0

Fiscalía salvadoreña registra más de 1.800 desaparecidos en el año

El registro es sobre denuncias recibidas entre el el 1 de enero y el 15 de julio de 2019
Trata. Las mujeres son sometidas en países de Centroamérica.

Trata. Las mujeres son sometidas en países de Centroamérica.

Entre enero y julio la Fiscalía ha recibido 1,811 denuncias de personas desaparecidas, reveló esta mañana el físcal general, Raúl Melara.

Además, el funcionario detalló que en los primero 15 días de julio ya hay reportes de 120 desaparecidos. El año pasado se contabilizaban 162 en el mismo período de julio.

Las cifras fueron reveladas por el fiscal al anunciar la creación de la unidad especial para investigar las desapariciones de personas.

Esta unidad tendrá nueve fiscales y será dirigida por Guadalupe de Echeverría, quien estaba al frente de la unidad fiscal antihomicidios y antipandillas.

“Diariamente en la Fiscalia recibimos muestras de angustia, de incertidumbre de muchas madres, padres que viven el problema de los desaparecidos”, dijo Melara.

Los departamentos donde hay mayor cantidad de desaparecidos son San Salvador, Cabañas, Chalatenango, Morazán y Ahuachapán.

Con esta unidad, no habrá tiempo de espera de 24 horas para declarar si una persona ha desaparecido o no, porque una vez un fiscal recibe la denuncia tiene que actuar de inmediato, según Melara.

Cifra alarmante

El 11 de julio, el fiscal general, Raúl Melara, durante su informe anual ante la Asamblea Legislativa, expuso que en El Salvador ocho personas son reportadas como desaparecidas a diario.

Melara aprovechó su discurso ante los diputados para pedirles apoyo a las “acciones que vendrán encaminadas a dar solución a este problema de cara a la sociedad salvadoreña”. Sin embargo, no reveló cuáles serían esas acciones, solo dijo que pronto las anunciarán.

Las cifras que manejan la Fiscalía y la Policía con respecto a las personas desaparecidas superan a la cantidad de homicidios en el primer semestre del año.

Los registros oficiales detallan que 1,687 personas desaparecieron del uno de enero al 30 de junio pasado; es decir, 119 casos más que la cantidad de muertes violentas en el mismo período, cuando contabilizaron 1,568.

La mayoría de las víctimas que desaparecen tienen edades entre los 15 y 30 años, al igual que en los homicidios, según registros de la Policía.

El fenómeno es tan complicado que de cada diez personas que se extravían, solo tres son halladas con vida y el resto se presume que han sido asesinadas y enterradas.

Las autoridades policiales le atribuyen la responsabilidad de la mayoría de las desapariciones de personas a las pandillas.

Aseguran que es una práctica de esos grupos criminales de raptar a sus víctimas, asesinarlas y enterrar los cuerpos en sitios desolados para evitar que sean hallados y que luego los involucren en esos crímenes.

Con información de El Salvador