0

Soy una “Soñadora”: Puede que solo me queden semanas en el país que amo

El 5 de marzo pasó y “Trump y el Congreso no han estado a la altura de las circunstancias”
Manifestantes sostienen letreros luminosos durante una protesta en apoyo a DACA fuera del edificio del Capitolio, en Washington el 18 de enero de 2018.

Manifestantes sostienen letreros luminosos durante una protesta en apoyo a DACA fuera del edificio del Capitolio, en Washington el 18 de enero de 2018. Zach Gibson — Bloomberg

SOÑADORA. La autora de esta carta, Leezia Dhalla, es una "Soñadora" nacida en Canadá que inmigro a Texas en 1996. Ella es asociada de comunicaciones en FWD.us

The Washington Post

SOÑADORA. La autora de esta carta, Leezia Dhalla, es una "Soñadora" nacida en Canadá que inmigro a Texas en 1996. Ella es asociada de comunicaciones en FWD.us

En menos de dos meses, mis protecciones legales bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia expirarán. Mi empleador tendrá que dejarme ir; No tendré una manera de pagar mi alquiler; mi familia y amigos estarán inconsolables, sabiendo que puedo ser deportada en cualquier momento. Ellos son los únicos cuyas vidas se verán interrumpidas, junto con la mía, si soy deportada a un país que apenas recuerdo. Después de vivir 22 años en los Estados Unidos, mi futuro -y el futuro de unos 800,000 jóvenes estadounidenses como yo- está en un limbo total.

Dos meses. Unas pocas semanas. Sin la acción del Congreso para proteger a los “Soñadores” como yo, eso es todo el tiempo disponible. Puedo estar segura de que me quedaré en el país al que llamé hogar durante casi toda mi vida. Tengo miedo de un futuro sin la familia, los amigos y los recuerdos que construí durante décadas de amor y lealtad hacia un país cuyo gobierno parece no querer amarme de nuevo. No tenía que ser así.

En septiembre, el gobierno del presidente Donald Trump anunció el fin del programa DACA de la administración Obama y le dio al Congreso seis meses para actuar y aprobar una solución legislativa que protegería permanentemente a los Soñadores de la deportación. El lunes 5 de marzo llegamos a esa fecha límite, y en lo que se ha convertido en una realidad familiar y desgarradora para los soñadores, Trump y el Congreso no han estado a la altura de las circunstancias.

Cuando terminó con DACA, Trump prometió “resolver el problema de DACA con corazón y compasión”. Cuando la pelea del Congreso sobre DACA se calentó este año, el presidente dijo que quería que el Congreso firmara una “carta de amor” que arreglaría nuestro estado para siempre. No ha hecho ninguna de las dos cosas, y hasta ahora, los líderes en el Congreso han hablado mucho sin acción.

No han hecho nada a pesar de que en enero, una encuesta de CBS News descubrió que el 87 por ciento de los estadounidenses están con nosotros y quieren que los Soñadores puedan quedarse. Decir que los Soñadores estamos decepcionados con nuestros representantes elegidos sería una subestimación.

Estamos destruidos. Necesitamos que ellos también nos acompañen. Soy solo una de los millones de inmigrantes que creen en este país, pero quiero que el presidente y los miembros del Congreso entiendan exactamente por qué.

Crecí como estadounidense. Fui a la escuela en San Antonio, Texas. Yo era una Girl Scout. Me ofrecí como voluntaria en mi comunidad, ayudando a alimentar a las personas sin hogar y recaudando dinero para ayudar a financiar el trasplante de médula ósea de un niño que nunca había conocido. Trabajé en la caja registradora de mi supermercado local y pasé años perfeccionando mis habilidades de baile, un testimonio de mis raíces en Texas. Este es mi hogar, y aunque estoy devastada ante la perspectiva de ser desalojada del único país que conozco, me doy cuenta de que soy afortunada. Hay decenas, tal vez cientos de miles de Soñadores que no eran elegibles para DACA según las normas de la administración Obama porque eran demasiado jóvenes o demasiado viejos para postularse. Ellos también se quedan atrás con esta decisión judicial: jóvenes como Rosa María Hernández, una niña de 10 años con parálisis cerebral que llegó a los EE.UU. cuando era bebé y era demasiado joven para postularse. Agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza detuvieron su ambulancia en un puesto de control de inmigración mientras la trasladaban a una cirugía de emergencia. Soñadores como Jorge García de Lincoln Park, Michigan, quien vino a los 10 años de edad y está casado con una ciudadana estadounidense y es padre de dos niños ciudadanos estadounidenses. Él fue deportado en enero, tres décadas después.

La semana pasada, la Corte Suprema brindó una chispa de esperanza al negarse a pronunciarse inmediatamente sobre una decisión de una corte federal, en enero, que detuvo la decisión de la administración Trump de liquidar a DACA sobre la base de que la decisión era legalmente “defectuosa”. Es solo un alivio temporal. La decisión del Tribunal significa que los beneficiarios actuales de DACA podrán presentar una solicitud para renovar nuestras autorizaciones de trabajo y, por el momento, estarán protegidos contra la deportación inmediata. Pero sabemos que esta decisión podría anularse, o que la administración podría intentar rescindir DACA mediante una orden ejecutiva como una forma de evitar los tribunales. ¿Recuerda la prohibición de viajar de la administración Trump? Varias versiones fueron bloqueadas por los tribunales. Una versión posterior no fue bloqueada.

Lo que más se ha malinterpretado acerca de este fallo es que para decenas de miles de beneficiarios de DACA cuyas protecciones expiran en los próximos meses, muchos Dreamers aún podríamos perder nuestros permisos de trabajo, licencias de conducir, medios de vida y, lo más importante, protecciones afirmativas de deportación.

Eso es porque la confusión creada por la terminación de DACA de la administración significó que muchas personas como yo no pudimos aplicar administrativamente lo suficientemente temprano para renovar nuestro estado para asegurarnos de que no hubiera una brecha en la protección cuando expirara nuestra protección existente.

Tarda de cuatro a cinco meses para que el gobierno revise una solicitud de renovación. La decisión del Tribunal Supremo llegó demasiado tarde para las personas cuyo estado expira en los próximos meses, incluida yo.

Los tribunales no pueden protegernos para siempre. Solo el presidente y el Congreso pueden. Necesitamos que se unan a nosotros y a los estadounidenses que apoyan la legislación de sentido común que nos permite vivir, trabajar y contribuir al único país que la mayoría de nosotros podemos recordar o haber conocido alguna vez. Estados Unidos nos ha dado tanto. Si soy deportada, estaré triste por mí.

Pero también estaré triste por mi país, sabiendo que justo en el momento de mi vida en que finalmente puedo devolver todo lo que me ha dado, es posible que no tenga la oportunidad.

Dhalla, una “Soñadora” nacida en Canadá que inmigró a Texas en 1996, es asociada de comunicaciones en FWD.us.

Traducción: El Tiempo Latino / El Planeta Media