0

Lo mejor y lo peor de las 8 selecciones que están vivas en el Mundial

En el análisis de los cuartofinalistas de Rusia 2018. Brasil y Francia aparecen como los candidatos principales al título
Ya llegó al área metropolitana de Washington, DC el álbum Panini del Mundial de fútbol 2018, que contiene las selecciones participantes, equipos, sedes, estadios e imágenes de los jugadores.

Ya llegó al área metropolitana de Washington, DC el álbum Panini del Mundial de fútbol 2018, que contiene las selecciones participantes, equipos, sedes, estadios e imágenes de los jugadores.

Restan seis partidos para llegar a la final de la Copa del Mundo Rusia 2018, pero en estos momentos, ocho selecciones están buscando la ansiada gran fiesta en Moscú para convertirse en el nuevo campeón del mundo.

Suecia

Janne Andersson, el entrenador golpeó fuerte la mesa un par de meses antes del Mundial: “Si rechazaste al equipo, no creo que debas volver”. El destinatario de su frase fue Zlatan Ibrahimovic, algo así como el Suárez de Uruguay, el Kane de Inglaterra o el Griezmann de Francia.

¿Qué tiene esta selección sueca que dejó afuera del Mundial a Holanda e Italia y que dejó fuera en primera ronda a Alemania? Antes que nada, orden y eficiencia. Pocos se salen del libreto y el único que lo hace, en cuentagotas, es Emil Forsberg, quizás hoy el referente de este equipo junto al gran capitán Andreas Grandqvist. ¿De los principales equipos del mundo? No, juegan del Leipizg de Alemania y en el Helsingborgs… de la segunda de Suecia.

Así, en silencio y sin casi nada que perder en estas instancias, Andersson pensó en el equipo y no en una figura cuando le dijo no a Zlatan. Acertó.

Inglaterra

El Huracán Kane guía a los ingleses que vuelven a los primeros planos del fútbol mundial cuando pocos los ubicaban entre los candidatos. Pero Southgate ha conformado una buena estructura en el año y medio que lleva apenas en el cargo de entrenador de la selección mayor. Jordan Pickford está demostrando que la apuesta por su titularidad fue un acierto; la columna vertebral conformada por Stones, Walker en defensa (ambos del City de Guardiola), Henderson y Delle Alli en el centro y Sterling acompañando a Kane arriba, rinde.

El “Huracán” es el punto más alto del equipo y máximo anotador del Mundial hasta el momento con 6 goles (3 de penal) llegaron a estar entre los ocho mejores después de vencer con lo justo y en el final a Túnez, golear a Panamá, perder en duelo de equipos alternativos ante Bélgica y empatar con Colombia, a la que pudo superar recién en angustiosos penales.

Croacia

De los que mostró mayor volumen de juego en la primera fase, llegó hasta los penales para poder eliminar a la incómoda Dinamarca. Su punto más alto es el mediocampo, ese que sufrieron en fase de grupos Nigeria, Islandia, y sobre todo, Argentina.

El triángulo que conforman Rakitic, Perisic y Modric es complicado de descifrar para las defensas rivales. Brozovic le aporta equilibrio al buen juego. Mandzukic es su referencia ofensiva, siempre peligroso y bien acompañado por Rebic. En defensa, el versátil Vida haciendo dupla con Lovren y dos laterales con proyección (Strinic, pero sobre todo Vrsaljko), hacen de los croatas un equipo asentado, vigoroso y completo.

No vienen de su mejor versión futbolística ante Dinamarca pero lo hecho en la primera fase los ubica como serios candidatos a buscar la final por el lado “menos complicado” de la llave.

Rusia

Una de las grandes sorpresas junto a Suecia entre los 8 seleccionados que irán por el título. Pocos creían en el anfitrión antes de empezar la Copa del Mundo cuando los diarios locales hablaban de la “peor generación de la historia del fútbol ruso”.

Pero los primeros partidos fueron a puro gol ante Arabia y los egipcios. Dziuba y Cherishev empezaron a sonar en un país donde manda el hockey sobre hielo entre los deportes. Y también los medios internacionales empezaron a hablar de un equipo sólido atrás y con eficiencia en la delantera.

La moral del equipo creció como nunca, aunque Uruguay los devolvió un poco a su realidad.

