Quantcast
El Tiempo Latino
4:35 p.m. | 81° 5/21/2018

Cómo enseñarles a los niños a ser ordenados


Pequeñas acciones que pueden marcar la diferencia en el aprendizaje del orden desde temprana edad

El Planeta Redacción | 1/28/2018, 10:13 p.m.
Cómo enseñarles a los niños a ser ordenados

Así como se animan a los hijos pequeños a jugar y divertirse, también es importante enseñarles a ser ordenados y organizar sus pertenencias.

Educarlos de este modo no solo ayudará a que la casa mantenga cierto acomodo, sino también a que los pequeños aprendan a valorar y cuidar sus cosas y su hogar, a ser responsables, y a desarrollar habilidades que en su futuro los ayudará como personas y profesionales.

Existen ciertas acciones que los padres pueden hacer para enseñarles a sus hijos a ser limpios y ordenados, aquí hay algunas:

Empieza por dar el ejemplo. Si una habitación o espacio está desordenado, si el niño está abrumado con juguetes, hay pocas expectativas de que más tarde limpien y guarden lo que usaron. Los niños necesitan saber dónde van sus juguetes, dónde colocarlos, y deben tener una referencia y un ejemplo al cual seguir.

Mantén una rutina. Los niños en edad de preescolar saben que los juguetes se recogen después de jugar o que las colchonetas se deben guardar después de la siesta. En casa, puede hacer lo mismo: "Antes de comenzar la cena, volveremos a poner sus libros en el estante" o "Después de ponerse el pijama, ponemos la ropa en el cesto".

Limita las limpiezas. Tanto tu como tu hijo perderán la cordura si tratan de mantener el límite durante todo el día. Con los niños pequeños, es mejor esperar hasta el final del día para limpiar todo a la vez. Elige un tiempo determinado (por ejemplo, justo antes de lavar los platos para la cena) y conviértelo en parte habitual de la rutina diaria del pequeño. Para los más pequeños (más cerca de los tres años), está bien pedir que se limpie y guarde una actividad individual antes de que comience una nueva. Si se trata de un juego o rompecabezas que están haciendo juntos, ayúdale a recoger, para que la limpieza se convierta también en parte del juego.

Ayúdales a ordenar. Especialmente con niños pequeños. El desorden puede ser abrumador y se les puede hacer más dinámico si lo hacen con compañía. Demuéstrales que no están solos, apóyalos. Limpiar juntos puede ser más divertido, toma menos tiempo y, a menudo, alienta a un niño reacio a participar.

Sé flexible. Si tu hijo está construyendo una metrópoli de bloques, o aún no ha terminado un rompecabezas complicado y quiere continuarlo al día siguiente, permítele dejar esos proyectos a un lado. No dejes que el "¡No he terminado!" gobierne la habitación, pero respeta el deseo de tu hijo de seguir si así lo pide. Puede conservar un rincón o una mesa especial para los proyectos en curso.

Divide el trabajo. Una habitación llena de juguetes puede desviar la atención y no permitir que el momento de organizar sea más tedioso. Para que la tarea sea menos aburrida, el organizar se puede dividir en juguetes: primero los animales de peluche, luego los crayones, etc. También tomarse descansos cortos puede ser saludable y menos agotador para todos.

Asegúrate de que haya un lugar para todo. También puede ayudar a su hijo a mantener el caos bajo control asegurándose de que haya un área designada para jugar y un área de almacenamiento, con lugares como cestos, cestos y estantes donde se puedan guardar los juguetes. Los baúles para juguetes pueden ser peligrosos (y no ayudarán mucho con el mantenimiento de los juguetes organizados), pero si lo prefieres, asegúrate de que tengan orificios de ventilación, esquinas redondeadas o acolchadas y, si es necesario, una tapa que sea liviana o con bisagras para que pueda permanecer abierto.