Quantcast
El Tiempo Latino
3:29 a.m. | 72° 9/21/2018

El Cy Young de la Nacional, lucha de solo una división


Tres son las piezas que parecen estar varios metros por sobre el resto y su ritmo no luce distintos al del inicio de la campaña

Jonathan Soto | 9/5/2018, 8:31 p.m.
El Cy Young de la Nacional, lucha de solo una división
ENRACHADO. Max Scherzer irá por su tercer Cy Young consecutivo | Jonathan Newton/The Washington Post

En pocas ocasiones una división ha acaparado tanto talento como el Este de la Liga Nacional y sus efectos se harían sentir una vez que los ansiados premios se den a conocer cuando culmine la campaña.

Ya nadie, absolutamente nadie debería interponerse en el camino de Juan Soto, de los Nacionales de Washington, y Ronald Acuña, de los Bravos de Atlanta, por el galardón de Novato del Año.

Pero tampoco cuando se revele el nombre del ganador al Cy Young, pues tres son las piezas que parecen estar varios metros por sobre el resto y su ritmo no luce distintos al del inicio de la campaña; todo lo contrario, en la regularidad ha estado lo mejor de ellos.

Por el tercero

Max Scherzer es un lanzador élite. El mundo de las Grandes Ligas tiene en él a uno de los mejores derechos de su generación, una pieza que se ha hecho más fuerte con e pasar de los años y que bien podría terminar su carrera a un nivel lo suficientemente alto como para pensar que de buenas a primeras podrías colarse en el Salón de la Fama sin tener que esperar pasar mayores oportunidades.

Con los dos últimos galardones del viejo circuito de su lado, el de los Nacionales intentará sumar su tercero al hilo, para colocar su nombre al lado de uno con las credenciales suficientes para estar en el debate de los mejores lanzadores de la historia de las mayores: Randy Johnson.

El zurdo ganó cuatro de forma seguida entre 1999 y 2002, todos estos con el uniforme de los Diamondbacks de Arizona, cuadro con el que alcanzó en una oportunidad el título de la Serie Mundial.

Que Scherzer lo materialice no sería un detalle menor, pues dejará su huella y un hito que tal vez no se vuelva a ver, tal vez, sino con el paso de otras generaciones.

El favorito

Que las cifras de Jacob DeGrom no los engañe. El abridor de los Mets de Nueva York podría ser el Cy Young de la Nacional con apenas 10 victorias o, por qué no, conseguirlo con marca negativa.

La situación del nativo de Florida es tan atípica que hacer ver el premio obtenido por Félix Hernández en 2010 como juego de niños; no obstante, ese precedente podría ser a la vez su salvavidas en la carrera por convertir en, al menos por un año, el mejor lanzador de su zona.

El venezolano lo hizo con foja de 13-12, algo nunca antes visto y que marcó un antes y un después en la liga, lo que jugaría a favor del metropolitano para que los decididos a participar en la votación traigan nuevamente a la mesa el caso del “Rey” y su dominio que en el pasado lo llevó a ser el mejor brazo del béisbol organizado.

DeGrom podría finalizar el año con la efectividad más baja, una estadística siempre atractiva y de la cual se aferraría más que nunca para ganar. Si los profesionales ponderan la condición individual por encima de la colectiva y apartan el poco apoyo ofensivo que tuvo en sus salidas, el de 2018 podría ser un reconocimiento histórico.

Por la sorpresa

A Aaron Nola no le agrada perder. A ningún competidor, de hecho, pero lo que ha conseguido el de los Filis de Filadelfia en la temporada es de esas cosas a las que hay que ponerle especial atención por el desafía que traería detrás.

Sin ser el líder de un departamento u otro, el joven de 25 años podría quebrar con esa lucha de los dos ya mencionados para quedarse con algo que también merece.

Si aleja al fantasma de la derrota, podría sellar la campaña con números negativos que en la más reciente década solo dos han podido sostener con gallardía: Clayton Kershaw, quien en 2014 solo cayó en tres ocasiones, y Scherzer, en 2013, cuando defendía el uniforme de los Tigres de Detroit.

Hoy, la mesa está servida para que los mejores brazos del Este, todos parte de una misma división, carguen sus armas para un cierre de ronda regular para enmarcar.