0

Japón y Catar aportarán el toque asiático en la Copa América

El campeón de Asia y el que más títulos ha ganado en su territorio, buscan trascender
GIGANTE. Japón es referencia del fútbol en Asia

GIGANTE. Japón es referencia del fútbol en Asia

Cuando el 14 de junio suba el telón de una nueva edición de la Copa América, dos selecciones apuntarán a un imposible, alzar el trofeo pese a no pertenecer a la zona. Japón y Catar estarán presente en Brasil y con ellas sus aspiraciones de imponer a Asia en la nación amazónica.

Pero la particularidad no es nueva. Al menos para los nipones, la de 2019 será su segunda cita de este tipo, pues ya jugaron en Paraguay 1999, evento que vio a la Brasil de Ronaldo y Rivaldo hacer las labores para coronarse.

Mientras, para los cataríes se trata de su primera incursión en un evento de este estilo y que servirá de preparación para el Mundial que albergarán en el año 2022. Pero que no se le tome como a un grupo de relleno, estos últimos son los flamantes campeones de la Copa Asiática, mérito que alcanzaron por primera oportunidad en su historia y que brindará mayor confianza a una selección que aspira a trascender muy lejos de casa.

Argentina, Colombia y Paraguay serán sus rivales.

Los recuerdos de Japón

El gigante asiático vio con buenos ojos la invitación para completar los grupos del torneo de 1999, diciendo presente junto a los locales, Perú y Bolivia, zona en la que cayeron en dos de sus tres duelos para regresar a casa con solo un punto en el bolso.

Sin embargo, esta selección es distinta a lo que aquella vez fue.

En el Mundial de Rusia, por ejemplo, se metieron en instancia de octavos de final, donde cayeron a manos de Bélgica, terceros al culminar la cita, estando incluso en ventaja contra el cuadro europeo; no obstante, los Diablos Rojos lograron revertir la situación y dejaron en el camino a los samuráis.

En general, son seis Copas del Mundo para ellos, todas consecutivas desde su debut en Francia 1998, avanzando a octavos de final en tres ocasiones.

Ya en copas asiáticas, su dominio se ha hecho sentir con cuatro coronaciones, convirtiéndose hasta la fecha en el que más se ha consagrado en la cita.

En Brasil, Japón compartirá grupo con Chile, Ecuador y Uruguay.

El hábito de los “extranjeros”

Desde 1993, cuando el torneo tuvo como sede Ecuador, otras selecciones que no pertenecen a la Conmebol participaron en la acción. La razón: ampliar la cantidad de selecciones y así conformar con paridad al menos tres grupos. A partir de ahí avanzan ocho selecciones que le dan forma a los octavos de final de la cita.

Para la organización, es rentable buscar en otras latitudes para llevar de 10 a 12 los países que se miden y así dar forma con mayor facilidad el cuadro para los encuentros de eliminación directa.

México es el invitado estrella. Con 10 visitas al sur del continente, los aztecas ostentan la marca de mayor cantidad de invitaciones a disputar el torneo por selecciones más antiguo del fútbol. Además, el Tri es el “extranjero” que ha estado más cerca de poner número a la curiosa estadística de ganadores fuera de la Confederación, luego de meterse en dos finales, ambas con derrota.

En el renglón de la Concacaf, otros países también han dado el visto bueno para llegar a medirse con el talento suramericano.

Costa Rica, Estados Unidos, Haití, Panamá, Jamaica y Honduras, este último con un tercer lugar en su haber, también han ayudado a elevar a 12 el número de contendientes por cita.

¿Por qué están ausentes?

En pro de mantener la forma habitual y respetar el nombre del torneo, la prioridad de la Conmebol desde 1993 pasa por llamar a países de la Concacaf; sin embargo, este año también se celebrará la Copa Oro, equivalente a la Copa América pero en el centro y norte de la región, lo que cerró por completo la oportunidad de contar con dos países americanos que completaran el cuadro.

Además de los mencionados, en el pasado hubo acercamientos con otras selecciones fuera del continente para ayudar a completar las zonas.

España fue contactada para sumarse a la acción en 2011, pero desde la Real Federación Española de Fútbol rechazaron la invitación alegando que preferían brindarle unas merecidas vacaciones a sus elementos tras na extenuante temporada. Un año atrás, la Roja se coronaba por primera ocasión en su historia en un Mundial de fútbol.

China fue otro de los llamados, en este caso en el 2015, pero decidió negarse y enfocarse en la clasificación rumbo a Rusia 2018, quedándose en el camino.