0

En el juicio de "El Chapo" Guzmán sale a relucir el general colombiano Oscar Naranjo

El abogado de la defensa buscó acabar con la credibilidad del testigo frente al jurado
JUICIO. Reproducción fotográfica de un dibujo realizado por la artista Jane Rosenberg donde aparece Jorge Cifuentes mientras rinde testimonio frente al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán

JUICIO. Reproducción fotográfica de un dibujo realizado por la artista Jane Rosenberg donde aparece Jorge Cifuentes mientras rinde testimonio frente al narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán

Aguerrido y atemorizante, el abogado de Joaquín Guzmán Loera, Jeffrey Lichtman le preguntó al testigo de la fiscalía, Alex Cifuentes sí el había dicho a los fiscales en 2016 que el general colombiano, Oscar Naranjo, recibía "una mensualidad" a cambio de brindarle protección a su familia de narcotraficantes, a lo que testigo de la fiscalía respondió: "si señor". Seguidamente, sostuvo que cuando trabajaba con su hermano "Pacho" [Francisco Cifuentes] habría pagado a la Fuerza Aérea de Colombia un soborno de USD 50 mil para que mantuvieran al cártel familiar informado.

Durante el tercer día de testimonio de Cifuentes en el juicio de Joaquín Guzmán Loera, que se realiza en la Corte del Distrito Este de Nueva York, el abogado de la defensa buscó acabar con la credibilidad del testigo frente al jurado. Lichtman preguntó sí había estado con "Pacho" pagando sobornos a alguien que Cifuentes creía que era agente de la Agencia Antidrogas Norteamericana DEA en un restaurante cerca del aeropuerto colombiano, a lo que respondió: "Si. Mi hermano le hizo un regalo, era una cajita como de celular con dinero en efectivo". Continúo señalando que el agente de la DEA no estaba preocupado por lo que movía esa organización, en referencia al narcotráfico.

Traicionar al Joaquín significa la muerte

Cifuentes fue interrogado sobre unos supuestos negocios que habría planteado hacer con terceros a espalda de Joaquín Guzmán Loera, mediante el mecanismo el envío de cocaína fundida en jugos de plástico desde Colombia a Canadá, sin pasar por México con la mafia italiana. ¿Usted planeó hacer negocios sin el Sr. Guzmán? Preguntó Lichtman, y el testigo respondió: "Eso está mal interpretado, o mal escrito. Hacer negocios a espaldas de Joaquín sería ser asesinado".

El ex secretario de Guzmán afirmó que su hermano Jorge Cifuentes le pidió que colabora con la justicia estadounidense a través de una llamada de teléfono que le hizo desde la cárcel. Asimismo, confirmó que el Chapo le había dicho en una reunión que tuvieron en Culiacán que su hermano está cooperando en su contra en Estados Unidos y que en el marco de ese acuerdo le había dado la cuenta de Laura.

Dijo que Guzmán había autorizado a Jorge Cifuentes a colaborar a través del abogado del narcotraficante Daniel Barrera Barrera, alias "el Loco Barrera". ¿ Y Guzmán no lo asesinó por eso?, preguntó el defensor a lo que el testigo respondió: No me asesinó, me dijo que había otras formas de hacerlo. Él me alejó de su entorno. Joaquín estaba paranoico", dijo.

Un amparo

Contó Cifuentes que en 2013 fue arrestado en Culiacán bajo un falso nombre. Sostuvo que los agentes llegaron a su casa, se lo llevaron en un convoy a la ciudad de México. "Me golpearon en las Azucenas, no tenían orden de registro, ellos mintieron frente al juez" y usted, preguntó Lichtman peleó el caso alegando esas mentiras ¿cierto?, a lo que el testigo contestó: "Los abogados de Joaquín hicieron un amparo".

-¿Salió de la cárcel? acotó Lichtman.

Cifuentes dijo: "Si. Luego del proceso".

_¿Usted se entrevistó con el Director del Crimen Organizado de México?

Cifuentes: "Si, al inicio".

-¿Y le dió información sobre sus actividades delictivas, pero no todas, inclusive la que había en su acusación en EE. UU.? acotó Lichtman.

El testigo dijo: "Ellos me dieron la acusación de mi hermano Jorge. Yo les dije que ese no era yo, que a mi no me arrestaron en Venezuela. Que ese no era yo".

Luego le dieron la suya -señaló el abogado- y le pidieron que identificara en una fotografía a Dámaso López Nuñez. Usted no se llevaba bien con él. Pensó que lo iba a matar, nombró a su abogado Granado y dijo que Guzmán lo había mandado.

Cifuentes respondió es un enviado de Joaquín Guzmán.

Añadió que Oscar Manuel Gómez Nuñez es el abogado principal de Guzmán Loera.

Las escenas soñadas de la película del Chapo

Cifuentes sostuvo que en una reunión sostenida en 2012 en Culiacán con el productor de la película que Guzmán quería hacer sobre su vida, el acusado contó a la persona que lo entrevistaba que había sido golpeado por el Ejército mexicano, y que además le habían amarrado los pies con una cuerda que a la vez colgaba de un helicóptero que voló con el capo colgado para obligarlo a confesar dónde tenía las drogas.

Dice que Guzmán contó que cuando contó sobre ese arresto en Nayarit mostró al productor sus manos con las marcas de la golpiza que le habían dado con las culatas de los rifles de los militares.

Cuando Lichtman preguntó sí había visto las cicatrices en las manos

Cifuentes replicó: “No las miré”.