0

Revancha o dominio: Anthony Joshua vs Andy Ruiz Jr., parte II

El mexicano dio el gran golpe en la mesa el pasado mes de junio
PRESENTADOS. La segunda pelea está por celebrarse / @andy_destroyer1

PRESENTADOS. La segunda pelea está por celebrarse / @andy_destroyer1

El 1 de junio de este año, el Madison Square Garden fue escenario de una de las más grandes sorpresas del deporte en 2019. Pese a que el lugar se vincula directamente con los Knicks de Nueva York, franquicia de la NBA que disputa ahí sus encuentros de local, la noche de aquel sábado el sitio fue epicentro de una inolvidable batalla de boxeo.

En el cuadrilátero del conocido lugar de la Gran Manzana, Andy Ruiz Jr. dio el gran golpe en la mesa y silenció a sus detractores al noquear al británico Anthony Joshua, quien, al menos en la opinión de muchos, tenía mil y una opciones de mantener vivo su invicto, el cual se traducía en 22 triunfos en igual número de presentaciones como profesional.

Pero el destino, a veces, tiene otras formas de elegir los resultados.

Todos, absolutamente todos los seguidores del boxeo, quedaron atónitos con lo que el mexicano logró aquella noche, un triunfo que el propio luchador inglés reconoció: “Esta es la noche de Andy, felicidades campeón”. Con ese mensaje en su cuenta de Twitter, el excampeón aplaudía la labor de su contrincante, quien vivió un cuento de hadas de esos que en el deporte se ve una vez cada cierto tiempo.

Segunda parte

Pero con el resultado, era fácil suponer que la revancha sería solicitada inmediatamente, algo que en las siguientes semanas se concretó y ahora está a solo horas de ser celebrada.

Este 7 de diciembre en Arabia Saudí, el azteca y el europeo volverán a verse las caras, en lo que promete ser un choque que echará chispas y sacará lo mejor de cada pugilista; el primero con la misión de demostrar que lo alcanzado en junio no fue casual, mientras que el segundo quiere dejar atrás esa mala versión que le hizo perder en Nueva York.

Sobre esto, Joshua dio una entrevista a la BBC, medio al que dio detalles de lo que espera, de lo que fue el pasado reciente, y de lo que puede significar el próximo careo.

De entrada, el inglés volvió a rechazar aquellos rumores que indicaban que la fatiga acabó con sus chances de coronarse en el Madison Square Garden, un noble gesto de quien sigue apuntando al valor de su rival como punto de inflexión para lo que temrinó ocurriendo más que algún percance físico del favorito.

"No fue fatiga. Los problemas que enfrenté en la anterior preparación fueron por falta de experiencia. Pese a que estuve a un alto nivel, todavía estoy buscando experiencia", contó.

Sin embargo, pese a su humildad, aseguró que su contrincante saldrá vencido de territorio saudí: Andy Ruiz es bueno, pero no creo que pueda vencerme dos veces".

Labor de aprendizaje

Lugares comunes hay en cada situación y uno de los que más llaman la atención son aquellos que se refieren al revés, esa caída que nadie quiere ni espera y que, paradójicamente, termina formando al derrotado para hacerle ver que hay maneras de mejorar.

“Escuchaba a la gente decir que perder sirve, y yo preguntaba: ¿por qué? Ahora lo comprendo y sé lo que se necesita (para ganar). Tengo más conocimiento ahora y mis oídos están abiertos para información nueva que me convertirá en un mejor peleador”, comentó Joshue. “Todos pueden tener esa hambre y ahora soy más inteligente. La bendición es que tengo una segunda oportunidad y aquí estoy”.

El salto de calidad del europeo llegó en 2017, cuando derrotó en un combate para el recuerdo al ucraniano Vladimir Klitschko por la vía del nocaut. Antes, en ese mismo careo, había caído y tuvo la fuerza suficiente para vencer a un múltiple campeón que daba sus últimos pasos por el deporte d elos guantes y los golpes.

Ese siempre será un combate que todos guardarán con cariño y, pase lo que pase en Arabia Saudí, no habrá manera de recordar con lamento a quien lo dio todo sobre el cuadrilátero.

Joshua no se retirará tras la pelea, pero ya vislumbra un futuro brillante para él sin importar lo que otros digan: “en mi humilde opinión, lo que opine alguien en una oficina o lo que alguien escriba sobre mí, se trata de mí. Esto no termina el 7 de diciembre. Al final de mi carrera, cuando cuelgue los guantes, será cuando se pueda abrir el debate de mi legado. Por ahora, es solo el camino”.

Aunque el resultado de aquella noche estará siempre en su cabeza por cortar una racha que parecía no tener fin, el aprendizaje de estar en el suelo lo convirtió en un mejor deportista. De eso espera haber aprendido suficiente para ejercer una mayor presión la primera semana de diciembre. Si concreta el triunfo, todo volverá a la normalidad para él y su equipo.