0

Obras Públicas de El Salvador deben $1.3 millones a la Fuerza Armada

Según el titular de Obras Públicas es una deuda heredada del anterior gobierno del FMLN. Esa institución fue dirigida la mayor parte del gobierno efemelenista por Gerson Martínez
DEUDA. Los legisladores no salían de su asombro y hubo cuestionamientos del motivo que originó que una institución que se dedica a brindar seguridad al Estado cobre por un servicio a la población salvadoreña.

DEUDA. Los legisladores no salían de su asombro y hubo cuestionamientos del motivo que originó que una institución que se dedica a brindar seguridad al Estado cobre por un servicio a la población salvadoreña.

Casi al finalizar la comisión de Obras Públicas de la Asamblea este martes al mediodía, los diputados se quedaron perplejos cuando el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez Herrera, les reveló que la institución que actualmente dirige desde el 1 de junio pasado le debe a la Fuerza Armada $1.3 millones por brindar seguridad en las terminales del Sitramss.

Según el titular de Obras Públicas es una deuda heredada del anterior gobierno del FMLN. Esa institución fue dirigida la mayor parte del gobierno efemelenista por Gerson Martínez.

Los legisladores no salían de su asombro y hubo cuestionamientos del motivo que originó que una institución que se dedica a brindar seguridad al Estado cobre por un servicio a la población salvadoreña.

“Nos ha dado un dato que nos ha sorprendido que se le debe casi $1.3 millones a la Fuerza Armada, nosotros creíamos que es una institución del Estado, lo que estaba haciendo era cuidando a los salvadoreños, pero vemos que lo que estaba haciendo era una especie de convenio, el ministro (de Obras Públicas) habló que hay aspectos oscuros sobre ese proyecto”, manifestó el jefe de fracción y presidente de la Comisión de Obras Públicas, Carlos Reyes, de ARENA.

La información que manejó Rodríguez Herrera es que el anterior gobierno firmó un convenio con la Fuerza Armada para que brindaran seguridad en las estaciones del Sitramss, a lo que el diputado del PCN Serafín Orantes le pidió que en la próxima reunión que sostendrán con el titular del ramo el 19 de agosto les lleve el documento que comprometió el gobierno para pagar por la seguridad del Sitramss.

“Creo que no hay diputado que no se haya quedado sorprendido de lo que le debe Obras Públicas a Defensa, estaríamos interesados en que se proporcione una copia de ese convenio, quienes firmaron la autorización a ese convenio, ¿por qué para ese fin de transportar personas hay convenios, para dar seguridad y no para 11,000 autobuses y microbuses que están en la capital y en los 14 departamentos”, cuestionó Orantes.

El titular de Obras Públicas se comprometió a aclarar todas esas dudas en su próxima visita a la Asamblea para el 19 de agosto. También les adelantó que están evaluando crear una alternativa del transporte para usar los carriles exclusivos del Sitramss a través de asocios público privados.

“Es impresionante que este tipo de cosas sucedan, es como que la Fuerza Armada estaba a disposición de particulares, es una institución del Estado que debe estar en función de los salvadoreños”, reclamó Reyes, de ARENA.

Si en el plazo de un año la Asamblea Legislativa no ha concesionado el Sitramss como manda la ley, la misma Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema mandará a derribar las estructuras construidas por el proyecto.

La declaratoria de inconstitucionalidad contra el Sitramss, conocida en junio pasado, es un llamado de atención contra la privatización ilegal de vías públicas y un golpe mortal contra la imposición del cuestionado proyecto en el anterior gobierno efemelenista.

Polémica por buses del Sitramss en Colombia

Como una “especulación” se refirió la semana pasada el ministro de Obras Públicas (MOP) sobre el vídeo que ha circulado en redes sociales del Sistema de Transporte Integrado del Área Metropolitana (Sitramss) en Colombia.

El titular del MOP afirmó que ellos no tienen conocimientos sobre qué destino tendrán los autobuses articulados del Sitramss que fueron captados en Bogotá, Colombia, el pasado mes de junio.

Fuente: El Salvador