Quantcast
El Tiempo Latino
9:42 a.m. | 49° 6/17/2019

¿Cómo se prepara Brasil para tener una Copa América en paz?


Cámaras con reconocimiento facial, estrictos controles en los aeropuertos y 10mil agentes de seguridad privada

Semana | 6/11/2019, 1:33 p.m.
¿Cómo se prepara Brasil para tener una Copa América en paz?
BRASIL. Vista del Dique do Tororó con el estadio Arena Fonte Nova al fondo, este martes, en Salvador | Crédito: Joédson Alves / EFE

El juego de apertura Brasil-Bolivia, el viernes en el estadio Morumbi de Sao Paulo, tendrá un dispositivo reforzado, debido a la posible presencia del presidente Jair Bolsonaro. La protección del mandatario es más rigurosa desde la puñalada que estuvo a punto de costarle la vida durante un acto de campaña en septiembre pasado.

Perros del Batallón de Acciones con Canes (BAC) husmearán las instalaciones en busca de posibles bombas y habrá francotiradores posicionados dentro y fuera del estadio.

"Nuestro servicio de inteligencia estudia todas las hipótesis y estamos preparados para enfrentar cualquier emergencia", pero no se ha detectado hasta el momento ninguna señal de preparación de atentados, aclaró el jueves el general Carlos Sérgio Cámara Saú, coordinador del centro de Operaciones Integradas de la Secretaría de Seguridad Pública de Sao Paulo.

A diferencia de los Juegos Olímpicos de 2016, esta vez no habrá militares patrullando Rio de Janeiro. Las Fuerzas Armadas podrían actuar "en casos excepcionales", afirmó César Martínez, pero "no está prevista su actuación en el plan normal", indicó.

La venta de bebidas alcohólicas en los estadios, permitida en el Mundial-2016, quedará esta vez a criterio de cada estado. En Sao Paulo, por ejemplo, estará prohibida.

Llamados a la huelga

Los sindicatos brasileños llamaron a una huelga general el viernes 14, jornada inaugural de la Copa, contra la reforma de las jubilaciones propuesta por el gobierno. Se ignora por el momento si el movimiento será seguido y si habrá protestas.

Pero para Caio Torres, no existe un riesgo similar al de 2013, cuando millones de manifestantes salieron a las calles durante la Copa Confederaciones para protestar contra el derroche de dinero público en megaeventos deportivos en un país con enormes desigualdades y servicios públicos de mala calidad.

"Por el momento no parece haber una identificación entre la insatisfacción de la opinión pública y la Copa América, como ocurría en 2013", apuntó el especialista.

Fuente: Semana