Quantcast
El Tiempo Latino
5:05 a.m. | 49° 11/21/2018

Apple se enfrenta a la ira de Trump al asegurar que sus productos se verían afectados por los aranceles


Trump pidió a la gigante de la tecnología hacer sus productos en EE.UU. y no en China

Tony Romm - The Washington Post | 9/8/2018, 2:51 p.m.
Apple se enfrenta a la ira de Trump al asegurar que sus productos se verían afectados por los aranceles
EE.UU. Presidente estadounidense, Donald Trump, camina por el jardín de la Casa Blanca antes de subir al helicóptero presidencial en Washington D.C | Crédito: Michael Reynolds / EFE

El presidente Trump apuntó este sábado a Apple, después de que el gigante de la tecnología dijera que las tarifas propuestas por la Casa Blanca para China podrían resultar en aumentos de precios en dispositivos de consumo populares como AirPods, los auriculares inalámbricos de la compañía y el reloj Apple Watch.

En un tweet, Trump dijo que hay una "solución fácil" para los problemas potenciales de Apple que también venía con una reducción de impuestos: "Haga sus productos en los Estados Unidos en vez de en China. Comience a construir nuevas plantas ahora. ¡Emocionante!"

Twitter

Donald Trump y Apple

Apple se negó a comentar el tweet del presidente.

A principios de esta semana, Apple dijo en una presentación reglamentaria que la propuesta del presidente de 200.000 millones de dólares en nuevas tarifas sobre China cubriría "una amplia gama de productos de Apple", desde su ordenador Mac Mini hasta cables, cargadores y maletines para ordenadores portátiles.

"Nuestra preocupación con estos aranceles es que Estados Unidos será el más afectado, y eso resultará en un menor crecimiento y competitividad de Estados Unidos y precios más altos para los consumidores estadounidenses", dijo la compañía.

Desde entonces, sin embargo, Trump ha amenazado con otros 267.000 millones de dólares de aranceles sobre China, una medida revelada el viernes que podría cubrir prácticamente todos los productos fabricados en China que entran en Estados Unidos.

Fuente: The Washington Post