Quantcast
El Tiempo Latino
6:20 a.m. | 39° 10/22/2018

Dwight Howard llega a los Wizards para reforzar la pintura


La misión de Howard, ahora en la capital, será dejar a un lado su ego, como ya lo hizo en Charlotte

Jonathan Soto | 7/18/2018, 9:15 p.m.
Dwight Howard llega a los Wizards para reforzar la pintura
HOWARD. El pívot fue objeto de críticas cuando defendía el uniforme de los Hawks | NBA

Luego de que Marcin Gortat abandonara las filas de los Wizards de Washington, un movimiento más que esperado por propios y extraños, los de la capital se hicieron con los servicios de Dwight Howard, quien llega a la franquicia del Este por dos años y 11 millones de dólares.

La salida del polaco, más que por su condición de agente libre, también se convertiría en la solución ante una serie de problemas en el vestidor de los hechiceros, y donde uno de sus protagonistas era el europeo.

Una convivencia poco agradable con el base John Wall, estrella del equipo, terminó de dinamitar la situación, la cual, al menos en lo deportivo, rendía frutos.

“Hemos tenido reuniones como hombres maduros. Hablamos, pero eso se queda en el vestuario. Cuando juego dejo los problemas a un lado, sea cual sea. No se trata de mí, de él o de qué problema tenemos o cómo lo resolvemos, todo se centra en concentrarse en el baloncesto e intentar ganar para nuestro equipo. Eso es todo lo que se puede esperar”, declaró el pasado mes de febrero a The Washington Post.

En cinco zafras en Washington, Gortat promedió 11.6 unidades por juego, con 9.2 rebotes y 1.1 bloqueos. Con esta organización disputó en cuatro años los playoffs.

Empezar de cero

Pero Howard no es una pieza que pueda considerarse ejemplar dentro de la liga. Sus roces vienen desde la temporada 2012-2013, cuando llegó a los Lakers de Los Ángeles para conformar uno de los quintetos más talentosos en la historia de la NBA, al menos en teoría, donde compartía titularidad con elementos de la talla de Pau Gasol, Steve Nash y Kobe Bryant.

Cuando parecía que el poderío de este cuadro no traería sino éxitos a los laguneros, la relación se fue desgastando ante lo que se conoció posteriormente como una mala conexión de sus jugadores por el alto ego de varios de ellos.

BROOKS. Scott Brooks, entrenador de los Wizards de Washington

Jonathan Newton/The Washington Post

BROOKS. Scott Brooks, entrenador de los Wizards de Washington

Esto recayó específicamente sobre él y Bryant, pero, por más que ninguno tuviera la razón, el escolta era la cara de la franquicia, un jugador eterno para el sistema californiano, y, tal vez, uno de los tres mejores en la historia de esta escuadra.

Howard, como un jugador recién llegado, no logró sortear estos problemas y su vínculo con los Lakers duró solo una campaña.

Esto lo llevó a encontrar una nueva oportunidad con los Rockets de Houston. Con menos caprichos en un conjunto que hacía las labores para crecer y abrirse paso en la dura Conferencia del Oeste, el centro se mantuvo con el uniforme tejano tres años, pero tampoco dejó una huella positiva tras su paso con el equipo.

En esas tres temporadas coincidió con James Harden, uno de los jugadores con mejor capacidad anotadora en toda la liga y recientemente elegido Jugador Más Valiosos de la zafra 2017-2018. Frente a su poderío ofensivo, el exThunder se ganó rápidamente el respeto de los dirigentes de la organización, quienes no dudaron en darle el rol de líder del equipo, y, pasara lo que pasara, armar un cuadro competitivo a su alrededor.

Visto esto, Howard salió en 2016 a los Hawks de Atlanta, donde una vez firmado su contrato con el cuadro de su ciudad natal, confesó no tener la mejor de las relaciones con Harden.

Con las aves se ventiló su desacuerdo con Mike Budenholzer, presidente de operaciones, quien decidió acortar su tiempo de juego en la primera ronda de playoffs, donde cayeron a manos de los Wizards.

Un año con los alados y otro con los Hornets de Charlotte marcó su travesía por la NBA, donde ya son seis franquicias, Washington incluida, para él.

La misión de Howard, ahora en la capital, será dejar a un lado su ego, como ya lo hizo en Charlotte. Si cumple con esto, los Wizards contarán con uno de los mejores pívots de su generación un hombre que presume de tener en su haber tres premios a Jugador Defensivo del Año.

Si el coach Scott Brooks domestica a una pieza tan temperamental y lo lleva por el camino del éxito, nada debería salir mal en la 2018-2019 para el combinado de la capital.