0

La Iniciativa 77 fue aprobada con el 55,1% de los votos en Washington DC

MESERA. Gloria, una mesera en un restaurante latino, está a la expectativa de un cambio en la forma de pago. | FOTO: MILAGROS MELÉNDEZ PARA ETL

MESERA. Gloria, una mesera en un restaurante latino, está a la expectativa de un cambio en la forma de pago. | FOTO: MILAGROS MELÉNDEZ PARA ETL

Este lunes se conoció finalmente el resultado de una propuesta que dividió a Washington D.C. en dos: la iniciativa 77; una polémica debatida, votada en las primarias de este 19 de julio, que planteaba una nueva manera de remunerar a las personas que se dediquen a oficios en los que reciban propinas.

El decreto fue aprobado con el 55,1% de los votos, conduciendo el salario mínimo base a un aumento progresivo que quedará en $15 la hora para el año 2026 agregando $1.50 por hora cada julio, lo cual también permite que quien trabaje en los oficios que perciban propinas, se beneficie por el incremento escalonado hasta llegar a $15 por hora en 2026.

Antes de aprobarse la iniciativa 77, el salario mínimo base de los trabajadores con propina en Washington DC es de $3,33 la hora, pero el empleador debe, al final del día, igualar el sueldo al mínimo estándar por hora de $12.50 si es que el empleado no lo logra con las propinas.

A pesar de que el nuevo sistema que plantea la Iniciativa 77 ya se aplica en exitosamente en siete estados de los Estados Unidos -California, Minnesota, Oregon, Alaska, Nevada, Montana y Washington-, hay un grupo considerable que se encuentra completamente en contra porque cree que va a afectar más a los trabajadores de lo que parece beneficiarles.

“Muchos negocios no van a poder soportarlo, si los precios suben, habrá menos clientes. Si hay menos clientes, habrá menos ganancias, y con ello menos empleos”, apuntó José Andrés, chef español, en una entrevista con el diario The Washington Post.

Según Andrés, los costes de los seguros e impuestos forzarán a los empresarios a subir los precios, lo que disminuirá la clientela. Este supuesto, que lo teme el 44,9% que voto en contra de la iniciativa, desplegó durante la campaña un movimiento que pedía “salvar sus propinas”, generando confusión entre votantes que asumieron el aumento como la eliminación de este beneficio.

También, más de la mitad del Concejo de DC y la alcaldesa Muriel Bowser, expresaron su oposición a la iniciativa. De hecho, hace cinco años fracasó en el Concejo de DC., pero este año se consiguieron las firmas necesarias para llevarla a referendo.

Por otro lado, la organización sin fines de lucro Restaurant Opportunities Centers United impulsó la campaña a favor de la Iniciativa 77 con el slogan “Por Un Salario Justo”, apoyada por la Asociación de Restaurantes del Área Metropolitana y la Asociación Nacional de Restaurantes. La misma argumenta que las mujeres y personas de color son los más afectados por el sistema que se venía llevando para el pago de estos oficios. Los partidarios también aseguran que sobre todo las mujeres sufren acoso sexual y otros comportamientos inadecuados de parte de los clientes como amenaza para recibir propinas.

Asimismo, otra de las banderas de esta campaña se basó en una auditoría realizada en 2017 por el Departamento de Servicios de Empleo de DC que ubicó 419 casos de empleadores que violaban la normativa que les exige garantizar a sus empleados $12.50 por hora entre salarios y propinas.