0

Junta de Vigilancia Médica salvadoreña asegura que médicos cubanos están en ilegalidad

La institución informó que no puede autorizarlos porque no han presentado documentos en regla
SALUD. Foto de referencia

SALUD. Foto de referencia

Los representantes de la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica (JVPM) reiteraron, ayer, sus cuestionamientos hacia las autoridades del Ministerio de Salud porque han permitido que los médicos cubanos que atienden pacientes en el Centro Oftalmológico, ubicado en el Hospital Nacional Santa Gertrudis, de San Vicente, estén laborando sin la autorización de esa entidad reguladora.

El pasado 12 de abril El Diario de Hoy dio a conocer que fuentes de la Fiscalía General de la República (FGR) confirmaron que llevan a cabo una investigación al respecto, atendiendo una solicitud de la JVPM, que es el ente encargado de otorgar las licencias para médicos extranjeros que quieran ejercer su profesión en este país.

El doctor Juan Carlos Portillo, presidente de la JVPM que tomó posesión el 1 de enero de este año, señaló, en conferencia de prensa, que fue tras asumir sus cargos que ellos conocieron la solicitud de la ministra de Salud, Violeta Menjívar, para que autorizarán de manera retroactiva, a partir del 1 de julio de 2018, el ejercicio profesional temporal de los médicos cubanos adscritos a Misión Milagro, que se ejecuta en el citado hospital.

Según la investigación periodística los médicos a los que se les tenía que extender el permiso para ejercer son: Susel Pozo Correa, Yuderkys Díaz Argueta, Miladys Velásquez Matos, Roberto Moya García, Miguel Martínez Graverán y Lázaro Juan Quiroga Chaviano, también a los optometristas Carlos Andrés García Gutiérrez e Ivis Estrella Vera Castillo.

El doctor Portillo detalló que la Junta dio por recibida la petición de la titular de Salud pero encontraron dos situaciones que consideran críticas: una es que la documentación que presentaron los médicos cubanos no llena los requisitos exigidos por la ley que regula a dichos profesionales en este país, y la otra es que desde la mencionada fecha han estado ejerciendo sin autorización.

Portillo y otros miembros propietarios de la actual Junta, entre ellos el doctor Carlos Ramos Hinds, precisaron que los permisos que otorga esa entidad no pueden ser retroactivos, atendiendo lo que establece el derecho administrativo sobre las actuaciones en la administración pública.

El personal médico de Cuba está en el país a partir de 2015, y llegó como parte de un convenio entre los ministerio de Salud de El Salvador y de la isla, bajo el cual se determinó la creación del centro oftalmológico.

El doctor Ramos Hinds insistió en que al revisar los expedientes de los médicos de la isla que están en la Misión Milagro han detectado que en la mayoría de casos no han presentado sus títulos originales, sino copias simples de sus documentos, en uno de los casos solo hay curriculum, y en dos de los casos ni uno.

Además, precisó que la Junta de Vigilancia anterior no solo falló ante el hecho de que no exigió los documentos originales para confrontar, tal como lo establecen los requisitos de la entidad, sino que además incurrió en renovar año con año de forma automática los permisos de los médicos de Cuba a solicitud de la ministra Menjívar.

“En cuanto a la situación legal ellos (médicos cubanos) están cometiendo un delito, porque en el momento de la autorización, que fue mal habida, pero aún así autorización por parte de la junta de Vigilancia anterior, desde ese momento en adelante ellos siguen trabajando, están ejerciendo la medicina de forma ilegal y eso es un delito, recibir un salario es además un agravante…”, sostuvo Ramos Hinds, quien no descarta que también estén violando la Ley de Migración y Extranjería.

“El Ministerio de Salud está queriendo vender desinformación de que no han recibido respuesta en estos tres meses, cuando la verdad es que en estos tres meses esta Junta le ha solicitado ya en varias ocasiones la documentación completa, y el ministerio sigue sin cumplir con los requisitos que la ley exige”, agregó.

Un comunicado que el Ministerio de Salud emitió sostiene que el Centro Oftalmológico desde su apertura hasta el mes de marzo recién pasado había practicado 22,682 cirugías, una cifra que según los miembros del JVPM es menor.

Salud plantea en su comunicado que hay interés de debilitar o clausurar el mencionado centro y eso afectará a miles de pacientes de escasos recursos.

Sin embargo, los representantes salieron al paso tras señalar que ellos solo tratan de cumplir con su función de regular el ejercicio de la profesión médica en dicho nosocomio, y en ningún caso tienen la potestad de cerrar Misión Milagro.

Con información de El Salvador