0

Rendimiento de los Nacionales pone freno a la posible salida de Max Scherzer

La situación aclara el panorama en varios asuntos, siendo el más importante el de su condición en el mercado
DESTACADO. El derecho es uno de los brazos más dominantes de las mayores.

DESTACADO. El derecho es uno de los brazos más dominantes de las mayores.

Conforme avanza la temporada de Grandes Ligas, los equipos planifican su siguiente paso de acuerdo a su posición en la clasificación. En medio de una campaña muy larga, donde más de 160 encuentros determinan cuáles avanzaran a la fiesta de los playoffs, hay tendencias que se mantienen, llevando a las dirigencias y gerencias a correr riesgos en pro de asegurar sus victorias más cercanas.

En el caso de los Nacionales de Washington, el guión cambió drásticamente.

Los de la capital no partían como claros favoritos en la competitiva división este de la Liga Nacional. Otras organizaciones contaban con planteles más fuertes; sin embargo, eso poco importó a los Nats, que llegando al mes de agosto presentan claras posibilidades de estar en la siguiente fase del torneo.

La situación aclara el panorama en varios asuntos, siendo el más importante el de su condición en el mercado. Si luego del primer mes todo indicaba que serían un equipo vendedor que apostaría por la restructuración y un mejor panorama en la zafra 2020, ahora sus piezas son intocables y hasta se animarían a buscar elementos que fortalezcan sus filas.

El principal caso

Cuando las cosas no salían bien, los rumores rondaban la casa. Los Bravos de Atlanta, hoy dueños del primer puesto de la zona, mantenía el ritmo de 2018, ese que les dio el banderín y vio brillar a sus peloteros más jóvenes. Esa sensación aún se sostiene en Georgia, donde solo un fuerte traspiés los haría ver la postemporada desde casa.

Los rumores han puesto en la órbita del cuadro Tomahawk a varios profesionales consolidados, pero nada de movimientos importantes hasta la fecha. Como si de un núcleo con muchos años de acción juntos se tratara, en las oficinas confían en mejorar lo hecho el año pasado, cuando se despidieron en la serie divisional contra los Dodgers de Los Ángeles.

A los Bravos le siguen los Nacionales.

Esta oportunidad, las aguas están más tranquilas en comparación a los meses de mayo y junio, cuando el norte no estaba tan claro. Ante la derrota, los cuadros ganadores y con potencial de ser campeón buscan en otras franquicias a elementos que alimenten sus aspiraciones de alzar el título.

Eso llevó a que en la primera mitad del calendario varios contendientes se fijaran en lo que ocurría en la capital para ofertar por sus principales diamantes.

El deseado: Max Scherzer.

Consolidado como uno de los principales lanzadores de todo el sistema de Grandes Ligas, el derecho fue pretendido por los Yanquis de Nueva York; sin embargo, no fue más que un acercamiento desde la Gran Manzana, un movimiento que poco a poco se esfumó cuando despertó el combinado que hace vida en el Nationals Park.

A mantener el pulso

Estar en sitios privilegiados solo se aplaude si no baja la intensidad. Esa es la gran responsabilidad con la que deben cargar ahora los dirigidos por Dave Martinez. Si al concluir la 2018, cuando se despidieron en la ronda regular, fueron considerados uno de los más grandes fracasos del calendario, ahora llegaban con menos peso encima.

Sin Bryce Harper en sus filas, actualmente con los Filis de Filadelfia, parecía que en Washington apostarían por una restructuración sensata; no obstante, el destino ha sonreído a los peloteros capitalinos, quien desean volver a etapas rutinarias en el pasado.

Precisamente Harper y los cuáqueros son los más cercanos competidores en esa lucha por, de momento, obtener uno de los dos comodines del Viejo Circuito y así enfrentarse resolver su éxito en un solo duelo antes de, en caso de ganar, medirse al cuadro con la mejor marca de la Nacional, el cual sería, salvo una catástrofe, los Dodgers.

Cambio de dinámica

El giro de 180 grados que protagonizaron los Nacionales también tiene incidencia en sus planes. Si en un principio estaban cercanos a la idea de abrir la puerta de salida a alguno representantes, ahora cuentan con opciones de presentar ofertas por jugadores en conjuntos con cada vez menos opciones de ver sus nombres en los playoffs.

Dentro de sus prioridades está la de hacerse con los servicios de relevistas.

Un zurdo de calidad y un cerrador podrían ser los brazos a arribar, todo con la necesidad de cerrar el gris capítulo de su zona más débil en el róster.

Mientras se vislumbran esas posibilidades, la fanaticada de la capital sueña nuevamente con ver a los suyos trascender y jugar en octubre, un mes en el que se habituaron a ver acción, pero que en 2018 un parpadeo los dejó fuera de la fiesta.