Quantcast
El Tiempo Latino
12:28 a.m. | 84° 6/19/2018

Washington, DC: un mosaico de razas y sueños


El rostro de la ciudad está en permanente transformación gracias a los inmigrantes

Olga Imbaquingo | Especial para El Tiempo Latino | 6/12/2018, 1 a.m.
Washington, DC: un mosaico de razas y sueños
CORAZÓN. Junto a un corazón lleno de mensajes, Ingrid Gutiérrez aporta sus palabras de esperanza. | Olga Imbaquingo

Washington, DC es un mosaico de colores, del cual a los latinos nos corresponde entre el 10 y 12 por ciento de la pátina y como esto hay que celebrarlo, el pasado cinco de junio se armó una fiesta con música, baile y muestras de orgullo por los países que inmigrantes de DC dejaron atrás.

Para celebrar el inicio del Mes de la Herencia Inmigrante, la alcaldesa Bowser y su Oficina de Asuntos Comunitarios escogieron al barrio Logan, conocido por ofrecer comida de Etiopía y Eritrea, sushi, pupusas, tacos mexicanos y la comida local del famoso Ben's Chili Bowl.

Hasta allí llegó el salvadoreño José T. Hernández viajando desde Mount Pleasant, un barrio con rostro latino. Hernández acudió puesto su sombrero de campesino y demostrando sus ganas de decirle, a quien quisiera escucharlo, que él y sus paisanos no son animales, ni criminales. “El presidente Trump todo el tiempo está diciendo cosas feas de nosotros y no es justo. Venimos a trabajar mucho a este país, yo envejecí trabajando duro, pagué mis impuestos y mi hijo ha seguido mis pasos”, dijo. La familia de Hernández aún vive en El Salvador y reciben ayuda económica de este inmigrante trabajador que llegó a esta área hace 30 años.

Dejando huella

ALCALDÍA. Representantes de la Alcaldía anuncian el Immigrant Justice Program durante el Mes de la Herencia de los Inmigrantes.

Olga Imbaquingo

ALCALDÍA. Representantes de la Alcaldía anuncian el Immigrant Justice Program durante el Mes de la Herencia de los Inmigrantes.

En una tarde fresca y soleada decenas de personas se acercaron a dejar su huella sobre un corazón de metal rojo. Los organizadores quisieron que los asistentes lo llenaran con las banderitas plegables del país de dónde venían. Pronto el corazón se transformó en una fiesta de colores y mensajes de Bolivia, México, Jamaica, Etiopía, Argentina, Estados Unidos, Israel y Japón, entre otras naciones de origen.

“Oren por nosotros” escribió Iván, un joven guatemalteco, entristecido por las víctimas de la explosión del volcán de Fuego. “Orgullosa de ser inmigrante”, “No tenemos miedo”, “El odio no nos vencerá”, y “Somos una nación de inmigrantes” fueron algunos de los mensajes que llenaron el corazón, mientras los representantes de la ciudad anunciaban la creación del Programa de Justicia para los Inmigrantes (Immigrant Justice Program) y recordaban que la ciudad es un santuario.

Celebrando culturas

LATINOS. Trabajadores latinos de la construcción acudieron a poner su banderita y sus mensajes de esperanza.

Olga Imbaquingo

LATINOS. Trabajadores latinos de la construcción acudieron a poner su banderita y sus mensajes de esperanza.

Con el ejemplo, Washington también se transforma en uno más de los puestos de avanzada del atlas étnico y cultural que es Estados Unidos. “Recuérdenlo, somos mejores si trabajamos juntos”, fue el mensaje de Anthony Wutoh, director de la Oficina Académica de Howard University, quien emigró desde Ghana y ahora es una autoridad en el mundo de la farmacopea. Por su parte María Praeli, de Perú, encontró muchas razones para celebrar el espíritu inmigrante de DC, por eso se unió al grupo de voluntarios que trabajó para hacer de aquel día una fiesta de la diversidad. “Quienes venimos de otros países hacemos la cultura más rica. Todos tenemos una historia y de una manera o de otra todos somos inmigrantes y eso hay que aplaudirlo”, dijo la peruana.

James Lovell, un artista de Belize radicado esta ciudad, optó por festejarlo con su guitarra y su canto en lengua Garifuna, una mezcla de dialectos africanos, con hebras de francés, español e inglés, que se habla en algunas islas del Caribe y en regiones de Centroamérica.