0

La suerte de ser local en la Copa América

De 42 ediciones con sede fija, la mitad la ha ganado el cuadro de casa
COLOSO. Brasil espera coronarse en el mítico Maracaná

COLOSO. Brasil espera coronarse en el mítico Maracaná

Organizar un evento futbolísitco de talla continental supone contar con un peso extra en la mochila, ese de saberse favorito por su condición de local. Jugar en el patio manifiesta a su vez una confianza extra y de ahí la asignatura especial para el que alberga un torneo. La Copa América no es la excepción, cita con resultados impresionantes a favor del que pone la casa para llevar a cabo la competición por selecciones más antigua de la disciplina.

Esa presión se traduce como motivación en Suramérica, donde 7 de las 10 selecciones que conforman la Conmebol se han hecho con el título en su territorio, demostrando que defender el hogar están en el ADN regional.

Brasil, que para esta edición será dueña del escenario, buscará mantener viva su racha. Para la canarinha se trata de su quinta elección como sede y sus cuatro anteriores trabajos como organizadora del espectáculo ha terminado igual, con la tropa amazónica manteniendo el trofeo dentro de sus latitudes.

Patrimonio local

Brasil es una selección favorita en cualquier torneo. Dueño de cinco títulos mundiales, el scratch entra en este evento con altas opciones de coronarse. Tite y sus pupilos entran en carrera para obtener su novena Copa América.

De las ocho que hoy por hoy ostentan, la mitad ha sido celebrada en su propia casa.

Apenas se celebraba la tercera edición de la cita, en 1919, cuando fue profetas en su tierra. Tres años después ocurrió lo propio. Pero pasarían 27 años para que el país volviera a contar con la organización de la Copa, donde protagonizaron el triunfo más escandaloso en una final: 7-0 ante Paraguay.

En 1989 repitieron, última vez que su gente vio los estadios llenos de fanáticos de todos los países del continente.

Fortín charrúa

Pero si la estadística de Brasil llama la atención por su fortaleza en casa, lo de Uruguay va más allá. El máximo ganador de títulos continentales, con 15, encuentra en su hogar un sentimiento inquebrantable, con siete celebraciones en igual número de citas dentro de sus fronteras.

Todo empezó en 1917, con la segunda Copa América en juego. 1923, 1924, 1942, 1956, 1967 y 1995 resultaron igual.

Uruguay se caracteriza por poseer un juego más ríspido que técnico. Pese a contar actualmente con piezas de alta talla que triunfan en Europa, como los delanteros Luis Suárez y Edison Cavani, la idiosincrasia celeste es presionar al rival y luchar por cada balón como si se estuviera en desventaja.

Esa dinámica les ha valido el reconocimiento en cada rincón del planeta y su efecto, es inmediato al saltar al gramado.

Además de su confianza, la tarea es enterrar la ambición del contrario, de ahí su garra histórica. De esto sabe Argentina, principal víctima en terreno uruguayo, donde se ha medido a los locales en cinco finales con mismo campeón.

Poder albiceleste

Pero no todo es gris en el ámbito argentino, pues también sabe lo que es hacerse fuerte en sus límites. Dueña de 14 Copas, la albiceleste es segunda en la lista histórica de la cita y seis de esos campeonatos los ha ganado en su país.

Nueve veces elegida para albergar los enfrentamientos, ha visto que esas tres ocasiones en las que no ha podido resultar mandamás la celebración ha quedado del lado uruguayo, incluida la primera Copa América en 1916.

La motivación para este año será coronarse en territorio brasilero, casa del enemigo histórico.

Otros casos

La estadística muestra que, de 45 Copas América, 42 han tenido sede fija. De ese último número, la mitad ha visto el trofeo quedarse en la nación organizadora.

Que el 50% del total muestre tal dominio no es cosa menor y eso ha servido de aliciente para selecciones que tal vez no son tan fuertes como los tres casos mencionados anteriormente.

Por ejemplo, Colombia y Bolivia, ambos países dueños de solo un título en la región, lo hicieron en su patio. Los neogranadinos lo lograron en el año 2001 mientras que los del altiplano alzaron el trofeo en la edición del año 1963.

Perú, con dos coronas, obtuvo una en casa. Fue en el año 1939.

Por su parte, Chile, campeón defensor, ostenta también par de títulos, las dos más reciente ediciones. En 2015 llenaron de júbilo a todo su país al romper esa maldición, mientras que un año después obtuvieron la Copa América Centenario en territorio estadounidense.