Quantcast
El Tiempo Latino
8:46 a.m. | 49° 6/17/2019

Jesús Santrich se posesionó en el Congreso de Colombia


El exjefe guerrillero llegó al Capitolio para asumir su curul como representante a la Cámara

Semana | 6/11/2019, 11:20 a.m.
Jesús Santrich se posesionó en el Congreso de Colombia
COLOMBIA. Fotografía cedida por la oficina de Prensa del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), del exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández (d), alias "Jesús Santrich" | Crédito: EFE

Después de dos semanas, Jesús Santrich se posesionó como representante a la Cámara. El exjefe guerrillero llegó al Capitolio y tomó juramento para asumir la curul que hasta el pasado lunes ocupó Benedicto González. El aval lo firmó el lunes la Comisión de Acreditación de la Cámara de Representantes y horas después, ante su inminente posesión, el presidente Duque le solicitó a la Procuraduría que suspendiera del ejercicio de ese cargo al exjefe de las Farc.

Santrich ingresó al Congreso para posesionarse en una de las diez curules que el acuerdo de paz le asignó a la extinta guerrilla de las Farc. Frente a los medios de comunicación, el ahora legislador aseguró que esta misma tarde se presentará ante la Corte Suprema de Justicia, que ordenó su libertad hace dos semanas y mantiene abierta una investigación preliminar por el delito de narcotráfico.

Zeuxis Pausias Hernández Solarte tomó juramento ante el primer vicepresidente de la Cámara, Atilano Giraldo y el acta fue leída por Jorge Humberto Mantilla, secretario general de esa célula. El representante y presidente de la Comisión de Acreditación de ese órgano legislativo, Wadith Manzur, radicó el lunes una objeción de conciencia y no participó del acto protocolario.

Su llegada al Capitolio no se había podido dar por el entramado judicial que desde hace un año ha puesto a los cuatro máximos tribunales en una puja con el Gobierno. Hace ya un año y un mes el entonces fiscal Néstor Humberto Martínez sorprendió al país con la captura de Santrich porque, según la DEA, lideraba un plan para enviar 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

La Fiscalía General dijo que se trataba de un delito posterior a la firma de la paz y que por tanto la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) nada tenía que ver. Allí se abrió una batalla jurídica que zanjó la Corte Constitucional al determinar que a la JEP le correspondía verificar que la fecha de la conducta fuera posterior a la firma y que para cumplir esa misión podría ordenar pruebas.

Aunque la JEP quedó facultada para solicitar las pruebas, como era de esperarse Estados Unidos se negó a remitirlas y reafirmó que con el dictamen era suficiente. Luego de varias revisiones, la Sección de Revisión de la JEP decidió mantener en favor de Santrich la garantía de no extradición y ordenó su libertad inmediata. El Tribunal para la Paz explicó que no había podido constatar la fecha por carencia de pruebas y pidió a la justicia ordinaria investigar el asunto para que la eventual conducta no quedara impune.

En ese momento, hace dos semanas, los colombianos vieron la macondiana escena en que guardias del Inpec empujaron a Santrich en su silla de ruedas unos centímetros afuera de la cárcel, para que enseguida agentes del CTI le leyeran sus derechos y lo retornaran a prisión. El exguerrillero asegura que no recuerda nada porque minutos antes, en un baño, se había cortado las venas con una cuchilla de afeitar al conocer el rumor de que Duque declararía la conmoción interior y sin más lo pondría en un avión de la DEA.