Quantcast
El Tiempo Latino
3:41 a.m. | 63° 10/16/2018

Ilsy Bú: “Un simple papel me está robado mis sueños”


Ilsy Bú Orellana es una de los 800 mil jóvenes soñadores que viven en limbo. Quiso ser pediatra o bióloga, pero la falta de un número de seguro social truncó sus aspiraciones.

Olga Imbaquingo | 10/10/2018, 9:49 p.m.
Ilsy Bú: “Un simple papel me está robado mis sueños”
Derechos. Ilsy Bú Orellana vino a Estados Unidos a los 12 años y desde los 16 está abogando por los derechos de los inmigrantes como ella. | Cortesía

Trabajé en El Tiempo Latino cuando era de propiedad The Washington Post; para revistas como Washingtonian; en relaciones públicas, como agente de enlace entre el mercado de inglés y el latino. Dejé el trabajo para irme, junto con seis jóvenes más, de gira durante cinco meses por todo el país abogando por nuestra causa y la de otros inmigrantes. Esa convicción de que no es una nacionalidad la que nos define ha reforzado mi empoderamiento, pero la tristeza, la frustración y el fracaso a veces me inundan –gruesas lágrimas escapan de sus ojos– y me hacen sentir culpable porque veo que mis amigos se han hecho odontólogos, doctores e ingenieros y a mi la falta de un simple papel ensombrece mi futuro con un insufrible signo de interrogación.

Acabo de terminar una consultoría para una librería, también estoy involucrada con Franklin García, el representante de DC al Congreso, para que a Washington lo declaren estado; sigo en la lucha de los soñadores y en la noches soy mesera en dos restaurantes para pagar mis gastos, puesto que de la casa de mi tía me fui al cumplir 21 años.

Un papel a muchos jóvenes los ha hecho florecer, a mi la falta de ese ha truncado mis sueños, le ha restado una pediatra a este país y la oportunidad de encontrarme con mi madre, cada vez más enferma y frágil. Un simple papel está ahogándome en las ganas de abrazar a Donaldo, mi papá, y con ese abrazo decirle que no lo he olvidado, porque no puedo llamarlo, la poliomielitis infantil lo dejó sordomudo.

No sé qué va a pasar cuando se termine el permiso. ¿Saldrá otro juez como el de Hawai a suspender la decisión de Trump de eliminar el DACA? ¿Hasta cuando viviré con esta incertidumbre? Anhelo continuar haciendo planes aquí, aunque a veces pienso que quizá es mejor volver y correr para algún puesto político en Honduras, irme a Canadá, España o Cuba, donde tal vez al fin puedo ser la doctora de los niños y ayudarles a mis padres que siguen siendo pobres”.