0

¿Cuáles son las profesiones que sobrevivirán en la era de la robotización?

Según un estudio del BID, los sectores de salud y de educación tienen un futuro prometedor
TECNOLOGÍA. Foto de referencia de un robot frente a una profesional de la salud

TECNOLOGÍA. Foto de referencia de un robot frente a una profesional de la salud

En los próximos 15 años, Latinoamérica necesitará más de 2,5 millones de médicos y 6,2 millones de enfermeros, según indica el estudio “El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe”, que elaboró el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Para 2040 la región necesitará de 3,1 millones de médicos (1,8 millones más de los que hubo en 2018), 8,3 millones de enfermeros (5,1 millones más de los que hubo en 2018).

Los maestros también tendrán una gran oportunidad de crecer, pues se estima que se requerirán 10,3 millones de educadores.

Pese a que muchos creen que la tecnología desplazará a la mayoría de trabajos y muchas funciones serán automatizadas, el informe muestra una dimensión diferente sobre los profesionales que serán más demandados en el futuro.

“A diferencia de los trabajos en muchas otras ocupaciones, los empleos del sector social tienen una baja probabilidad de ser automatizados. Muchas de las tareas que realizan maestros, médicos y enfermeros exigen una serie de habilidades interpersonales que difícilmente pueden ser reemplazadas por la inteligencia artificial”, señala el documento.

Además, el BID señala que América Latina y el Caribe se encuentra en “un proceso de envejecimiento muy acelerado”. Por ejemplo, en Chile la proporción de adultos mayores de 65 años se duplicará en los siguientes 20 años, pasando de 10% a 20% de la población; una transición que en Alemania duró 60 años (entre 1950 y 2010).

Por esa razón, este grupo poblacional “requiere de más servicios de salud y cuidado; ello, a su vez, se traducirá en una mayor demanda de profesionales de la salud y del cuidado”.

En el caso de los maestros, el BID muestra que pese a los avances en la cobertura del sistema educativo, “todavía hay margen para aumentar la matrícula, en particular, en preescolar y en secundaria. Además, estimamos que, como ha sucedido hasta la fecha, el número de niños por maestro continuará disminuyendo”.

“La clave es asegurar que estos nuevos profesionales tengan las habilidades y la formación que necesitan para ser los maestros, médicos y enfermeros del futuro”.

Mejorarían su pensión

Pero además de ser trabajos demandados, el BID señala que los profesionales de la salud y la educación también tendrán otras ventajas como una mayor seguridad social.

En promedio, 89% de los maestros, 84% de los médicos y 86% de los enfermeros en América Latina y el Caribe cotizan a la seguridad social; una proporción sustancialmente mayor a la que se observa entre los profesionales de otras ocupaciones (68%, en promedio).

Esto significa que los maestros, médicos y enfermeros tienen una mayor probabilidad de percibir una pensión en la vejez que ingenieros, abogados, periodistas o contadores, entre otros.

“Los trabajos de los profesionales de la educación y la salud son más atractivos hoy que hace 15 años”, agrega el documento.

“Si se mantienen las tendencias actuales, los nuevos empleos en educación y salud serán de calidad, con salarios crecientes, menor brecha salarial de género que en otros sectores y con una mayor tasa de cotización a la seguridad social”, asegura el BID.

Este estudio es parte de una serie de análisis sobre el futuro del trabajo que el organismo internacional está desarrollando y que ha publicado paulatinamente a lo largo de 2019.