0

Aumentan los daños causados por las lluvias en El Salvador

Van seis personas fallecidas, más de 1.765 viviendas inundadas y 25 ríos desbordados
CLIMA. Muchos salvadoreños se trasladan en embarcaciones artesanales en las zonas afectadas

CLIMA. Muchos salvadoreños se trasladan en embarcaciones artesanales en las zonas afectadas

La lluvia que cayó entre la noche del martes y el miércoles inundó caseríos y cantones de los municipios San Francisco Menéndez y Cara Sucia, ambos de Ahuachapán, El Salvador.

La tarde del miércoles Jerónima de Jesús Gómez necesitaba pasar consulta médica y tras considerarlo un poco, subió a una canoa y se dirigió de su casa hacía el poblado vecino.

Jerónima vive en el caserío La Salina, cantón Garita Palmera, de San Francisco Menéndez, donde las lluvias han dejado aislado ese lugar. Los habitantes usan pequeñas embarcaciones artesanales, talladas en madera, para movilizarse.

“Hacía siete años que no ocurría algo similar, la llena subió bastante esta vez”, explica Jerónima.

Jerónima muestra una marca de humedad en los troncos sobre los que está sostenida su casa, son unos 70 centímetros de altura desde el suelo, hasta allí llegó el agua en el interior de su casa, elaborada en madera, plásticos y láminas.

“No podemos abandonar las casas, vienen personas de otros lugares y se roban las pocas cosas que tenemos, a veces hasta las gallinas se llevan”, continúa Jerónima.

En La Salinera los habitantes se dedican a la agricultura y la pesca en los ríos y estero cercano, por eso último disponen de canoas.

Jerónima vive junto con su esposo Julio Adalberto Chévez.

En las cercanías, siempre en La Salinera, se encuentra la casa de Candelario Ayala, de 72 años, allí la refrigeradora permanece horizontal sobre una mesa, fue la forma más rápida que encontraron para evitar que el agua dañara el aparato.

“Vine a vivir a aquí a los 9 años y es la segunda vez que sucede esto, la otra fue hace varios años”, explica Candelario.

Luego, uno de sus familiares relata que durante la madrugada del miércoles debieron desmontar el motor de su molino para evitar que le entrara agua.

“Aquí entran carros y se puede andar a pie, pero con esta llena mejor se usan las canoas”, agrega Candelario, mientras se desplaza en su pequeña embarcación.

Los habitantes de ese lugar aseguran que son capaces de evacuar en las canoas hasta de noche, pues conocen las rutas que pueden tomar.

Estragos a nivel nacional

Hay 1.765 las casas inundadas, 626 salvadoreños albergados y 6 fallecidos a causa de las lluvias, desde el 5 de octubre el martes, según datos de la Dirección General de Protección Civil.

La alerta se mantiene amarilla en 43 municipios, mientras que 219 siguen con alerta verde.

La entidad explicó, a través de redes sociales, que actualmente los departamentos más afectados por la situación climática son La Libertad, Sonsonate y Ahuachapán.

Mientras que el ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) informó que las lluvias continuarán durante las próximas 24 horas, tipo temporal, y que serán de mediana a fuerte intensidad, principalmente en la zona costera, en la cordillera volcánica y en la zona centro y occidente del país.

En las últimas 24 horas, según el mapa de distribución de lluvias, hay un acumulado de 188,8 milímetros, registrados en la Hachadura, Ahuachapán; y 147,8 milímetros en Sensunapán, Sonsonate.

Medio Ambiente advirtió que debido a esta situación de precipitaciones de las últimas horas pueden ocurrir derrumbes y caída de piedras, debido al alto contenido de humedad en el suelo.

La institución indicó que los lugares donde pueden ocurrir este tipo de sucesos son en Morazán, Chalatenango, Tacuba, Apaneca, tramos de carretera Litoral, entre Mizata y La Libertad; y en El Delirio e Intipucá.

Otras zonas del país con riesgo de deslizamientos son la cordillera volcánica central, principalmente en sectores de la cordillera el Bálsamo; Sierra de Jucuarán, carretera Los Chorros y municipios de zona norte del departamento de Cabañas. En cuanto a los ríos, Medio Ambiente informó que existe la posibilidad de desbordamiento, principalmente en los ríos Goascorán, Grande, de San Miguel; Paz, Sensunapán, Jiboa y los que desembocan en la costa del país.

Lea más en elsalvador.com



--