Quantcast
El Tiempo Latino
1:31 a.m. | 49° 11/14/2018

De la Casa Blanca al Bernabéu: cómo le fue a Iván Duque en su gira internacional


La gira no oficial del presidente electo de Colombia le permitió tantear el terreno en EE.UU. y España, además de mostrar sus prioridades: los cultivos ilícitos, la seguridad y la crisis venezolana

Semana | 7/11/2018, 11:47 a.m.
De la Casa Blanca al Bernabéu: cómo le fue a Iván Duque en su gira internacional
COLOMBIA. El presidente electo de Colombia, Iván Duque, habla luego de recibir una condecoración el martes 10 de julio de 2018 en Medellín, Antioquia | EFE/Luis Eduardo Noriega A.

El presidente electo Iván Duque regresó a Colombia. Fue recibido con dos buenas noticias: el escudo de Antioquia, categoría de Oro que le entregó el gobernador Luis Pérez; y el lanzamiento del libro sobre la vida de su padre, Iván Duque Escobar. Mientras estuvo en el exterior aprovechó para hacer una gira no oficial, se encontró con altos dignatarios y tanteó el terreno en Estados Unidos y España.

El hecho de que Duque hubiera escogido estos dos países para visitar como presidente electo da luces sobre sus prioridades en materia de relaciones exteriores y sobre los temas que más le interesan: cultivos ilícitos, seguridad y la crisis en Venezuela.

El viaje duró casi dos semanas. Duque se reunió con el senador republicano Marco Rubio y con el representante demócrata por el estado de Arizona, Rubén Gallego. Sabe que Colombia necesita el espaldarazo de los congresistas estadounidenses de los dos lados del espectro político, sobre todo en tiempos en los que las cifras de cultivos ilícitos tienen al país al borde de la desacreditación.

También se encontró con el secretario de Estado Mike Pompeo y con el vicepresidente Mike Pence. Las dos reuniones tuvieron como tema común la reducción de los cultivos de coca en Colombia, que en 2017 llegaron a 209 mil hectáreas, según el informe del Departamento de Estado. Esta es la prioridad de Estados Unidos y Duque la ha asumido como propia, prometió dar resultados lo más rápido posible. Dijo que la aspersión de glifosato por medio de drones propuesta por Santos es una buena idea. Al prometer tanto, Duque pone la vara alta frente al país gobernado por Trump.

Las reuniones fueron de alto nivel; sin embargo, los efectos no son los de la visita de un jefe de Estado. Duque aprovechó para conversar con sus grandes amigos en el Banco Interamericano de Desarrollo y para afianzar relaciones que le servirán como presidente.

“Lo que están intentando hacer es mostrarle a la gente que hay una versión del uribismo que se mueve en lo internacional con más eficiencia de lo que sucedía en la época de Uribe. Y esto lo logra parcialmente”, le dijo a Semana la politóloga Sandra Borda.

Dentro de la gira no oficial de Duque la crisis venezolana estuvo como un tema prioritario. El presidente electo trata de unir fuerzas desde ya para que la comunidad internacional presione una salida democrática lo más rápido posible. Una muestra de ello fue la reunión que tuvo con Luis Almagro, secretario general de la OEA, uno de los críticos más duros del gobierno de Nicolás Maduro.

“El informe que ha presentado (Almagro) a la comunidad internacional será vital para que la Corte Penal Internacional pueda avanzar en investigaciones rápidas, después de haberse adelantado la observancia preliminar frente a las denuncias que presentamos hace un año. Consideramos supremamente valioso que ese reporte reciba una coadyuvancia de varios Jefes de Estado”, dijo Duque. Que sea un presidente el que impulse una petición de estas no es igual a que un grupo de congresistas de la región lo haga, como sucedió en 2017.