0

Trabajadores federales recurren a la venta de bienes para sobrevivir durante el cierre parcial de Gobierno

En EE.UU. cuatro de cada 10 adultos aseguran que no podrían generar $400 en una emergencia sin endeudarse o vender algo
GOBIERNO. Varias personas participan en un encuentro entre líderes sindicales y trabajadores federales en Staten Island, Nueva York

GOBIERNO. Varias personas participan en un encuentro entre líderes sindicales y trabajadores federales en Staten Island, Nueva York

Un trabajador federal en Morgantown, W.Va., se trasladó a Facebook esta semana para vender herramientas de soldadura, dejadas por su difunto suegro. Otro, un fanático de Star Wars en Woodbridge, Virginia, hizo lo mismo con una réplica a tamaño natural del sable láser de Kylo Ren. Un padre soltero en Indiana organizó una venta en eBay con cinco páginas de cosas encontradas en la casa, incluyendo Biblias, sábanas de Nintendo y corbatas de Dr. Seuss.

"Se vende por $93.88 en Walmart. Pidiendo $10," escribió una trabajadora del gobierno en un anuncio de Craigslist para una mecedora Lulu Ladybug. "Necesitamos dinero para pagar las cuentas."

Mientras cientos de miles de trabajadores federales se preparan para recibir su primera paga desde el cierre de gobierno esta semana, algunos se han visto inmersos en el frenético cálculo financiero de elegir lo que les puede costar vivir sin él.

En los Estados Unidos, vivir de cheque en cheque es preocupantemente común, sin importar la profesión o el lugar. Un informe reciente de la Reserva Federal reveló lo poco que la mayoría de los estadounidenses tienen en sus presupuestos: Cuatro de cada 10 adultos dicen que no podrían generar $400 en una emergencia sin endeudarse o vender algo, según las cifras que encuestaron a los hogares en 2017, un año relativamente próspero para la economía estadounidense.

Pero el cierre, que comenzó justo antes de Navidad, tomó a muchos trabajadores federales por sorpresa y está durando más de lo esperado. Esto ha dejado a los empleados sin trabajo atrapados en sus casas, buscando en garajes y armarios, sótanos y estanterías posesiones y tesoros personales para vender.

Con información de The Washington Post