Quantcast
El Tiempo Latino
5:22 p.m. | 79° 9/25/2018

Las grandes dinastías en la historia de la NBA


Golden State se instaló en una selecta lista, donde aparecen otras organizaciones en el olimpo de la NBA

Jonathan Soto | 6/24/2018, 11:26 p.m.
Las grandes dinastías en la historia de la NBA

El título obtenido por los Warriors de Golden State sobre los Cavaliers de Cleveland supuso el tercer trofeo de campeón para el equipo de Oakland en las últimas cuatro campañas. Al concretarlo, barriendo al combinado de Ohio, envió un claro mensaje a quienes ven en el pasado con la nostalgia de no creer en grandes hazañas en el presente.

Steve Kerr reunió bajo su cargo como entrenador a una de las mejores generaciones

de basquetbolistas jamás vista, con un estilo de juego que marca el presente y futuro dentro de la NBA. Cuando en un rompimiento con ventaja era normal ver al conjunto atacante ir directo al aro, hoy es costumbre que si el ejecutar es Stephen Curry o Klay Thompson, la bola salga desde el perímetro, porque, así como si se tratara de la tarea más sencilla posible, para ellos siempre será mejor probar detrás de la línea de los tres puntos.

Esta filosofía ha sido criticada por los defensores de la “vieja escuela”; sin embargo, estos Warriors bien podrían pelear de tú a tú con los mejores campeones en la historia de la liga. Por su forma y fondo, Golden State se instaló en una selecta lista, donde aparecen otras organizaciones en el olimpo de la NBA.

Grupo talentoso

Entre las principales dinastías, para los Warriors destaca su versión de la campaña 2016- 2017. Esta tuvo como punto característico la inclusión a sus filas de Kevin Durant. Para la gerencia, contar con el otro elemento del Thunder de Oklahoma City era menester luego de caer estrepitosamente en las finales ante los Cavaliers pese a tener ventaja de 3-1 en la etapa.

La venganza fue sumar a uno de los mejores anotadores en la historia de la liga, potenciando este aspecto en un juego sólido por dicha vía; sin embargo, lo más importante fue la introducción del alero a una disciplina defensiva en la que no desentonó y fortaleció la pintura.

Esa versión contó con el mejor rating ofensivo de la temporada (un estimado de puntos por cada 100 posesiones) y el segundo en defensa.

El resultado: el título en solo cinco juegos durante las finales.

Showtime

Para muchos, el mejor campeón que ha existido. Los Lakers de Los Ángeles que enamoró en las canchas durante parte de la década de los 80 tuvo en su campaña 1986-1987 a una versión tan talentosa como efectiva. En dicha zafra, el cuadro del Showtime, como era conocido, contó con jugadores como “Magic” Johnson, Kareem Abdul-Jabbar, James Worthy y Byron Scott. En total, siete de los 13 elementos que conformaron el róster promediaron al menos 10 unidades. Así, pocos equipos pudieron sacarla un triunfo.

En la campaña mencionada, solo perdieron tres compromisos por playoffs; uno de ellos en semifinal de Conferencia ante los Warriors y dos en finales contra los Celtics de Boston.

Astados brillantes

Cuando Michael Jordan llegó a finales con los Bulls de Chicago, jamás cayó. En seis etapas disputadas con el cuadro de Illinois, salió campeón en todas, pero ninguna como la de la 1995-1996. En ronda regular, los de Phil Jackson dejaron foja de 72-10, segundo mejor récord en la historia.

En postemporada, poco o nada para tumbarlos. En finales se midieron a los Supersonics de Seattle, un combinado con alto nivel defensivo, pero que no encontró la fórmula para detener a Jordan y sus secuaces.

Scottie Pippen, Tony Kukoc, Dennis Rodman. Todos los que defendieron el uniforme estado se lucieron en cada una de sus responsabilidades y sellaron con éxito una de las más fructíferas zafras para escuadra alguna.

Verdes para la historia

Otro cuadro para el recuerdo son los Celtics de Boston de la 1985-1986. El único conjunto que dio batalla a los fuertes grupos del Oeste de dicha década y que alzó trofeos en más de una oportunidad a lo largo del lapso.

En una generación dorada, los de Massachusetts se deshicieron de los Rockets de Houston en las finales amparados en el siempre histórico Larry Bird. Junto a él, Kevin McHale y Robert Parish como referentes de la alineación titular.

Cada quien es capaz de sacar sus conclusiones sobre el éxito de cada franquicia; eso sí, ya es hora de abrir espacio a los Warriors ante el dominio exhibido.