazaron con demandar al gobierno de Trump por el programa, Trump anunció en septiembre que cancelaría DACA, pero otorgó a los legisladores seis meses para encontrar una solución antes de que el grueso de los permisos de trabajo comience a expirar el 5 de marzo.

Durante la discusión con los reporteros, Trump bromeó con el jefe de personal John Kelly que esperaba que hubiese acuerdo para cuando volviera de un viaje de dos días a Davos, Suiza, para un foro económico. Kelly, quien inicialmente tenía previsto viajar con la delegación de la Casa Blanca, permanecerá en Washington para seguir negociando con el Congreso sobre inmigración.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la propuesta inicial de Trump para la ciudadanía se limitaría a los 690.000 jóvenes que se inscribieron en DACA cuando Trump finalizó el programa. Sin embargo, los demócratas y algunos republicanos han presionado para extender las protecciones legales a un grupo mucho más grande de soñadores, hasta 1.7 millones o más. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que se le dejaría al Congreso negociar.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, quien ha redactado un plan de inmigración bipartidista junto con el senador Richard Durbin, demócrata por Illinois, dio la bienvenida a la declaración de Trump el miércoles como una señal de "liderazgo presidencial en materia de inmigración".

"El apoyo del presidente Trump para obtener un camino a la ciudadanía nos ayudará a obtener fuertes medidas de seguridad fronteriza mientras trabajamos para modernizar un sistema de inmigración quebrado", dijo Graham en un comunicado. "Con esta fuerte declaración del presidente Trump, nunca me he sentido mejor con respecto a nuestras posibilidades de encontrar una solución a la inmigración".

El senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, de postura anti-inmigrante a quien Trump ha consultado durante las negociaciones, dijo en Twitter que un camino hacia la ciudadanía para los soñadores "debe hacerse de manera responsable, garantizando una frontera segura y legal y los efectos secundarios negativos de codificar DACA".

Los demócratas dijeron que no habían sido consultados sobre lo que la Casa Blanca planea lanzar el lunes, de acuerdo con asesores.

El anuncio de inmigración de la Casa Blanca se produjo luego que 35 senadores se reunieran la noche del miércoles para determinar cómo procederá la cámara en su debate sobre inmigración. Al reunirse en la sala de audiencias para el Comité de Servicios Armados del Senado, el grupo de demócratas y republicanos solicitó a los senadores John Cornyn, republicano de Texas, y Durbin que actúen como órgano de recolección de información y clasifiquen los parámetros y el cronograma del debate. Ambos senadores son los vicepresidentes de sus respectivos partidos y forman parte de un subcomité del Comité Judicial del Senado sobre política migratoria.

Los senadores Susan Collins, republicano de Maine, y Joe Manchin III, demócrata de West Virginia, quienes copresidieron una serie de reuniones antes y durante el cierre gubernamental de tres días durante el fin de semana en un intento de terminar con el estancamiento, continuarán siendo anfitriones reuniones sobre el tema en los próximos días, de acuerdo con Graham.

"Creamos un proceso de entrada. El objetivo es crear un producto que sea bueno para Estados Unidos", dijo Graham en una declaración anterior.

Previamente el miércoles, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que los nuevos planes de inmigración de la Casa Blanca "representarán un compromiso que los miembros de ambas partes pueden apoyar. Alentamos al Senado a llevarlo a la sala".

Los asesores de la Casa Blanca dijeron que el marco tiene la intención de darle al Congreso una guía clara sobre lo que Trump aceptaría sobre inmigración. A fines del año pasado, la Casa Blanca envió una larga lista de principios de inmigración que carecían de detalles. Trump dijo durante una reunión con un gran grupo de legisladores en la Casa Blanca hace dos semanas que firmaría cualquier plan que el Congreso le enviara.

Un grupo bipartidista en el Senado dirigido por Durbin y Graham presentó una propuesta a Trump la semana pasada que intentó abordar sus preocupaciones. Incluyó $1mil 600 millones para un muro y ofreció un camino a la ciudadanía para los soñadores. Trump ha rechazado ese plan. El presidente tampoco llegó a un acuerdo con el líder de la mayoría del Senado, Charles Schumer, demócrata por Nueva York, quien supuestamente ofreció mucho más dinero para el muro fronterizo.

La falta de un acuerdo sobre la inmigración llevó a un callejón sin salida por un proyecto de ley de gastos y resultó en un cierre parcial del gobierno el sábado antes de que los legisladores votaran el lunes para extender el financiamiento al gasto del gobierno por tres semanas más. Si no acuerdan un plan de gastos para el 8 de febrero, el gobierno podría cerrar nuevamente.

"Hemos tenido en cuenta todas las conversaciones que hemos tenido, tanto a nivel presidencial como de personal, y hemos intentado incorporar eso en lo que creemos que aborda todas las diferentes cosas que hemos escuchado de los diversos interesados a lo largo de los últimos meses ", dijo Sanders.

"Después de décadas de inacción por parte del Congreso, es hora de que trabajemos juntos para resolver este problema de una vez por todas", agregó. "El pueblo estadounidense no merece menos".


El periodista del Washington Post Ed O'Keefe contribuyó con este reporte.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)