0

Algunos hablan de un premio Nobel para Trump por Corea del Norte

De “Fire and Fury” al Nobel de la paz.
El presidente Donald Trump habla durante un evento sobre política tributaria en el Rose Garden de la Casa Blanca en Washington, D.C., el 12 de abril de 2018.

El presidente Donald Trump habla durante un evento sobre política tributaria en el Rose Garden de la Casa Blanca en Washington, D.C., el 12 de abril de 2018. Bloomberg photo by Al Drago

El progreso temprano hacia un acuerdo destinado a librar a Corea del Norte de las armas nucleares de repente ha levantado una idea que emociona a muchos republicanos tanto como horroriza a muchos demócratas: un Premio Nobel de la Paz para el presidente Donald Trump.

"¡No-bel! ¡No-bel! ¡No-bel!", una muchedumbre agradecida coreó en Michigan durante el fin de semana, mientras Trump hablaba de la posibilidad de que pudiera ayudar a negociar la paz entre Corea del Norte y Corea del Sur y el fin de la amenaza nuclear que pesa sobre Estados Unidos y sus aliados.

"Eso es muy amable, gracias. Eso es muy lindo", respondió Trump, sonriendo ante la idea. "¡Nobel!", luego exclamó con una sonrisita, pareciendo reconocer la improbabilidad. "Solo quiero hacer el trabajo".

Casi nueve años después de que el presidente Barack Obama recibiera el premio, un creciente coro de fanáticos de Trump argumenta que el actual presidente debería recibirlo también, en su caso, por los esfuerzos para contener en sus acciones al líder norcoreano Kim Jong Un y atraerlo a las conversaciones diplomáticas.

Pero incluso la perspectiva de un Premio Nobel para Trump ha desencadenado un feroz debate partidista sobre si tal honor se merece tan pronto en las negociaciones, especialmente teniendo en cuenta la larga historia de Corea del Norte de promesas pendientes con respecto a su capacidad nuclear sobre las que luego no ha cumplido.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, quien se ha esforzado por halagar a Trump y darle crédito por ayudar a sentar las bases para un potencial avance diplomático, se sumó al debate el lunes respondiendo a una sugerencia de Moon de que debería recibir el premio de la paz.

"El presidente Trump debería ganar el Premio Nobel de la Paz", respondió Moon, según los medios locales. "Lo único que necesitamos es paz".

Sin embargo, ese objetivo aún puede estar muy lejos. Las negociaciones con Corea del Norte tienen una larga historia de fracaso, ya que el país secretamente comunista hizo un progreso constante hasta la acumulación de un arsenal nuclear que muchos creen que Kim nunca abandonará.

Pero parece que Trump se deleita con la posibilidad de que puede recoger el Santo Grial como estadista, y hacerlo para fomentar la paz con un país que amenazó hace meses para "destruir por completo".

Trump planea reunirse directamente con Kim en las próximas semanas, tras la histórica reunión del viernes entre los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur y la promesa de desnuclearización. Los líderes también dijeron que trabajarán para finalizar oficialmente la Guerra de Corea después de casi 70 años de enfrentamiento armado, un esfuerzo que Trump dice que tiene "mi bendición".

"Estados Unidos nunca ha estado más cerca de tener algo que ver con respecto a la Península de Corea que puede deshacerse de las armas nucleares, puede crear tantas cosas buenas, tantas cosas positivas y paz y seguridad para el mundo", señaló Trump el lunes en la Casa Blanca.

"Entonces veremos qué pasa. A menudo digo, '¿Quién sabe?' "

La mera mención de Trump, el hombre que apodó a Kim "Little Rocket Man" y se jactó de su botón nuclear más grande y prometió desatar en Corea del Norte "fuego y furia como nunca se ha visto en el mundo", como un posible ganador de Nobel de la Paz, puede ser para muchos, incongruente.

Pero el estratega republicano Rory Cooper, director general de Purple Strategies, dijo que es importante "separar las tácticas de los resultados".

"Parte del dilema para las personas que no les gusta el enfoque de Trump para ser el presidente es tratar de juzgarlo solo en función del resultado", dijo. "Es muy difícil en algo como Corea, porque pasará mucho tiempo hasta que sepamos cuál es el resultado".

Para un presidente que se enorgullece de su estilo impetuoso y confrontativo de relaciones internacionales, la idea de que podría tener éxito donde la diplomacia convencional ha fallado, claramente parece atractiva.

También está el tema de eclipsar a Obama. Trump, quien durante años vendió la falsedad de que Obama no nació en Hawai, se ha fijado en su antecesor como una falla y ha intentado reiteradamente invertir sus compromisos de política exterior.

Los críticos de Obama, e incluso algunos de sus partidarios, protestaron en 2009 diciendo que aún no había hecho nada para merecer el Premio Nobel, no había negociaciones de paz al estilo de Camp David, no hubo apretones de manos de Rose Garden entre antiguos enemigos. El mismo Obama dijo: "no sentía que merezco estar en compañía de tantas figuras transformadoras que han sido honradas con este premio".

