Quantcast
El Tiempo Latino
10:54 p.m. | 49° 4/20/2019

Le cobran $4,700... por desmayarse


Phil Galewitz | Kaiser Health News | 2/6/2019, 2:56 p.m.
Le cobran $4,700... por desmayarse
Gleason dice que la cuenta final del hospital, de $3,700, no puso a su familia en bancarrota, pero “si hizo desaparecer todos los ahorros”. | LOGAN CYRUS FOR KHN

Matt Gleason no se había dado la vacuna contra la gripe por más de una década.

Pero después de sufrir un desagradable ataque del virus el invierno pasado, decidió vacunarse en su lugar de trabajo, en Charlotte, Carolina del Norte, en octubre pasado. "Fue muy fácil y gratis", dijo Gleason, de 39 años, analista de operaciones de ventas.

Fue fácil hasta que Gleason se desmayó cinco minutos después de recibir la vacuna. Aunque recuperó la conciencia rápido y tenía un historial de desmayos, su colega llamó al 911. Y cuando los paramédicos lo sentaron, comenzó a vomitar. Ese síntoma le preocupó lo suficiente como para aceptar que lo llevaran al hospital en ambulancia.

Gleason pasó las siguientes ocho horas en un hospital cercano, la mayor parte del tiempo en la sala de espera de emergencias. Habló con un médico a través de una teleconferencia mientras le hacían un electrocardiograma. Ya se estaba sintiendo mucho mejor cuando vio a un médico en persona, quien ordenó exámenes de sangre y orina, y una radiografía de tórax.

Todas las pruebas para descartar un ataque cardíaco u otra condición grave resultaron negativas, y lo enviaron a casa a las 10:30 pm.

Y luego llegó la cuenta.

El paciente: Matt Gleason, quien trabaja para Flexential, una empresa de tecnología de la información en Charlotte. Está casado y tiene dos hijos.

Factura total: $4,692 por toda la atención en el hospital, incluyendo: $2,961, la tarifa de admisión a la sala de emergencias, $400 el electrocardiograma, $348 la radiografía de tórax, $83 el análisis de orina y casi $1,000 los análisis de sangre. La aseguradora de Gleason, Blue Cross and Blue Shield de Carolina del Norte, negoció descuentos con el hospital, que estaba dentro de la red de proveedores del plan de Gleason, y redujo esos costos a $3,711. Gleason es responsable de toda esa cantidad porque tenía un deducible anual de $4,000. (La compañía de ambulancias y el médico de la sala de emergencias facturaron a Gleason por sus servicios por separado, aproximadamente $1,300 cada uno, pero su gasto de bolsillo fue de $250 en ambos casos, bajo su seguro).

Proveedor de servicios: Atrium Health Pineville (anteriormente llamado Carolinas HealthCare System-Pineville), un hospital sin fines de lucro con 235 camas en Charlotte y uno de los más de 40 hospitales propiedad de Atrium.

Servicio médico: el 4 de octubre, Gleason fue trasladado en ambulancia a la sala de emergencias de Atrium Health Pineville para una evaluación después de desmayarse brevemente y vomitar luego de recibir la vacuna contra la gripe. Le hicieron varias pruebas, principalmente para detectar un ataque al corazón.

Qué puede pasar: desmayarse después de recibir la vacuna contra la gripe u otras vacunas es un fenómeno bien descrito en la literatura médica. Pero una vez que se llama al 911, es posible que a la persona se le hagan varios exámenes en emergencias. Y, en los Estados Unidos, eso generalmente significa mucho dinero.

La mayor parte de la factura de Gleason -$2,961- fue la tarifa general de la sala de emergencias. Atrium codificó la visita a la sala de emergencias de Gleason como de nivel 5, la segunda más cara, en una escala de 6 puntos. Un paso por debajo del código para alguien que tiene una herida de bala o lesiones importantes en un accidente de auto. El hospital le dijo a Gleason que su atención fue de nivel 5 porque se le realizaron al menos tres exámenes médicos.