Quantcast
El Tiempo Latino
5:27 p.m. | 49° 3/24/2019

OPINIÓN | ¿Que tiene Trump contra Nicolás Maduro?


Ana Julia Jatar | 2/22/2019, 12:15 p.m.
OPINIÓN | ¿Que tiene Trump contra Nicolás Maduro?
MUNDO. Foto Nicolás Maduro / Donald Trump | Efe

Donald Trump ha demostrado que detesta a los débiles y admira a los fuertes. Lo ha demostrado con la escogencia de sus asesores y con esa extraña mezcla de admiración y reconocimiento a líderes con “mano dura” como los dictadores Vladimir Putin, Kim Jong-Un de Corea del Norte y el príncipe Salman de Arabia Saudita. ¿Por qué entonces se lanza en la arriesgada campaña política para sacar al dictador Nicolás Maduro del poder en Venezuela? ¿Cuáles son los elementos que lo impulsaron a no reunirse con él? ¿Se diferencian los crímenes contra el pueblo venezolano cometidos por Maduro de aquellos cometidos por los otros dictadores? Nicolás Maduro ha querido eternizarse en el poder violando la constitución, los derechos humanos y manipulando elecciones, por ello es un dictador pero no lo hace distinto.

¿Quizás Donald Trump ha sido impactado por la diáspora venezolana quien incansablemente ha llevado a todos los rincones del mundo su tragedia? Nada ha sido más efectivo que los 5 millones de venezolanos por el mundo relatando con el corazón su drama. Desde el 2014 más de 15 mil personas han sido encarceladas solo por pensar distinto, miles han sido torturadas, cientos han muerto en las calles por manifestar, más del 10 % de la población se ha ido del país huyendo del hambre, la inflación de 1 millón %, muerte por falta de medicinas y la represión por parte de fuerzas de seguridad del Estado. Por todas esas razones, la comunidad internacional se ha unido para buscar una salida constitucional apoyando al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela para que instale un gobierno de transición y convoque unas elecciones libres. ¿Es esto lo que mueve a Trump?

¿Quizás porque existe un tema geopolítico? La crisis humanitaria de Venezuela no tiene precedente en el Continente y esta impacta la seguridad de países vecinos. Venezuela se encuentra en el mismo hemisferio que los Estados Unidos y su debacle económica y política ya rebaza sus fronteras. Con un movimiento migratorio de proporciones Bíblicas que ya supera al de Siria, se espera que de continuar la catástrofe económica, la cifra de migrantes Venezolanos podría llegar a 10 millones en 2 años. Esto sí marca una diferencia entre Maduro y el resto.

La otra razón podría ser el narcotráfico. La cocaína pasa casi sin ninguna restricción a Venezuela por la frontera con Colombia donde la producción de la droga ha alcanzado niveles récord. El crimen organizado aliado con algunos militares ha desarrollado una de las rutas más prolíficas de la región desde Colombia hacia el Caribe. Una de las pruebas de esto son los “narcosobrinos” de la esposa de Maduro quienes fueron condenados en diciembre de 2017 por un tribunal de Nueva York por conspirar para traficar 800 kilos de cocaína hacia Estados Unidos.

La otra diferencia es la presencia de terroristas en el país. El grupo guerrillero colombiano ELN, encuentra refugio en territorio venezolano donde también opera la organización terrorista Hezbollah en su entrenamiento. De acuerdo a una reciente declaración de Mike Pompeo, el gobierno norteamericano tiene pruebas de que Hezbollah mantiene “células activas” en Venezuela financiadas desde Terán.

Por último, pero no menos importante, Donald Trump ve en la caída de Nicolás Maduro una oportunidad de oro para asegurarse el voto latino en el estado de La Florida para el 2020. Esta semana viajó con Melania a Miami a reunirse con la diáspora venezolana y desde ahí lanzó un ultimátum a Maduro y a quienes lo apoyan: “no encontrarán refugio” porque Nicolás “no es un patriota sino un títere de Cuba”. Vaticinó que a los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba les queda poco porque “el socialismo está muriendo” en América Latina.

Cuando la política exterior se convierte en elemento clave de política interna las tuercas se engrasan y las acciones se manifiestan. Por las razones que sean nos alegra que finalmente Venezuela vea la libertad cerca y que el gobierno de Trump haya tomado el liderazgo para que así sea. Esperamos que todas esas palabras se conviertan en hechos porque mientras más tiempo demore el dictador Nicolás Maduro en el poder, mayor riesgo de anarquía por pleitos entre mafias internas en ese país y mayor costo en muertes que podrían evitarse.

El 23 de febrero es un día crucial para Venezuela, estamos pendientes.