El prestigioso premio anual del Comité Noruego del Premio Nobel recae en una persona "que haya realizado el mayor o el mejor trabajo para la fraternidad entre naciones, la abolición o reducción -de ejércitos permanentes y para la celebración y promoción de congresos de paz".

El premio fue otorgado por Alfred Nobel, el inventor suizo de la dinamita. Obama fue el tercer presidente estadounidense en ser honrado. Si Trump lo siguiera, lo más temprano que se podría considerar es 2019. El límite para poder considerarlo este año para el reconocimiento consideración fue el 1 de febrero.

"Si el Premio Nobel de la Paz significa algo, se le debe dar a un líder que realmente traiga paz al mundo", dijo el representante Luke Messer, republicano por Indiana, que propuso a Trump por primera vez en marzo, cuando Trump abruptamente acordó dirigir las conversaciones con Kim.

"Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz por poco más que una campaña glamorosa para presidente", dijo Messer en una entrevista. "Creo que los acontecimientos en Corea del Norte que ya ocurrieron bajo el mandato del presidente Trump superan con creces cualquier cosa durante la presidencia de Obama".

El senador Lindsey O. Graham, republicano por Carolina del Sur, dijo la semana pasada que Trump merece el Nobel si logra la paz entre las Coreas. Él amplió ese pensamiento en Fox News el domingo con una broma sobre la óptica.

"Quiero estar allí. Pudiera ser la primera vez que se otorga el Premio Nobel de la Paz y casualmente muchas bajas porque creo que muchos liberales se matarían si lo hicieran", dijo Graham.

El senador Rand Paul, republicano por Kentucky, que apoya la decisión de Trump de reunirse con el líder de Corea del Norte, señaló que un acuerdo resultante podría permitir a Trump aventajar a su predecesor.

"Eso sería realmente un verdadero Premio Nobel de la Paz, no como el falso que le dimos al último presidente", dijo Paul la semana pasada en una entrevista. "Ese sería un verdadero Premio Nobel de la Paz si conseguimos una paz real y significativa con Corea del Norte".

El analista de Corea, Robert E. Kelly, de la Universidad Nacional de Pusan ​​en Corea del Sur, escribió en Twitter que tanto Kim como Moon están usando el ego de Trump para su beneficio.

"También es muy inteligente lanzar la responsabilidad de Trump para la distensión de 2018 antes de la cumbre Trump-Kim para alentar a Trump a primero, tener la cumbre absoluta, y segundo, ser flexible en la misma", escribió Kelly. (No comprendí muy bien el texto en inglés) "It's also pretty clever to pitch Trump's responsibility for 2018's detente before the Trump-Kim summit to encourage Trump to a) have the summit at all, and b) be flexible during it," Kelly wrote.

Douglas Brinkley, un historiador presidencial en la Universidad de Rice, sugirió que hablar sobre eso es poco más que un sueño republicano.

"No creo que la química sea correcta en este momento para que la palabra 'Nobel' se acerque al nombre de Trump. Pero ahora, los gritos de 'Nobel' fueron como 'Lock Her Up' durante la campaña", dijo Brinkley, refiriéndose a los cantos dirigidos a la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. "Es como algo que obtienes en un gran mitin de lucha o una especie de grito de la mafia. No creo que nadie lo tome en serio".

Trump no mencionó nada sobre el premio el lunes, cuando hizo una pregunta sobre los avances sobre Corea del Norte en la Casa Blanca. Dijo que confía en que la cumbre planeada se llevará a cabo, aunque su asesor de seguridad nacional, John Bolton, dijo el domingo que podría no hacerlo.

También dijo que está intrigado por la idea de celebrar la cumbre en la zona desmilitarizada entre las Coreas, un lugar que sus asistentes habían descartado antes como un regalo a Kim.

En las maneras de Trump, estaba pensando en la puesta en escena.

"Hay algo que me gusta del lugar, porque estás allí, realmente estás allí", dijo Trump. "Donde si las cosas funcionan, hay una gran celebración en el sitio".

Kim y Moon se encontraron en la frontera para una cumbre histórica y televisada la semana pasada. La reunión de Trump está planeada para fines de mayo o principios de junio.

Moon llegó a la oficina el año pasado con una plataforma de búsqueda de mejores vínculos con Corea del Norte, manteniendo relaciones amistosas con Washington. Él le ha dado crédito a Trump por ayudar a fomentar el acercamiento entre las dos Coreas con su apoyo para llegar a Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur en febrero.

La historia del premio sugiere que los tres líderes, Kim, Moon y Trump, podrían ser honrados si negocian la paz.

En su manifestación al estilo de campaña presidencial llevada a cabo el sábado en Washington, Michigan, Trump se refirió a lo que sugirió como la resistencia de los críticos y los medios de comunicación para darle crédito cuando deben.

Dijo que acababa de escuchar a "uno de los grupos de noticias falsos" cuestionar qué tenía que ver Trump con eso. Trump tenía una respuesta.

"Te diré algo", dijo. "Como, ¿qué tal todo?"