0

El Salvador: más de 6 mil personas han sobrevivido a un ataque armado en los últimos cinco años

La mayoría de víctimas de ataques criminales, más de 5.800, no tenía vínculos con pandillas
SUCESOS. En casi 5 mil casos en que sobrevivió la víctima, los atacantes utilizaron armas de fuego, mientras que 709 personas se salvaron del ataque en el que los agresores utilizaron otro tipo de recursos.

SUCESOS. En casi 5 mil casos en que sobrevivió la víctima, los atacantes utilizaron armas de fuego, mientras que 709 personas se salvaron del ataque en el que los agresores utilizaron otro tipo de recursos.

Por suerte o porque los criminales no tenían buena puntería, un total de 6.011 personas sobrevivió a un ataque armado, aunque resultó con graves heridas, entre los años 2014 y 2018. La mayoría de las víctimas sufrió lesiones de bala, según datos proporcionados por la Oficina de Acceso a la Información de la Policía Nacional Civil (PNC).

Los datos oficiales registran en 2014 solo 13 casos de intento de homicidio, pero al año siguiente, en 2015, las cifras se dispararon hasta alcanzar 1.186 hechos de ese tipo de violencia.

Para 2016 la situación cambió y los casos, que la legislación penal los tipifica como homicidio tentado, tuvieron un incremento importante con respecto al 2015. Pero en los años 2017 y 2018 hubo una leve baja en las cifras.

En ese sentido, la Policía registró 1.966 hechos de intento de homicidio en 2016, pero al año siguiente, los números se redujeron a 1.510 casos y en 2018 se registraron 1.336.

Con respecto al sexo de las víctimas de este tipo de hechos violentos, 3.654 eran hombres y 447 mujeres. La diferencia entre uno y otro grupo es considerable.

En este universo de víctimas también hubo otras 1.910 casos en los que las autoridades policiales no determinaron el género o sexo.

“Estos homicidios tentados son eso, son homicidios que no se concretaron por algún motivo, la víctima se defendió o logró escapar herida, evidentemente a esas cifras hay que ponerle mucha atención”, expresa Mario Pozas, consultor en temas de seguridad pública.

Al igual que en el caso de los homicidios, en este tipo de hechos violentos, la mayoría de las víctimas rondó entre los 12 y los 30 años de edad. Aunque también en el segmento de 31 a 40 años, la cantidad de víctimas es significativa: 743 personas.

La mayoría de los intentos de homicidio fue cometido con arma de fuego al igual que ha ocurrido en los asesinatos.

Un dato preocupante que reflejan las cifras de la Policía sobre este tipo de hechos es que hubo 70 niños, entre menores de un año y los 11 años de edad, a los que intentaron asesinar.

Como ocurre en los homicidios, en la mayoría de estos casos los criminales usaron armas de fuego. Prueba de esto es que la Policía registra 4.694 personas fueron atacadas a balazos, pero que lograron sobrevivir.

“Las lesiones que resultan muy graves cuando son causadas con arma de fuego; por ejemplo, ese es un intento de homicidio o sea es un homicidio frustrado. Quisieron matar a la persona, pero no salió como el sicario o el asesino esperaba”, es la lectura de Pozas.

Además de los atacados con armas de fuego, hay otras 709 que fueron agredidas con otros tipos de medios, pero que la Policía no especifica. Mientras que las armas blancas fueron usadas en 368 ataques.

La Policía le atribuye 2.222 de los casos de intento de homicidio a las pandillas; no obstante, en 3.776 hechos no se pudo determinar quiénes fueron los atacantes.

Los registros policiales señalan que la gran mayoría de los sobrevivientes (5.862) no tenía vínculo con pandillas y solo 191 lo tenían.

¿Dónde se registra las más altas cifras de lesionados e intentos de homicidio? Según los registros policiales, estas se concentran en los municipios San Salvador, San Miguel, Santa Ana, Ahuachapán, Mejicanos, Ciudad Delgado, Soyapango, Apopa, Izalco, Santa Tecla, Sonsonate, Usulután y Chalchuapa.



--