0

Elda Devarie: Distribuyendo amor

Ha ayudado a miles de familias con “Bolsas de Amor”. Recibirá el “Premio a la Mujer Emprendedora” presentado por Macy’s en The Powermeter
COMUNIDAD. La puertorriqueña Elda Devarie, dueña de la distribuidora EMD Sales es conocida por su trabajo caritativo.

COMUNIDAD. La puertorriqueña Elda Devarie, dueña de la distribuidora EMD Sales es conocida por su trabajo caritativo.

//Read This Article in English//

Si hay una fórmula que ha llevado a Elda Devarie a alcanzar sus sueños y lograr el éxito, es —como ella dice— el trabajo duro, la perseverancia, y fe en Dios.

“Tienes que trabajar fuertemente, tienes que perseverar sin darte por vencido y poner tu vida en las manos de Dios”, dice la empresaria. Devarie, quien emigró de Puerto Rico en 1987, empezó su negocio de distribución de productos hace 30 años con lo que tenía a mano: un espacio en su casa, una camioneta, pies y brazos. “Mi almacén era un cuarto adyacente a la casa”, expresó. “Al principio iba de tienda en tienda vendiendo desde mi minivan”, recordó.

Entre subidas y bajadas en tiempos adversos, Devarie no se dejó vencer. “No me enfoqué en los obstáculos sino en las oportunidades. Era un tiempo de supervivencia para mí”, expresó.

Hoy Devarie recuerda esos momentos de inicio con una sonrisa y agradecimiento. Su empresa EMD Sales es una de las compañías más grandes de distribución de productos étnicos en la región. A los dos productos que importaba de Puerto Rico se han sumado miles de diferentes países. “Tenemos una variedad grande. No sólo de productos latinos sino de varias partes. Algunas de las marcas que nos han acompañado desde hace muchos años son Inca Kola, La Banderita, Grace e Ibarra”, dijo Devarie.

Del cuarto en su casa, se mudó a una bodega y más tarde a un almacén de 153 mil pies cuadrados en Baltimore, Maryland.

La minivan fue su primer auto de distribución, luego un camión y ahora una flota de 18 trailers que llevan toneladas de los 3 mil productos que distribuyen a más de mil clientes.

EMD Sales es una fuente de trabajo para cien empleados, entre gerentes, representantes de ventas, conductores y personal de oficina y almacén.

Quienes la conocen a saben que su compromiso hacia sus trabajadores, su negocio, comunidad y familia son evidentes en cada cosa que realiza.

Es demasiado humilde para dejar notar que ella es la guerrera en silencio, trabajando largas horas al día con la ayuda de su hermana Carmen y cuñado Antonio. Y por supuesto su hijo Roberto. Juntos forman un equipo imparable.

Devarie ha sido reconocida en numerosas oportunidades por su éxito en el mercado de productos étnicos y la obra caritativa que desempeña. En esta ocasión ella recibirá el “Premio a la Mujer Emprendedora” presentado por Macy’s en el marco de The Powermeter 2019.

FUERZA. El equipo que lidera EMD Sales, en el almacén de la distribuidora, en Baltimore

Cortesía

FUERZA. El equipo que lidera EMD Sales, en el almacén de la distribuidora, en Baltimore

Bolsas de Amor

En 2009, después de leer un artículo en El Tiempo Latino sobre la escasez de víveres en los bancos de comida y la mayor cantidad de gente en necesidad a raíz del golpe financiero, Devarie sabía que tenía que hacer algo. Contactó al entonces director del periódico, Alberto Avendaño. “Le dije ‘¿por qué no nos sentamos y pensamos en hacer algo juntos para ayudar a estas familias en necesidad? Yo tengo la comida tú tienes el medio’”.

Apoyados por otros auspiciadores Bolsas de Amor puso grandes sonrisas en los rostros de 300 familias el primer año que empezó. Hoy son 800 familias del área metropolitana que se benefician de esta labor social. Hasta la fecha más de 6 mil familias se han beneficiado.

Bolsas de Amor va más allá con su misión. Se ha convertido en una plataforma para que negocios y miembros de la comunidad se unan para ayudar a otros países en casos de desastre, como las inundaciones en Perú y el Huracán María en Puerto Rico.

“Ayudamos a las víctimas de las inundaciones y huaicos en Perú. Enviamos suministros y alimentos”, dijo.

La movilización para ayudar a Puerto Rico fue grande. “Todos nos unimos. Muchos negocios, organizaciones y gente que quería ayudar”, expresó.

Enviaron 14 contenedores de alimentos y suministros con más de 500 mil libras.

Devarie, quien tiene un título de Contabilidad y Mercadeo, lleva en sí la sangre de los negocios. En Puerto Rico sus padres tenían un servicio de gasolinera y un restaurante. Sin embargo, para llegar al éxito y convertirse en la mujer de negocios que ahora es, ha tenido que sobreponerse a varios obstáculos.

Como muchos inmigrantes, Devarie llegó a Estados Unidos con sueños. “Mi esposo era militar y yo lo seguía a donde lo enviaran. Así llegamos acá”, expresó. “Fue muy duro estar sin mi familia, amigos y aprendiendo todo de cero”, indicó.

Cuando la pareja tomó rumbos separados, Devarie supo que tendría que trabajar fuertemente y aplicar el dicho que la acompaña “si hay voluntad, hay un camino”.

No fue fácil. Su hijo Roberto estaba pequeño y fue la inspiración para el arduo trabajo y las horas de desvelo.

Para Devarie la familia es su ancla. “Mi hermana Carmen y mi cuñado Antonio son mi mano derecha”, dice. Juntos, al igual que su hijo Roberto dirigen EMD Sales.

//Lea la lista completa de los 100 - Read The Full List of the 100//