0

Alcaldesa Muriel Bowser solicita más viviendas de bajo costo en los vecindarios ricos de D.C.

Según un estudio reciente, los residentes de bajos ingresos del Distrito están siendo desplazados en algunas de las tasas más altas del país
LOCALES. Alcaldesa de Washington, D.C. Muriel E. Bowser

LOCALES. Alcaldesa de Washington, D.C. Muriel E. Bowser

El gobierno de Washington D.C. informó que planea aumentar, drásticamente las viviendas de bajo costo en algunos de los vecindarios más prósperos del Distrito para distribuirlas de manera más equitativa por toda la ciudad y así, corregir lo que los funcionarios llamaron una historia de políticas de vivienda “racialmente discriminatorias”.

En un informe publicado este martes, la administración de la alcaldesa Muriel E. Bowser propuso aumentar la cantidad de viviendas asequibles en las zonas más ricas de la ciudad, tales como; Chevy Chase, Spring Valley y Capitol Hill.

El esfuerzo se llevaría a cabo en menor escala en los vecindarios al este del río Anacostia, que son en su mayoría afroamericanos y de bajos ingresos y que actualmente representan una parte desproporcionadamente grande de las viviendas de bajo costo de la ciudad.

El informe, del que The Washington Post obtuvo una copia, culpaba del desequilibrio a décadas de políticas de vivienda que, según él, requerirían una generación de “esfuerzos centrados y sostenidos” para resolverlo.

“La distribución actual de viviendas asequibles en Washington, DC refleja un legado de políticas racialmente discriminatorias y excluyentes promulgadas en el siglo pasado, y no puede ser corregida de la noche a la mañana”, dijo el informe de 20 páginas de la Oficina de Planificación de Washington, D.C. “. . . Toda la ciudad tiene un papel que desempeñar en la provisión de vivienda asequible y el acceso a la oportunidad de abordar este legado, en particular a lo largo de las líneas raciales y de ingresos”.

El plan refleja el esfuerzo de Bowser para hacer de la vivienda uno de sus problemas más importantes. Los críticos dicen que su administración ha fomentado el desarrollo económico a expensas de los residentes de larga data, que se han visto excluidos de una ciudad cada vez más cara.

El informe finalmente reconoce que la mayoría de las viviendas construidas recientemente en el Distrito han consistido en unidades de alquiler pequeñas y de alto precio, destinadas a los jóvenes profesionales cuya afluencia ha transformado los vecindarios y ha provocado fricciones de clase y raciales.

Libre traducción de The Washington Post