En los dos extremos, la juventud de Alexander Golovin y la experiencia de Ígor Akinfeev, hoy héroe por los dos penales atajados a España en la definición de los octavos, hacen creer que un milagro es posible para los rusos, cuya gente se acerca cada días más al Mundial y al fútbol.

Bélgica

La generación de talentos de mitad de cancha en adelante que ha logrado conjuntar Bélgica para este Mundial no tiene antecedentes en su historia.

Si hay que buscarle algún punto débil, está en la parte trasera del equipo. Curtois, un portero reconocido por el mundo, no termina de brindar seguridad en Rusia; la defensa, también con apellidos fuertes (Alderweireld y Vertonghen, centrales del Tottenham) ha sufrido y bastante ante equipos débiles como Túnez y algo más fuertes como Japón, a pesar de la vuelta de Kompany.

En el medio, allí está su fortaleza, la contención de Witsel es fundamental para el avance de De Bruyne, Mertens y Carrasco, con un Hazard certero y un goleador en estado de gracia como Lukaku.

El trepidante partido contra Japón mostró que no hay faceta que el español Martínez no haya trabajado en sus dos años al frente del equipo: un contrataque letal que fulminó a Japón y que también lo puede sufrir Brasil.

Uruguay

En el cuarto Mundial del Maestro Tabárez, los Charrúas están más sólidos que nunca.

Un portero confiable como Muslera, una defensa férrea con el capitán Diego Godín como estandarte y Josema Giménez como lugarteniente. Un mediocampo “del calcio” que le aporta juventud y frescura al equipo. Allí destacan Torreira en la contención y Bentancurt en el armado. Y un ataque estelar con dos goleadores envidiables para cualquier selección: Luis Suárez y Cavani (aún en duda para el partido del sábado ante los franceses), dinamita pura en el área.

Los uruguayos tuvieron una defensa asentada y consistente que les sirvió para ganarle por la mínima a Egipto y Arabia. En el partido que se pronosticaba más complicado, terminaron goleando al anfitrión ruso. Y en octavos opacaron a Portugal y sobre todo a Cristiano Ronaldo con una actuación de Torreira para enmarcar. Nunca nadie de por “muerto” a Uruguay y mucho menos con esta generación de jugadores.

Francia

Tras una fase inicial en la que sembró más de una duda, apareció todo el potencial francés en los octavos ante Argentina. Y emergió su joya Kylian Mbappé un artista de la técnica en velocidad.

Jugador por jugador, no hay selección como la francesa, que tiene todas las líneas bien dotadas con futbolistas de primer nivel mundial. Lloris da confianza en la portería, Umtiti y Varane se complementan cada día mejor en la zaga; Kanté y Mautuidi (no jugará ante Uruguay por dos amarillas), Pogba crece en juego cada partido. Y arriba son letales con Griezmann, Mbappé. Todavía en deuda Giroud con el gol, por si le faltaran variantes esperan en el banco Dembelé y Fekir, el volante que ingresa (y muy bien) en todos los partidos.

Para Didier Deschamps, campeón del mundo en el 98, no hay otra opción que repetir la gloria que lo tuvo como protagonista dentro de la cancha.

Brasil

El alero Neymar (C) de Brasil celebra con sus compañeros de equipo después de anotar un gol durante el partido de la ronda de octavos de final de la Copa Mundial Rusia 2018 entre Brasil y México en el Samara Arena. Por desequilibrio, personalidad y audacia, el mejor equipo del Mundial hasta el momento. Suiza, Costa Rica, Serbia y México, en octavos, fueron dominados ampliamente por la Canarinha, que sin embargo no le pudo ganar a los cerrados helvéticos y que con los ticos recién destrabó el partido en el 91’.

Alisson es un arquero sin “ruido” pero muy sobrio. Tuvo que rearmar su defensa ante las ausencias de los laterales Dani Alves y Marcelo pero no sufrió. Su dupla central (Thiago Silva-Miranda) es garantía. Y en el medio está “el samba” con Coutinho, Neymar y Willian, apoyados por Paulinho y Casemiro (ausente por amarillas vs Bélgica) desde la contención. Gabriel Jesús aún no encontró la red en Rusia pero también suele asociarse al toque mágico del que por momentos disfrutan los brasileños.

La “revolución” Tite que llegó hace apenas dos años al cargo de entrenador está en su punto cúlmine.

Por ElSalvador.com