Quantcast
El Tiempo Latino
3:30 a.m. | 49° 6/17/2019

Partera recibe factura de $4,836 por usar gas de la risa en su propio parto


Lauren Weber | Kaiser Health News | 6/5/2019, 11:08 p.m.
Partera recibe factura de $4,836 por usar gas de la risa en su propio parto
Karli-Rae y Christopher Kerrschneider con sus niños, Eleanor y Leviathan, en el frente de su casa en Baldwin, Wisconsin. | Ackerman + Gruber para KHN

La enfermera y partera Karli-Rae Kerrschneider deseaba tener la misma experiencia de apoyo en el parto que ella misma les promete a sus pacientes, y eso incluyó el uso de óxido nitroso o gas de la risa, para calmar su malestar.

El uso de gas durante el parto ha vuelto a estar de moda en los Estados Unidos en los últimos años como una alternativa menos invasiva a una epidural administrada por un anestesiólogo.

Con un tanque en la habitación del hospital, una mujer en trabajo de parto puede respirar el gas cuando lo necesita.

"El gas nitroso no quita el dolor, sino que hace que no te importe", dijo Kerrschneider, destacando su leve efecto eufórico.

Kerrschneider recibió una epidural cuando nació su hija en 2016, y no le gustó estar inmovilizada y confinada en su cama durante el parto. Para el nacimiento de su hijo en diciembre pasado, optó por el óxido nitroso en el Hospital Hudson, en Hudson, Wisconsin.

El parto fue largo, duró 11 horas, pero fue como ella lo había esperado: sin complicaciones y con una cuidadosa participación de la enfermera y la asistente de parto. Poder inhalar bocanadas de gas nitroso le dio poder, y redujo la intensidad del dolor mientras se movía y colgaba de la bañera durante sus contracciones. Calculó que respiró el gas nitroso de 10 a 15 veces por hora durante su trabajo de parto activo.

Ella y su esposo, Christopher, dieron la bienvenida a su hijo, Leviathan, el 19 de diciembre.

"Fue increíble", dijo. "Lo haría todo de nuevo".

Luego llegó la cuenta.

Kerrschneider tuvo a su hijo, Leviathan, sin haber visto nunca a un anestesiólogo. Por el óxido nitroso por el que optó en lugar de una epidural le cobraron $4,836

Ackerman + Gruber para KHN

Kerrschneider tuvo a su hijo, Leviathan, sin haber visto nunca a un anestesiólogo. Por el óxido nitroso por el que optó en lugar de una epidural le cobraron $4,836

Paciente: Karli-Rae Kerrschneider, de 32 años, enfermera-partera certificada quien vive con su esposo y sus dos hijos en Baldwin, Wisconsin. Tiene seguro a través de Medica, que proporciona su trabajo en Western Wisconsin Health.

Factura total: $11,890 por la estadía en el hospital, incluyendo $4,836 por el óxido nitroso.

Proveedor de servicios: Hudson Hospital, un hospital de acceso crítico de 25 camas en Hudson, Wisconsin. Es parte de HealthPartners, un sistema regional de salud sin fines de lucro y aseguradora con sede en Bloomington, Minnesota.

Servicio médico: Kerrschneider tuvo un parto vaginal sin complicaciones con ayuda de una enfermera-partera y una asistente de parto. Luego del parto en agua estuvo dos días en el hospital con su recién nacido. Su único alivio para el dolor durante su trabajo de parto fue el gas de la risa, que es una mezcla de 50% de óxido nitroso y 50% de oxígeno.

Qué le pasó: A medida que los hospitales adoptan prácticas de facturación comunes en otros negocios, cada vez más de sus servicios se facturan por minuto, por ejemplo, el tiempo que un paciente pasa acostado en la sala de recuperación después de la cirugía, el tiempo que un paciente de cáncer pasa recibiendo una infusión de drogas o el momento en que un paciente está conectado para monitorear su corazón.

A Kerrschneider le cobraron por 39 unidades de óxido nitroso, o aproximadamente $124 por cada 15 minutos que el tanque estuvo en su habitación después que una enfermera le enseñó a usar el gas, ya sea que lo estuviera usando o no. Después de casi 10 horas, los cargos ascendieron a $4,836.