0

El Salvador: Las elecciones son clave para la libertad y el desarrollo del país

El voto sensato va a contribuir a sacar al país del casi desastre en que se encuentra, un país saqueado en provecho de los parásitos y activistas.
DECISIÓN. El voto sensato va a contribuir a sacar al país del casi desastre en que se encuentra, un país saqueado en provecho de los parásitos y activistas.

DECISIÓN. El voto sensato va a contribuir a sacar al país del casi desastre en que se encuentra, un país saqueado en provecho de los parásitos y activistas.

Los buenos ciudadanos deben prepararse para votar en las venideras elecciones, votar ellos y los suyos, ocuparse de que el mayor número posible de personas vote el 3 de febrero.

Pero votar es más que llenar una papeleta y depositarla en una urna: es reflexionar sobre lo que representan los candidatos, lo esencial de sus propuestas, lo que ha sido su conducta y su pasado, lo que se puede esperar de ellos en una crisis.

El Salvador necesita recomponerse después de dos gobiernos calamitosos donde se antepuso el interés del partido oficial sobre las necesidades de la población, comenzando por el saqueo del que se acusa a Funes y su grupo, de más de 351 millones de dólares, dinero que debe ser restituido a la Nación.

El voto sensato va a contribuir a sacar al país del casi desastre en que se encuentra, un país saqueado en provecho de los parásitos y activistas.

Necesitamos potenciar el empleo, acabar con la corrupción, combatir con eficacia la violencia pandillera, acabar con el desorden urbano y los negocios turbios como los que se denuncian del exalcalde, que da vergüenza a su partido al mismo tiempo que él se avergüenza de ese partido.

A causa de la corrupción de funcionarios, a los que el Gobierno de Estados Unidos les ha cancelado sus visas, los servicios públicos están en una situación calamitosa, todo en detrimento de las clases más necesitadas. Hemos visto inclusive cómo recortan presupuestos de Educación y Salud para pasarlos al Ejecutivo.

No hay medicinas adecuadas en los hospitales, los pacientes tienen que dormir compartiendo cama con otros pacientes o en el suelo, los centros de salud del interior están desabastecidos, muchas ciudades del interior no cuenten con ambulancias…

Esto es causado por la incapacidad de Salud para administrar con eficiencia sus recursos, por gente que está en esos puestos no por capacidad sino por su militancia partidista.

A lo anterior se suma la lacra del nepotismo, nombrar en puestos públicos a las parentelas y amigatelas de los dirigentes oficialistas. Se contempla cómo se rotan de puesto en puesto los militantes aunque no sean versados en las tareas que se les asignan.

Lo que el actual gobierno entiende por “democracia” y buen gobierno lo comprueba el apoyo que da a dos dictaduras, narcodictaduras, que son todo menos democracias como todos lo entendemos. Y al ser así no se puede esperar que un candidato efemelenista actúe en forma diferente.

Cuidado con los demagogos

mesiánicos y sinvergüenzas

Los ciudadanos deben cuidarse de demagogos sin escrúpulos, y nos referimos a Bukele y su grupo, que insultan, descalifican, mienten y amenazan impunemente. Si eso lo hace fuera del gobierno, en el poder la persecución indiscriminada contra ciudadanos e instituciones no tendría limites.

Toda persona buena anhela vivir en paz, tener empleo para sostenerse y cuidar a los suyos, convivir con sus vecinos y con la gente de su comunidad… pero para alcanzar tal ideal es menester que votemos con la cabeza y no con el hígado, que votemos por candidatos sensatos que son gente de trabajo y no por sinvergüenzas ni menos mesiánicos, los que ofrecen de todo pero que llegado el momento en lo único que piensan es en enriquecerse.

Fuente: El Salvador