Quantcast
El Tiempo Latino
9:31 a.m. | 49° 3/21/2019

Maduro reta a un cara a cara al Presidente de Colombia, Iván Duque


Durante el discurso de juramentación, Nicolás Maduro convocó a la unión de Latinoamérica, al tiempo que aseguró que el “cartel de Lima” le tiene miedo

Semana | 1/11/2019, 7:25 a.m.
Maduro reta a un cara a cara al Presidente de Colombia, Iván Duque
POLÍTICA. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla durante una ceremonia de juramentación de las Fuerzas Armadas como presidente para un segundo período de gobierno que lo mantendrá en el poder hasta el año 2025 | Crédito: Cristian Hernandez / EFE

Nicolás Maduro empezó hablando de paz en su discurso de juramentación como presidente de Venezuela; pero al final lanzó pullas a sus detractores, como era de esperarse.

"Yo quisiera verle la cara a Iván Duque y que él me hablara de Venezuela y yo podría hablarle de Colombia", dijo Maduro, quien se refirió puntualmente al asesinato de líderes sociales, en lo corrido de 2019 se han acallado las voces de siete líderes en apenas 10 días.

Duque, por su parte, no le respondió a Maduro tajantemente sino que celebró la decisión de la OEA de declarar ilegítimo su segundo mandato. "Creo que la decisión que ha tomado hoy la Organización de Estados Americanos es una forma de honrar los compromisos de la Carta Democrática Interamericana, y que también se unen al trabajo que venía desarrollando el Grupo de Lima", aseguró.

El gobierno Duque ha prometido acciones concretas para frenar los asesinatos. Justamente, este jueves el presidente se refirió a la situación tras la reunión del Consejo de Seguridad de Rioacha. “Nosotros vamos a enfrentar esa situación con toda la determinación y toda la contundencia. Vamos a ir detrás de los cabecillas de los grupos armados ilegales detrás de esos crímenes, y vamos también con toda la determinación a seguir fortaleciendo las capacidades de la Fiscalía”, aseguró.

Durante su discurso, Maduro calificó al Grupo de Lima como un “cartel extravagante” que no busca la defensa de los venezolanos sino que “trafica con el Derecho Internacional Humanitario”. Criticó que este grupo de 14 países Latinoamericanos pretenda inmiscuirse en las cuestiones internas de Venezuela, un país que según él, respeta la soberanía de todos los países. "Pretenden darnos órdenes de qué debe hacerse en Venezuela", reclamó.

Y es que el Grupo de Lima no solo le pidió días antes a Maduro no posesionarse, sino que instó a los países miembros a implementar sanciones diplomáticas y económicas contra el régimen de Maduro.

"Sospecho, pido perdón por lo que voy a decir, yo creo que tienen miedo. Nos tienen miedo de vernos cara a cara, de escuchar nuestra verdad. Si así fuere, yo planteo que ojalá un grupo de países latinoamericanos tomaran la iniciativa de hacer un grupo para el encuentro", dijo Maduro cumpliendo un doble propósito: mostrarse fuerte ante sus detractores y modular el tono para tratar de conseguir apoyo, sobre todo de los países que todavía no hacen parte del Grupo de Lima, a quienes invitó a luchar por la unión de Latinoamérica.

Una Latinoamérica adversa

Del Grupo de Lima sólo México envió un representante a la asunción, en tanto que asistieron los presidentes de Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua y delegados de otros países aliados como China, Rusia y Turquía, a los que Caracas se ha acercado más ante un mayor aislamiento.

Maduro, que asume en pleno resurgimiento de gobiernos conservadores en Latinoamérica, reiteró este jueves que tomará medidas enérgicas contra el Grupo de Lima si en las próximas horas no rectifica su posición sobre Venezuela.

Con el apoyo de Washington y la excepción de México, el Grupo de Lima -donde ya debutó el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro- emitió el 4 de enero una declaración en la que le pidió no posesionarse y pasar el poder al Parlamento, lo que Maduro calificó de intento de golpe de Estado.

Expertos de Eurasia Group no ven cambios en el horizonte con una oposición fracturada y disminuida, y una población frustrada y temerosa de movilizarse, que opta por abandonar el país.

Fuente: Semana